sábado, enero 21, 2012

Lazos de Amor

Vengo de un país donde a los plumbagos se los llama jazmines del cielo y a las vulgares cintas de jardín, esas plantas de largas hojas verdes y blancas que lanzan hijitos al mundo sosteniéndolos con un fuerte a la vez que flexible cordón umbilical hasta que tocan tierra, desarrollan raíces y se convierten a su vez en plantas adultas, capaces de conservar y difundir la especie, se las ha rebautizado como lazos de amor.
Fáciles de propagar -"llevate un gajito querida, siempre prenden"-y tanto o más fáciles de cuidar, podríamos pensar que estos lazos de amor son indestructibles. Sin embargo no es así. No les gusta el sol directo, pero necesitan de él para que sus hojas adquieran el aspecto bicolor que las caracteriza. Precisan agua, pero el exceso de riego las llena de pulgones y cochinillas y además pudre sus raíces.
Fuertes y a la vez sensibles estos lazos de amor vegetales, verdes, botánicos...y aquí me callo.
Las coincidencias son demasiadas, por lo que resulta casi estúpido hablar de metáforas.

Es viernes y llevo un día muy ajetreado: traslados, mudanzas y cambios; tantos, que hasta la almohada donde apoyaré esta noche mi cabeza es nueva. La otra se fue anoche con el camión de la basura, atiborrada de sueños ya viejos y, deseo, espero, de algunas reiterativas, angustiosas, infantiles pesadillas.
Que este fin de semana los encuentre felices.
Para ayudar a que esto sea posible, los dejo con una antigua ilustración animada. Se trata de una canción pegadiza y tontorrona que me persigue desde la niñez, unida a los dibujos de Max Fleischer (1883-1972), padre de Betty Boop, Koko y muchos otros personajes anteriores a los más exitosos y popularizados del clan Disney. Una estimable bonaerense afincada en Madrid, Noemí Vázquez Rosselli, la colgó hace unos días en su exquisita página de facebook: gracias a ella por recordármela.
A Fleischer me lo hizo conocer mi inolvidable amigo Daniel Melgarejo, personaje irrepetible, dibujante inquieto, buscador insaciable de imágenes y sensaciones; otro lazo de amor indestructible en lo que ya parece el producto de una vida anterior, de tan lejana en el tiempo y la distancia.

15 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Deseo de corazón que tu nueva almohada se llene pronto de buenos sueños y a tu vida lleguen nuevos lazos de esos que sanan y embellecen profundamente.
Que todos los cambios sean para mejorar. Que vos estés muy bien, como merecés estar.
Un abrazo cariñoso ♥

Dante Bertini dijo...

Marina,
gracias.
Mi almohada me ha dado un sueño profundo y un día de hoy laborioso... creo que no puedo pedir mucho más que eso a una almohada. Todo lo demás depende de mi corazón, de mi cabeza, de mis deseos. Espero merecerlo.
Un abrazo, y dos.

Las Horas dijo...

Nuevo piso, nueva almohada, nuevos sueños, nuevos lazos. Me alegro tanto por ti mi estimado Dante.

Un beso.

Dante Bertini dijo...

Las horas
que pasan ya no vuelven más, dice el tango
por suerte tú no eres de esos
gracias y un abrazo, y otro más

Colecciones Teatrales dijo...

Pero usted es derrochón empedernido, viejo! Cómo se le ocurre tirar una almohada llena de sueños? Se imagina? ¡Hay miles de tipos que padecen de insomnio espiritual! Le hubiera sacado algunos buenos mangos, che! Ah, si, ya sé, usted jamás cobraría por un sueño y ahí anda, regalándolos a msnos llenas en este blog y en todos lados... Bueno, sembrador de sueños, un abrazo y que esté bien.

39escalones dijo...

Qué susto al ver el sello de la postal... Menos mal que la mudanza no tiene nada que ver con ese careto.
Que usted estrene bien esta nueva etapa, y que lo peor se haya ido con el camión de la basura.
Abrazos

Dante Bertini dijo...

Roberto:
también usted, vos, es, sos, de la estirpe de los derrochones...
qué si no un derroche de buen hacer es tu maravilloso y espléndidamente documentado blog teatral?
Ya está. Nuestras abuelitas muertas pueden descansar en paz.
Un abrazo, y dos, desde Barcelona, la tierra natal de Agustín Cunill Cabanellas y Margarita Xirgu.

Dante Bertini dijo...

Alfredo:
vine al mes de su muerte, un día de los inocentes, así que a esta altura no puedo asegurar si ese careto tiene o no que ver con mis cambios y mudanzas.
Gracias por los augurios y la visita, siempre esperada.

Caruano dijo...

Yo, como 39 peldaños, también me asusté al ver el sello con la cara de ese asesino (sin todos mis respetos).
Ojalá la mudanza no te suponga un gran trastorno.
En el DRAE hay una acepción de mudar bien curiosa:
(Del ingl. mudar, y este del hindi madār).

1. m. Bot. Arbusto de la India, de la familia de las Asclepiadáceas, cuya raíz, de corteza rojiza por fuera y blanca por dentro, tiene un jugo muy usado por los naturales del país como emético y contraveneno.

Abrazos.

Dante Bertini dijo...

Caruano,
a muchos argentinos nos asustaba la cara del Generalísimo Paco año tras año, década tras década, y nos preguntábamos hasta cuando seguiríamos viéndola en distintos colores pero sin cambios de verdad...
Ahora se repite el Rey y no asusta, aunque sería mejor que aparecieran también otros personajes importantes de la vida española.

Un abrazo
y gracias por la acepción poco conocida de mudar. Soy arbóreo, me gustan, y además nunca sobra un antídoto para las ponzoñas cuando uno está en cambiar algunas cosas de su vida.

mi nombre es alma dijo...

Pues si, a veces las cosas tienen el nombre apropiado, lamentablemente no siempre.

Dante Bertini dijo...

Alma,
hoy a la mañana rocié un clavel del aire; crece colgando de una persiana, sin raíces y con flores...un milagro de supervivencia...me lo trajeron de la Provincia de Buenos Aires hace años.
Deberíamos ser como él: poco necesitados.

Tarántula dijo...

Sé mucho de mudanzas, Dante. Solo puedo decirte que tienen el sabor dulce de los nuevos descubrimientos, la vida consiste en reinventarse, so significa que seguimos en la carrera, no???

un abrazo!

Dante Bertini dijo...

Tarántula:
entre mis amigos, soy casi único en el placer por las mudanzas. Creo que es casi obligado cambiar de casa, y si se puede también de país y actividad, cada cierto tiempo.
Uno siente que ha vivido varias vidas, verdad?
Un abrazo

Ahora pasaré a mirar tu libro.

Mercedes Z. dijo...

Querido Dante:
me alegra ver que tu blog sigue vivo y con abundancia de visitas en un momento tan crítico como el actual.
Te mando un abrazo desde esta preciosa y decadente ciudad, hasta pronto.
Mercedes Züberbuller Camps, Viena (Palabras al viento)