miércoles, febrero 03, 2016

DADÁ 100 años


"En febrero de 1916 el Cabaret Voltaire (www.cabaretvoltaire.ch) de Zúrich vio nacer el dadaísmo. Aún se recuerda al "Dada, Dadá, Dadá" que ese día bailaron y cantaron Tristan Tzara, Hans Arp, Hugo Ball, Emmy Hennings, Marcel Janco, Sophie Taeuber y Richard Huelsenbeck."
Años después, a fines de los setenta del siglo veinte, Bertini y Chapuis abrieron su tienda DADÁ en la isla de Ibiza. Vendían su ropa, serigrafiada a mano con diseños propios. Vista a la distancia fue una época feliz.

Ilustra: Retrato de TRISTÁN TZARÁ, escritor rumano, con gafas de Man Ray por Dante Bertini.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola
Recuerdo que en esa época me pediste que te comprara un libro sobre el tema en el centro Georges Pompidou.
Luego conocí vuestra tienda de ropa, hermosos recuerdos y mas aún les tengo que agradecer que me proporcionaran "tangas" muy a la moda en ese momento y gratuitas para que las venda en la playa, se vendían bien y ese era mi sustento para poder vivir en Ibiza gracias a ustedes, pasé muy agradables momentos con el Tano,Enrique la vascolet, los fundadores del bar la "Muralla" y otras tantas personas, todavía no había conocido a la crestona.
Dormía en el taller, très très bons souvenirs pour moi, merci
Daniel

M. dijo...

La vieja vanguardia se ajusta bastante a mi propia weltanschauung y me cae simpática, como Ud. Bertini. Saludos.

Dante Bertini dijo...

Me alegra sabe de usted, misterioso Daniel.
Sin noticias desde antes de las matanzas parisinas, en su barrio además.
París o Bs Aires, dónde estás?
Necesito más info. No todo ha de ser pasado. Bellas épocas aquellas. Parecía que nuestro mundo no se iba a acabar nunca. La vida nos demostró lo contrario.
Te mando un abrazo, y otro a Gerardo.

Dante Bertini dijo...

M: espero que usted no sea el vampiro negro de Peter Lorre.
Me gusta caerle bien a la gente, gracias.
Entré a su página, aunque superficialmente. Volveré. Abrazo.

M. dijo...

En este caso, creo que soy el otro.

Dante Bertini dijo...

M: ¿el otro? ¿Es que acaso hay, como en El lago de los cisnes, un vampiro blanco?

RECOMENZAR dijo...

Interesante haber llegado y leido tus pensamientos
gracias