sábado, junio 15, 2013

la CRISIS en el Santa Mónica




AYER POR LA TARDE, EN EL SALÓN DE ACTOS DEL CENTRO SANTA MÓNICA, MI TEXTO DE PRESENTACIÓN:



Mayo de 2013.
Desde hace más de un mes y medio, estoy anclado en BUENOS AIRES, la ciudad donde nací, la misma ciudad que me retuvo, preso de sus muchos encantos y desencantos, hasta fines del año 1975.

¿NO HACE UN SIGLO YA DE TODO AQUELLO?

Afuera llueve torrencialmente y el cielo, que hasta minutos antes se mostraba, como casi cada día, con ese azul celeste transparente y luminoso que muchos nostálgicos suponemos típicamente argentino, se ha puesto gris oscuro, casi negro.
Un cielo de cómic catastrofista,
de final de los tiempos,
de devastadora guerra de los mundos.
El mismo cielo, de tinta china apenas aguada, que precede a la persistente y gráfica nevada de El Eternauta, premonitoria metáfora del desaparecido Héctor Germán Oestherheld.
Es como si una cúpula de metal pesado hubiera cubierto la ciudad para prevenirla de algún demoledor ataque extraterrestre.
Lo observo con placer y no me asusta. Habían anunciado fuertes lluvias con posibilidades de granizo y en esta urbe inmensa de contrastes intensos, los fenómenos naturales son parte del paisaje urbano: la gente que la habita está acostumbrada, hasta inmunizada, contra todo tipo de cambio violento.
La tan mentada “inseguridad ciudadana” no pasa por los cambios climáticos, sino por el constante masaje de los medios, dispuestos a inmovilizar junto a sus televisores a la mayor cantidad de gente posible, transmitiéndoles que el Otro es siempre, sin excepción, un potencial enemigo.
Con el golpeteo entre machacón y rockero del granizo como fondo sonoro, atiendo la llamada por Skipe de alguien que, aún desde Barcelona, resulta muy cercano.
Además de noticias domésticas y chismes políticos, me informa que están buscándome para un coloquio –al menos eso entendí en aquel momento- sobre el insigne Sigmund Freud.
Estoy rodeado de psicoanalistas, hago portadas para publicaciones psicoanalíticas, vivo desde hace años con un lacaniano activo, fervoroso, incansable lector de textos psicoanalíticos,
Y, como si esto no fuera suficiente, estoy pasando unas extrañas y largas vacaciones en la ciudad donde imágenes de Lacan y Freud degustando choripanes y hamburguesas, milanesas y empanadas, plácidamente acodados en una mesa de madera sin mantel ni servilletas, publicitan un pequeño bar-restaurante cercano a la populosa facultad de psicología...
¿Cómo iba a resultarme extraña esta invitación? ¿Podía negarme a asistir a ella?


Pasan los días. Con demasiada rapidez para tantos reencuentros, para tantos y tan variados sentimientos. Sin superar la congoja que me apresa sin piedad durante la última semana de estancia en mi ciudad natal, todo yo convertido en un puñado de síntomas molestos: acongojado, nostálgico, bronquítico, engripado, vuelvo a Barcelona.
Estoy convencido de que los mucolíticos y los antibióticos producen en mi, nada dado a los remedios alopáticos, efectos parecidos a los de las drogas sicodélicas.
Cuando por teléfono me aclaran que no se hablará de Freud, sino de la CRISIS, estoy a punto de preguntar
¿cómo se enteraron de que estaba pasando por una?
Antes de que pueda decirlo, mi interlocutor, un auténtico, definitivo Salvador, me aclara que no se trata de ninguna CRISIS personal, sino de esa otra menos individual, global, más socializada.
La misma que, temible y temida, ha perdido en poco tiempo su nombre genérico, para convertirse en una presencia ambigua, fantasmal, eufemística:
“LA QUE NOS ESTÁ CAYENDO”.
Un accidente ajeno a nosotros, un tornado o un tsunami; la corroboración fáctica de que merecemos algún castigo por habernos excedido en nuestras apetencias y placeres.
De que a los años de holgada bienaventuranza siempre se suceden los de castigo kármico.

Es la misma crisis que produce cierto placer morboso en algunos porteños, que, experimentados supervivientes de varias crisis continuadas,
entre comprensivos, solidarios y satisfechos, suelen preguntar:
-¿Es verdad que en España las cosas están TAN mal?

Soy varias veces inmigrado; he pasado por dictaduras, golpes de estado, democracias y seudo-democracias, transiciones, despidos y persecuciones varias. ¿Qué podría contestarles?

Aquí y ahora, enfrentado nuevamente a la CRISIS, casi obligado a hablar de ella, todavía con el alma en tránsito y los pies en el aire, recurro a palabras ajenas, “wikipédicas”, para intentar definirla:

“Se llama Crisis a una coyuntura de cambios en cualquier aspecto de una realidad organizada pero inestable, sujeta a evolución; especialmente, la crisis de una estructura.
Los cambios críticos, aunque previsibles, tienen siempre algún grado de incertidumbre en cuanto a su reversibilidad o grado de profundidad, pues si no serían meras reacciones automáticas, como las físico-químicas.
Las crisis pueden designar un cambio traumático en la vida o salud de una persona o una situación social inestable y peligrosa en lo político, económico, militar... También designan hechos medioambientales de gran escala, especialmente aquellos que implican un cambio abrupto.
Si estos cambios son profundos, súbitos y violentos, y sobre todo acarrean consecuencias trascendentales, exceden los límites de una crisis y se pueden denominar revolución.”

La diferencia más notable entre una y otra, digo yo, es que la primera, la crisis, parece no tener salida, nos hunde en la autocompasión, mientras que la segunda, la revolucionaria, (a pesar del dudoso crédito otorgado en su tiempo por Jacques Lacan, que nos empuja a asociarla con las concéntricas revoluciones de un vinilo) suele llegar cargada de esperanzas.

Jorge Luis Borges,
escéptico contumaz, describió a un personaje histórico de la literatura, diciendo:
“Le tocó vivir una época muy difícil, especialmente crítica... Como a todos los hombres.”

Si desechamos cualquier posibilidad de cambio profundo, revolucionario, si optamos por el no menos radical escepticismo borgiano, deberíamos respirar profundo y hacernos con un ejemplar de
CRUNCH (onomatopeya devoradora, libremente traducida en algunos países como CRISIS), un juego de mesa editado en el año 2009 por la empresa británica TerrorBull Games.
En este juego, emparentado con el antiguo Monopoly, los participantes deben ponerse en el papel de Consejero Delegado de un «Banco Global» y, como tal, guiar a sus respectivas entidades en tiempos turbulentos, malversando fondos y recompensándose a ellos mismos con primas monstruosas, tratando de evitar, al mismo tiempo, la bancarrota total de sus respectivas empresas.


DANTE BERTINI
CENTRO SANTA MÓNICA
BARCELONA, JUNIO DE 2013.

9 comentarios:

Luz Martí dijo...

UN placer leerte y verte "reaparecido" en Cacho de Pan, a pesar de tus crisis...

Isabel Mercadé dijo...

Me gustó muchísimo tu cuento, Dante, y a unos amigos que vinieron también. Y me alegró verte!!

Dante Bertini dijo...

LUZ:
gracias querida
Parece que es mi forma de vivir, debo aceptarlo
Un abrazo, y dos

Dante Bertini dijo...

Isabel,
también a mi me alegró verte...y oírte, que me quedé especialmente, a pesar del acondicionador, siempre, para mí, asesino...
Que se repita.

Ātman dijo...

Yo creo que Europa vuelve a estar a la vanguardia de los acontecimientos mundiales. Pobrecitos los países emergentes que no se enteran de lo que es la modernidad, o esos chinos que han pasado de comer su humilde plato de arroz a consumir Chanel nº5 sin darse cuenta que su aceleradísimo crecimiento económico solo puede llevarles a la crisis europea. Todos somos Europa, y la crisis es la crisis de la humanidad, las razones: lejanas y las soluciones: imposibles. Como predijeran los mayas, se ha acabado un ciclo de no sé cuantos baktunes; delante: el suicidio o el renacimiento. Opto por lo segundo, sigo creyendo en las maravillas del ser humano y en que el devenir histórico se convertirá en una nueva era. Estaremos tan renacidos que la palabra histórica quedará reservada exclusivamente para este nuevo período, o quizás se nos dirá: los recién nacidos.
Un abrazo

Dante Bertini dijo...

Atman:
qué sabio es usted y que elegante manera de decir tiene.
Gracias por compartir su pensamiento a pesar de mis esporádicas ausencias.
Lo abrazo, lo saludo, lo estimo.

Gise =) dijo...

Que lindo volver a leerte!!!!!!!! crisis, crisis, crisis nos quieren hacer creer que vivimos en crisis para meternos el miedo en el cuerpo, los medios nos hablan de lo mal que esta todo, y yo como siempre busco lo bueno y lo grande del ser humano desde que ellos nos quieren hacer creer que vivimos LA crisis yo veo como la gente se va uniendo con el de al lado para ayudarse, para apoyarse, para seguir viviendo... creamos en el ser humano y si hay malos procuremos juntarnos con los buenos, con los que nos hacen bien es la unica forma de vivir y ser feliz!!!!!!! Mil besos amore!!!!!!!

Dante Bertini dijo...

Gise, tu manera es la única que existe para superar la gran crisis que nos están vendiendo, no lo dudo...aunque a veces te encuentras por el camino con tanta tontería, con tanta ceguera, que no se hace fácil ser optimista.
Los besos ayudan, gracias.

Anónimo dijo...

SOS UN PARDILLO, NADA MÁS.