viernes, agosto 23, 2013

Una de cowboys, pero con ángel



19 de mayo de 2013 15:46
(Chat con Silvia Silviado. Buenos Aires/Barcelona)

 
-Anoche casi me mandan al otro lado...

-Qué pasó????

 -No, no pasó nada, estoy vivo y sin rastros físicos del hecho.

-Te hicieron daño??? ¿Dónde te metiste?

 -No, nada, no te preocupes... Parece que tengo ángel de la guarda... Te resumo: plaza de Tribunales, 8 de la noche, nadie por la calle, lluvia; me acerqué al Teatro Colón por entradas y me enteré de que un sábado a la noche el Colón puede estar cerrado, como estaba. No se me había ocurrido. Tampoco que en Tribunales no habría ni un solo policía de guardia.
Como tenía que hacer tiempo para ir a la casa de Kado y Sergio, me puse a sacar lagunas fotos del Conventillo del Arte... Antes era un lugar muy under y ahora parece un edificio de lujo... me llamó la atención el cambio. Estaba en eso cuando me doy cuenta que dos tipos jóvenes se acercaban por la izquierda, a los gritos y moviendo mucho los brazos. No había nadie más al alcance de la vista.
Me intranquilizó un poco. No se si hubiera sentido la misma intranquilidad en cualquier otra ciudad, con tantos o más delincuentes por metro cuadrado pero sin tanto discurso mediático sobre la inseguridad ciudadana. Pensé que si eran peligrosos, allí mismo no tenía escapatoria posible. Era mejor ir hacia la entrada del metro, a media calle de donde estaba, sobre la misma plaza, y entonces caminé hacia el bordillo de la acera. Cuando estaba allí, mirando si podía cruzar o no, veo por el rabillo del ojo que uno de los gesticulantes se separa del otro y, apurando el paso, viene hacia mi. Moreno, delgado; tendría unos veintitrés años y estaba vestido como casi cualquier tipo medio de su edad. No me atrevo a decir "normal". En realidad, al menos en esa décima de segundo, no vi nada destacable, nada especial en él.
Cuando está a cinco pasos o menos, mete la mano derecha bajo la chaqueta y me dice:
"Largá todo lo que tenés o te limpio".
Reaccioné extraño. Me sentía frío, nada asustado y, como si fuera otro el que lo hiciera, me oí gritarle:
"¡Andá a cagar, estúpido!", mientras daba un paso para cruzar la calle, por la que venía un autobús a toda velocidad. Eché la pierna nuevamente para atrás, consciente de que si finalizaba el movimiento moría aplastado como una cucaracha.  

 - ¿Y los tipos?

-Fue muy raro todo. Cuando dí vuelta la cabeza los tipos casi corrían hacia la esquina del Colón y se metían en un edificio que tiene un pórtico de grandes columnas. Después me enteré que era la escuela Presidente Roca... a esa hora cerrada, por supuesto.
 
-Que fuerte!
Curiosa tu reacción
Me alegra mucho

 -Caminé hacia Corrientes y de allí a casa de los amigos que me esperaban... Frío, sin ninguna emoción, como si le hubiera pasado a otro. Pensando que si me hubiera pisado el autobús, la noticia, seguramente escueta, a pie de página, hubiera dicho: "Aplastado por un autobús, muere un turista español frente a la Plaza Lavalle". Llevaba mis documentos españoles.

 -Una suerte...Porque aunque les des, a veces son agresivos.

 -¿Darles? Eran dos y muy jóvenes. Me hubieran reventado. Ni se me pasó por la cabeza. En realidad por mi cabeza no pasó nada. Fue una reacción inconsciente en todo el sentido, o los sentidos, de esta palabra.

-Y ahora como estás?

-Muy bien, en ningún momento me encontré distinto. Ayer a la noche anduve caminando por Palermo a las dos de la mañana, después de comer con unos amigos, David y Claudio, que se habían casado aquella misma mañana... Algo más prevenido, nada más.

 -Estupendo

-No le pongo adjetivos, pero sigo aquí y podría estar muerto. Es muy extraño;
frente a Tribunales... y frente a la puerta misma del Conventillo de las Artes, justo en medio.
Bueno, ahora tengo que irme. Te abrazo...besos

 -Qué bueno como te protegiste.

 -No fui yo en realidad, fue ese otro que me acompaña a veces...
o siempre, no lo sé.

 -Siempre, con seguridad!!!
Besitos

-¡Chau!


Documentos anexos
EL LUGAR DE LOS HECHOS:

 
Foto de Arnaldo Colombaroli

 

 

4 comentarios:

tsetse dijo...

joer, cacho, qué miedo me das... hace 2 años que no estoy en BsAires pero siempre anduve con mucha tranquilidad....

Dante Bertini dijo...

Tsetse:
no entiendo por qué te da miedo. La contaba porque, después de casi 3 meses en la ciudad de Buenos Aires oyendo lo que muchos medios cuentan y la gente repite sobre la INSEGURIDAD CIUDADANA, nunca había tenido el más mínimo altercado. Este mismo, como verás, terminó casi dulcemente. ¡Y yo no soy Superman ni Gary Cooper!
Si hubiera sucedido en cualquier lugar de Barcelona, por poner un ejemplo, quizás todo tendría características más pesadas, menos angélicas. Eso sí, los periódicos no generalizarían con lo de la INSOPORTABLE INSEGURIDAD CIUDADANA, como hacen allí para vender más diarios, votos o, tal vez, tranquilizantes.

tsetse dijo...

bueno, toco madera, pero es que soy una cagueta y no me gustaría nada encontrarme en una situación así, y en BsAires siempre me he sentido segura. un beso, Cacho!

Dante Bertini dijo...

Tsetse:
Yo también me siento seguro en mi ciudad natal, esto es sólo una anécdota.
¿Cómo se puede hablar de inseguridad ajena con los asaltos sangrientos en las casa de las afueras de Barcelona, Madrid o Valencia o con los autos quemados de París cada fin de semana...? ¿Hace falta seguir?
Insisto: fue después de tres meses en la ciudad y estaba en un lugar y una hora muy propicia para los asaltos...No me uno en absoluto a las voces airadas de los inseguros de siempre.
Y esa ciudad maravillosa bien vale un pequeño sobresalto.