lunes, septiembre 08, 2008

abrazos

El último viernes, una elegantísima Isabel Núñez nos señaló el camino hasta el otro lado del espejo, ese lugar donde todavía no hay cemento sustituyendo la arena y los árboles burlan con silenciosa astucia el ojo talador de las brigadas verdes. Unas horas después, Mini Cooper mediante, anduve por playas algo más lejanas, abrazándome a acacias, sauces, plátanos y sobre todo a algunos imponentes, retorcidos e inabarcables pinos centenarios. Testigos aparentemente impasibles del tantas veces infructuoso trajinar humano, estos árboles de dibujo caprichoso sobreviven a varias guerras desvastadoras, y, de la misma manera callada conque han logrado burlar todo tipo de bajas pasiones personales tan inútiles como bastardas, lo hacen notablemente erguidos, orgullosos de su casi milagrosa supervivencia. Sumergido en un clima de inusitada bonanza, durante unos días me dejé abrazar a mi vez por la cálida inteligencia de unos amigos que, como esos pinos memoriosos de S'agaró y Sant Feliú, no se dejan abatir por la desertizante estupidez que nos circunda. Durante todo un fin de semana inusualmente apacible, hablamos hasta por los codos de psiquis y de lenguas, de proyectos e ilusiones, de nuestros problemas y de los ajenos, mientras tomábamos baños de sol y mar, comíamos, bebíamos y reíamos, conscientes de que la soledad, la hambruna y la tristeza están siempre agazapadas, esperando el momento de atacar a sus más desprevenidas presas.

38 comentarios:

Juan 43 dijo...

Suerte que en buena compañía, la soledad, hambruna y tristeza se acojonan bastante y se esconden como víctimas temerosas de nuestras nobles compañías.
Un abrazo.

¡ Salud !

Gise =) dijo...

Hay tus memorias como me gustan!!!! La beuna compañia en un lugar solitario y virgen de contaminaciones y demoliciones es como el eden...
Me alegro que disfrutarais mucho!!!
Besototes amore!!!!

De Lirium soy dijo...

Se sienten hasta aquí los cálidos abrazos... los árboles, las olas, las amistades. Y seguramente cuando llegue la soledad, la hambruna y la tristeza estarán todos fortalecidos, preparados para el ataque plenos de recuerdos. Una belleza, como siempre, tu manera de relatar. Y esa fotografía es hermosa, irradia mucho o simplemente arte. Un beso.

J. dijo...

Hermosa imagen crepuscular de un "largo y cálido verano"

Saludos

Eduardo Alvarado dijo...

Agradezco mucho tus comentarios. Es un privilegio contar con tu elogio.

Un saludo

cacho de pan dijo...

Juan, Gise, Deli, J.: el lugar importa mucho, sin duda, pero la presencia humana, cálida, inteligente, es el ingrediente más importante del banquete. Sin duda.

Eduardo, te lo mereces.

De Lirium soy dijo...

Hola Dante! Cuando pasaste por la covacha justo estaba lidiando con un post, desvelada y con la gorda ronroneando cerca no encontré nada mejor para mi insomnio.
Regresé porque ya había comentado cuando hiciste el agregado de Bergara Leumann en el post anterior. Si bien no lo conocí personalmente lamenté mucho que se fuera, porque lo consideraba un tipo creativo que le dio aires renovados al tango. Veía la Botica por la tele y en esa época una de las bailarinas era Susana Agüero, ya retirada del Colón, y ella tenía en su depto muchas láminas que él le regalaba, con esos ángeles tan particulares. Y bueno, aquí sinceramente mucha bolilla no se le dio a su partida, porque ya sabemos que lo que no es "mediático" no vende, pero de alguna manera fue un gran innovador, y ni hablar de su Botica real, de la que tuve referencias. En fin, quería compartirlo con vos, ya que mencionaste conocerlo, y sobre todo porque me sorprendió que alguien tan lejos estuviera cerca en un sentimiento parecido al mío. Nada más, hermoso, un beso grande.

Idea dijo...

Maravilloso retrato, como siempre, de esos momentos de la vida, instantáneas que ninguna fotografía podría captar. Beso grande.

cacho de pan dijo...

Deli: me enteré de su muerte por la columna en La Nación de Ernesto Schoo, a quien también conocí en su momento. Me dolió más de lo que podía suponer. Lo había visto una sola vez en Ibiza, y años después, en el 93, la embajada española o Tusquets nos lo pusieron de cicerone. Cuando nos paseábamos con Bergara y Almudena Grandes por Buenos Aires, a ella le extrañaba la popularidad del gordo. Él lo tomaba como algo natural y se detenía a hablar con todo los que lo saludaban por la calle.
Dónde irá su mundo tan barroco.
Tengo uno de sus ángeles rechonchos en algún cajón de mi casa.
Un beso

Mary Poppins dijo...

Y cuando llega la hambruna, la soledad, y la tristeza recordad que agapados esperan nuevamnete su turno la alegria, el sol y la risa entre amigo.

Es un loop, de lo cíclico de la vida

cacho de pan dijo...

Idea: bueno, gracias. A veces la tristeza escribe por mí. Beso

Mary: es una verdad, sí, pero la sombra en la luz parece más visible que la luz en la oscuridad.

elita dijo...

No creo que exista combate contra la hambruna, la soledad y la tristeza; creo que hay que vivirlas como una parte del todo y sabiendo darles la espalda en los momentos oportunos. Pero hay que vivirlas, sino jamás nos las quitaremos de encima.

el objeto a dijo...

me alegro que alargues el ritmo veraniego de encuentro con amigos, costas y pinos, yo también alargo el mi-verano este mes de septiembre, regresando sólo a medias

bonito lo que escribiste,
y la foto de la patatacorazonada sobre la suavidad del vaio,

por cierto, esas son las patatas de Las Espigadoras de Agnés Vardá! ahora lo recuerdo! qué bueno,

vssos

zbelnu dijo...

Oooh, se me había escapado el adjetivo! Por menos que eso muchos han ganado el cielo, diría Oscar Wilde. Frases como esa devuelven el ánimo a los sufrientes y sustituyen la crueldad implacable de los espejos.
Y qué bien se respira en este post... ¿será tu descanso aireado por ahí?

zbelnu dijo...

Olvidé decir: ¿Corazón de patata?

cacho de pan dijo...

Elita: como bien dices, hay que vivirlas si es necesario, si no podemos escapar de ellas, pero no lo deseo ni se lo deseo a nadie que estime. Mejor ser feliz, estar en paz.

Vanessa:como verás no puedo escapar a las pantallas ni en mis ensaladas. Agnés, divina, verdadero corazón de patata, tan tierna como un puré.
vsssosss desssos

cacho de pan dijo...

Isabel, ese adjetivo va prendido a usted como un broche de esmeraldas.

Han sido tres días buenos, incluyendo el de la playa con aviones, en medio de la desagradable tempestad de los últimos tiempos.

Sí: cacho de pan, corazón de patata.

NoSurrender dijo...

las palabras de los amigos son la calefacción de nuestros corazones. Enhorabuena por la vida.

Salud!

elita dijo...

Ni yo, Cacho. Solo pensaba en lo bien que saben los buenos momentos tras la tormenta.

cacho de pan dijo...

Nosurrender: Sí, gracias y ¡Salud!


Elita: entendí muy bien tus palabras, sólo que necesité corroborarme porque a veces
(re)caemos en trampas muy dolorosas.

ALMA dijo...

Viendo tu foto y viendo el mar desde mi terraza vacacional, pienso si él, el mar, podrá resistir los embates de nuestra codicia. Pero hoy contemplo dichosa el azul en buena compañía, se que mañana la tristeza (que no se porque razón, se me antoja violeta) estará agazapada en algún recodo de la arena que hoy piso alegre. Mañana será otro día.

Un saludo

P.D. me encanta tu corazón de patata

Heriberto dijo...

A la calidad de tu texto habría que agregarle la asustada verdad que la última oración encierra.

nomesploraria dijo...

qué hermosa patata, Bertini

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Minicooper??? que envidia más insana.

Lola dijo...

Qué lindo oír hablar del mar desde el cemento polar (con perdón de la rima)!

Lokita dijo...

Para cuando nuestro abracito, con mini cooper mediante, o no, Cachito? :)
Oye, me encantó esa foto que ilustra este post tan entrañable, cuéntame como pasó.

Besitos

Walter L. Doti dijo...

¿Mini Cooper? ¿¡POR QUÉ A UNOS TANTO Y A OTROS TAN POCO, DIOS!? :)

Cacho: Gracias por la recomendación de Mamma Mía! Me la pasé de lujo en el cine.

cacho de pan dijo...

Walter, Lokita, Fanmakimaki:
el MiniCooper lo alquilamos por unos días, algo que solemos hacer cuando la moto habitual no es suficiente. Es un coche cómodo y manejable, muy práctico, aunque el diseño de los detalles en plan "licuadora" queda lejos del de los Jaguar que me gustan.
Walter:
has visto? Puedes confiar en mí. (jejé)
Lokita:
la patata es un regalo del hiper, aunque lo encontré frente a mi ordenador como (re)galo de mi compañero de hábitat. Me da corte contestar a tu pregunta. Demasiadas veces lo intentamos sin resultado. Hagámoslo...
Fan:
y tu viaje a Italia qué?

cacho de pan dijo...

Heriberto: asustada verdad que no deseo, por supuesto, aunque parece insoslayable. un abrazo

Lola: una rima graciosa que se agradece. Un cálido abrazo para disolver el cemento.

cacho de pan dijo...

Només, Alma:
qué suerte! Han tenido en cuenta mi humilde corazón de tubérculo...Gracias
Alma:
el mar, como casi todo lo natural que nos rodea, tiene muy pocas posibilidades, pero por suerte todavía podemos disfrutarlo. Alguna vez serán sólo memoria histórica.
abrazos por dos

Margot dijo...

Que se agazapen... siempre habrá momentos así para recordarnos que no siempre somos presas. O no de las fáciles.

Besote consciente, Cacho de pan.

(Patataaaaaaaaaa)(Me apetecía decirlo, jajaja)

cacho de pan dijo...

Margot: al menos en nosotros "el silencio de los corderos" no es tal. Tal vez ni seamos corderos...
Besos y pan en cachos con patata corazón.

zbelnu dijo...

Gracias por el broche de esmeraldas!

cacho de pan dijo...

usted se merece un cofre entero.

Lilian dijo...

"...me dejé abrazar a mi vez por la cálida inteligencia de unos amigos que, como esos pinos memoriosos de S'agaró y Sant Feliú, no se dejan abatir por la desertizante estupidez que nos circunda..." Bello, bello, bello; dices mucho y lo dices en en una forma fantastica, que agarra y remece.
Un abrazo
... y muchas gracias por escribir asi y compartirlo :)

zuninoyzungri dijo...

UBA: ESCANDALOSO CONCURSO EN LITERATURA LATINOAMERICANA ii, COMO SI NO TUVIERAMOS SUFUCUENTES PROBLEMAS, AHORA, LA TRANSPARENCIA EN JAQUE.

cacho de pan dijo...

ZyZ: dejo un comentario en tu página. Te deseo suerte. Y una decisión justa, si eso es posible.

Lilian: gracias, como siempre.

nomecentro dijo...

Hasta que llegue el día en que no haya que hacer una excursión para ver árboles, las oficinas de los concejales deberían estar en los zoos.