jueves, febrero 28, 2008

¡No quiero ser una estrella! (cuarta y ¿última? entrega)

(para Pilar, con año recién cumplido)
Abrió la nevera y se dirigió directamente al congelador. Allí, tras varios envases plásticos con tapas semitransparentes que albergaban diversas salsas para los tallarines, pequeños trozos de tarta de alguna fruta de estación y otros de de tortillas de diferentes vegetales, sobras de purés, macedonia y sopas de colorida apariencia, todo un surtido variopinto de restos que después de un tiempo considerable de hibernación irían a parar sin la más mínima piedad al cubo de la basura, estaban los papelitos arrugados conteniendo los nombres de todos aquellos que habían osado menospreciarla, atacarla o simplemente contradecirla en alguna de las cuestiones consideradas esenciales por Amalia López Winocourt.
Llevaba en la mano, apretándolo con fuerza, como si temiera que pudiera cobrar vida y escaparse entre sus dedos, un nuevo papel amarillo estrujado en donde había escrito el nombre de su extravagante compañera de trabajo, la tan insólita como reiterativa Celia Cecilia Etchepareborde. Iba decidida a colocarlo en "el nicho de hielo" -también aquel nombre era creación de la octogenaria vidente serrana- junto a los de todos los otros traidores de su vida. "¡Que se le caiga la lengua! ¡Ojalá que se le caiga!" Nunca iba a perdonarle aquello. ¡Si al menos se lo hubiera dicho cuando estaban solas! ¡Si al menos no hubiera habido dos indeseables testigos de toda aquella ignominia! No era la primera vez que discutían por alguna noticia leída en las numerosas revistas del corazón que la dueña del Moona Lysa compraba para entretener a las clientas, pero nunca aquellas discusiones excedían ciertos límites considerados normales, respetuosos y de buen gusto, por las personas educadas.
-Te estás equivocando, Celia Cecilia. Estoy convencida de que a la princesa le queda mucho mejor el pelo suelto.
-Perdona que te contradiga, Amalia, pero el otro actor, aquel que la acompañaba en la fiesta de los Grammy, parecía muchísimo mejor persona...¡y que pedazo de tío!
-¿Rojo? ¿A tí te parece que se puede llevar un vestido rojo brillante a su edad?
-¡Me dices que no está operada! Querida mía: te estás volviendo ciega... ¡No puedo creer que pienses que esas tetas tan grandes como melones puedan ser naturales!
A la habitualmente parca Amalia le divertían muchísimo aquellas discusiones. Con su madre, la otra cotidiana interlocutora de la improvisada congeladora de lenguas, era imposible polémica alguna. Siempre estaba de acuerdo con todo lo que opinaba su pequeña y adorada hija.
-Es que tú sales más que yo, queridita mía... ¿Qué puede opinar tu pobre madre sobre cosas tan especiales si casi no se mueve de casa?
Amalia terminaba no oyéndola, ya que, como era imposible no sentir el reproche implícito en las palabras de su madre, aquello transformaba lo que debería haber sido una charla superficial, entretenida y sin mayor trascendencia, en un rosario de culpas, quejas y descalificaciones de todo tipo.
Abrió poco a poco los dedos y se quedó mirando la bola de papel amarillo que parecía refulgir sobre la palma de su mano, interrumpiendo las profundas y bien dibujadas líneas del corazón, del amor, de la vida.
-Que no quieres ser una estrella!!! ¿Qué me estás diciendo, pringadilla?
Era como si Celia Cecilia estuviera nuevamente frente a ella, moviendo los labios muy rojos de forma exagerada, articulando minuciosamente cada palabra que decía. Amalia podía reconstruir la escena en su totalidad, desde el mismo momento en que por pura diversión contestó en voz alta la quinta pregunta de un horrible formulario, por el cual, se supone, sabría reconocer al hombre de su vida apenas se cruzara en su camino.
-¿Cómo dices eso, Amalia? Y yo que te tenía por una mujer inteligente. ¿Me quieres decir que pierdes tu tiempo con esta mierda de revistas para ampliar tu mente? ¿O es que acaso lo haces para refinar tu espíritu? No, ya sé. Es una penitencia que junto a la castidad y el rosario cotidiano te ayudará a entrar en la Tierra Prometida. ¡No me hagas reír! ¿De verdad te interesa si la Condesa del Madroño se tira al Duque del Felpudo? Y todas esas putitas mostrándonos los interiores de sus casas sin imaginación ni vida, ¿te parecen verdaderamente imprescindibles? ¿Necesitas saber si Doña Perfecta sigue enamorada del Señor Maravillas? ¿Te ayuda en algo enterarte de los extravagantes caprichos sexuales de ese imbécil presentador de televisión con cara de macaco recién nacido?
Amalia estaba impresionada. Como no sabía qué contestar, contestó lo primero que se le pasó por la cabeza:
-Bueno...Igual que a tí. Tú también te zampas de lo más complacida todas esas revistas que ahora te parecen pura mierda.
-¡Sí, claro, pero lo único que yo quiero ser en esta vida es una gran estrella! ¡La más grande! ¡Quiero conocer gente interesante que diga y haga cosas interesantes! ¡Quiero vestirme maravillosamente bien, de lujo, con ropa cara y de la mejor calidad! ¡Olvidarme de las fibras sintéticas! ¡Que la lana sea lana y la seda seda! ¿Te crees que soy feliz tomando el metro cada mañana y cada tarde, rodeada de gente como yo, harta de hacer lo mismo cada día? ¡No, decididamente no! Yo quiero viajar en mi avión privado a una isla donde me esté esperando una preciosa casa junto al mar, con sombrillas y reposeras de bambú, cortinas blancas movidas por una suave brisa y una mesa servida con todo tipo de manjares. Y que al llegar me llamen por mi nombre, respetuosamente. No miro estas revistas para salir de mí, no curioseo en sus esplendorosas vidas para olvidarme por un rato de la mía, tan simple y repetitiva. No los admiro en absoluto: solamente los envidio... Trato de conocer ese secreto milagroso, ese embrujo mágico que puede convertirme en uno más de ellos. ¡Yo sí quiero ser una estrella, brillar más que ninguna! Y no pongas esa cara de incredulidad. Si al menos no lo sueño, jamás, ¿me oyes?, jamás podré conseguirlo.
Montse y Erica, las otras dos peluqueras, andaban por allí, haciendo como que ordenaban botes de suavizante y cajas de tintura. Cuando Amalia vio que se intercambiaban rápidas miradas cargadas de burlona complicidad no quiso oír más:
-¡Vete a la mierda, Cecé! ¿Acaso no te has mirado nunca a un puto espejo? Además de varios cirujanos plásticos, necesitarías al hada madrina de Cenicienta con todos sus pájaros y ratoncitos como ayudantes. ¿Me quieres decir de qué manera te vas a convertir en una estrella mediática, pedazo de idiota?
Celia Cecilia la miró a unos segundos a los ojos y después lanzó una única y amenazadora palabra en forma de pregunta:
-¿Matándote?
(¿continuará?)
ilustra : Audrey Hepburn por Irving Penn

20 comentarios:

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Me gusta la etiqueta, Realidades inventadas.

karen dijo...

y me cortas en lo más emocionante, Cacho!!!

No vale...iba comiendo ávidamente tus palabras, el enojo de Amalia, la tensión en el ambiente...el matándote???

Y luego continuará...

Fantástico, ni modo, me quedo a la espera de la continuación...

Un beso...

39escalones dijo...

Así debe ser, dejando en el aire el suspense.
Estupenda fotografía. Me ha encantado.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Gracias por la dedicatoría, t'estimo. Pilar

Anónimo dijo...

No, puedes dejarnos así. Ya te están sentando a tu mesa a escribir la siguiente entrega, lo que te dije, mejor que La dama de Rosa. Veo que ya se te han pegado catalanismos, cosa que me parece fantástica ya que las lenguas están vivas y para mestizarlas. Otra cosa, yo creía que eran las fotos de los ªenemigos" con su nombre escrito en el dorso lo que se metía en el congelador para eliminarlos. Sigourney

Margot dijo...

Jajaja tanto si es final como si no, no deja de ser real como la vida misma... ese rencor y tirones de pelos vitales.

zbelnu dijo...

Caramba! Esto está que arde! No se pierdan el próximo episodio! Vaya, vaya...

Lucía dijo...

Dante, al fin he vuelto, dame un rato para ponerme al día y leer todo lo que tengo atrasado y ya te vuelvo a escribir.

Un beso.

el nombre... dijo...

si, Cacho, te tengo re-abandonado, es verdad!!!
Pero no es sólo a vos!
Ando con poco tiempo, mucho trabajo, y me lo hacés muy difícil con esto de una blognovela de la cual me perdí varios capítulos!!!
A ver si puedo remontar, eh?
Cariños.

el nombre... dijo...

¿Ves dónde lleva el narcisismo?
cuando estamos taaaan impregnados de él, llegaríamos hasta el suicidio con tal de lograr viajar en 1era. clase.

Si bien le ponés un aire burlón, a mí me dan mucha pena las personas así. Bueno, no se si pena es la palabra más indicada.

Anónimo dijo...

la historia será un libro al final...?
saludos.
impromptu.

Idea dijo...

Muy buena crónica y maravilloso final, "matemos al mensajero".
Cariños

Raquel Barbieri dijo...

Me gustó mucho la historia, sea que continúe o que este sea el final. Me parece terrible cuando alguien lee/mira revistas de la farándula buscando la fórmula del éxito mediático. ¿Qué buscarán esas personas en realidad? ¿Ser amadas o ser envidiadas?

Esa conversación envenenada del final, me produjo claustrofobia.

Felicitaciones, Dante:)

cacho de pan dijo...

queridos todos: en este mundo que parece resquebrajarse segundo a segundo, los problemas informáticos son casi lo de menos...
Agradezco visitas y palabras a Fan, Karen, Sigourney, 39E, Margot, Lucía, Zbelnu, Idea, Impromptu, el Nombre, Raquel Barbieri, ahora que puedo hacerlo.

Lucía dijo...

Me ha encantado Dante, eres un maestro del relato. Y el final ha sido como me esperaba, un final con efecto.
¿Vas a deleitarnos con algún otro relato?

Besos.

porteño dijo...

quiero mas, ¿noterminará acá, no?

porteño dijo...

El anterior soy yo el que ya no tiene computadora

Gise =) dijo...

Me encanta el suspenso del fianl, nos dejas con sabor a "quiero más". Eres un narrador increible, cuánta realidad hay en tu ficción!!
Termina? Porfi danos una más!!!!
Sigo insistiendo en que debrías transformarte en hombre invisible y venir a la pelu, tendrías para culebrones hasta que te canses de escribir, y esos son reales!!!!
Besotes!!!!

3a dijo...

Que artera Doña Cecilia Cecilia con su: ¿Matándote?
Eso si que es un dardo envenenado, lo del congelador ya veremos si funciona.
La foto es una preciosidad, que angel!aunque la expresión es desconcertante, tal vez esté un poco incómoda con este vestidito de flor negra. Será un hábito futurista de una nueva orden todavía por crear?

cacho de pan dijo...

lucía, porteño, gise, 3a, me repito: besos y besazos, internet me está tocando las narices.