viernes, diciembre 08, 2006

daños colaterales

Parece que se ha puesto de moda hablar de las hamburguesas y sus efectos nocivos sobre la salud. Si vamos a hablar de cosas que nos enferman, el Polonio Asesino, y no el asesinado personaje hamletiano, es sólo uno de los muchísimos elementos cancerígenos que contiene el cigarrillo. A pesar de lo probado de sus daños, -también colaterales, ya que los no fumadores tenemos que tragarnos sus humos aunque no queramos hacerlo- hay muchos "bienpensantes" que consideran inapropiado, reaccionario o fascista prohibir su consumo en lugares públicos.
Si alguien se come una hamburguesa a mi lado -o mil: allá él con su colesterol- lo único que podría molestarme son sus eventuales gases pestilentes, y por suerte nunca hasta ahora me encontré en ningún restaurante del mundo con un maleducado -o incontinente- de semejante calaña.

4 comentarios:

Miss Neumann dijo...

LO SE, FUMAR ES HORRIBLE, ASQUEROSO, APESTOSO, ME URGE DEJARLO!!!!!!!!!

beto el capitan dijo...

bum!

3'14 dijo...

Me parece estupendo que se habiliten lugares públicos para no fumadores.
Soy fumadora y me considero bastante educada. Opto por la opción de no entrar en los locales de ocio en donde por consumir un café me cobran una pasta y encima no tengo el derecho de disfrutar de su sabor y la agradable compañía de una buena conversación fumándome un cigarro y cargando mis pulmones de nicotina, polinio y todos los venenos que contienen un cigarrillo... Todo sea por quienes quieran gozar de lo mismo sin intoxicarse puedan hacerlo también.
El problema de las hamburguesas u otros productos tan nocivos como un pitillo no es que sólo afecten a quienes las degusten, si no que estén ahí sin la información necesaria para el consumidor.
Sufrimos los humos de los coches, la contaminación acústica, los malos olores corporales en hora punta metidos en el vagón de un metro... y tantas cosas que la falta de permisividad nos conduciría a vivir aislados en el pico de una montaña.

Lo terrible de todo ello, es tener que llegar a la prohibición con penalizaciones económicas en lugar de primar los derechos y el respeto.

Derecho a fumar y por respeto apagar el cigarrillo si se hace en un lugar cerrado en donde a otra gente pueda ocasionarle molestias. Esa es mi opinión, pues que alguien beba y se reviente el hígado a mí directamente puede no afectarme, pero si esa persona coge el coche y se empotra contra el mío, puede que sí...

En fin, debate hay.

Saludos

cachodepan dijo...

beto, qué quiere decir bum?
miss: te doy permiso para que lo dejes ya
pi: deberíamos no aguantar en silencio tantas cosa que nos hacen daño...hay ciudades donde se vive sin ellas muy felizmente... y no son marcianos!!! e insisto: yo puedo comerme una ensalada al lado de alguien que come una hamburguesa sin que me moleste en absoluto (con un poco de envidia, nada más), pero, por ej., no puedo escuchar un concierto en un lugar donde se fuma porque me ahogo...