martes, marzo 31, 2009

días de cine

Hay otros mundos, pero están en éste. Para demostrarlo, una veintena de hombres y mujeres de mediana edad se sumergen en la piscina climatizada de un hotel de 5 estrellas con aspecto de tanatorio minimalista zen, mientras fuera, en medio mismo de la ordenada campiña leridana, la lluvia y el viento golpean los paraguas verdes que intentan proteger sin demasiado éxito a una cincuentena de visitantes nacionales y extranjeros. Casi todos ellos, bichos espaciales de andar acompasado, pasean looks diversos que no llegan a ser divertidos y modernas gafas de diseño actual con impenetrables cristales oscuros. Entre estos visitantes algo humedecidos se encuentra, tan fatigado como contento, el que les está contando todo esto. La Mostra del Cinema Llatinoamericá de Catalunya nos ha llevado hasta allí para asistir a la rueda de prensa de los responsables del filme que abrió este festival: Negro Buenos Aires, opera prima de un realizador nacido en tierras leridanas pero formado en escuelas de cine estadounidenses. A pesar del título y de la autoría compartida del film -el co-guionista es también uno de los actores principales de la película, el argentino Daniel Faraldo- no hay ningún representante de ese país rioplatense en el estrado que domina el lugar, donde una decena de personas -productor, director, responsables de música y fotografía, más dos o tres de los actores secundarios y la protagonista femenina, Natasha Yarovenko, una belleza del Este residente en la cercana Barcelona- se esforzarán explicando detalles del rodaje, realizado casi en su totalidad en la fotogénica y, por qué no decirlo, muy cinematográfica ciudad bonaerense.
Como soy parte del jurado, no debo develar antes de tiempo los premios que otorgaremos el día viernes en la gala de cierre de la muestra. Sin embargo, vista más de la mitad (7) de filmes a competición (11), algunos de esos galardones parecen ya más seguros que probables. ¿Y las estrellas?, preguntará alguno. Las estrellas cinematográficas son siempre fugaces, puedo asegurarlo. En estos tres días pasaron por aquí -dejando poco más que un buen puñado de fotos y su perecedera estela luminosa- una comunicativa y encantadora Angela Molina y el más aperfilado, evasivo, griposo, Eduardo Noriega. Continúa por la Mostra, dispuesto a quedarse hasta el último día, el actor cubano Jorge Perugorría, un profesional sin remilgos, siempre dispuesto a sonreír y contestar preguntas, mientras que el compañero achocolatado de la rosada fresa cinematográfica, Vladimir Cruz, presentador castellano de la ceremonia de apertura, se marchó de Lleida ayer por la tarde, dos días después de su llegada.
Ahora estoy cansado: mis ojos ya no pueden seguir almacenando imágenes. Mañana esperan tres películas, algunas presentaciones y un sinfín de charlas. Me voy soñar con los angelitos, a olvidar por un largo rato todas las pantallas grandes y pequeñas, sus historias de cuento, para sumergirme durante unas horas en mis propias películas.

14 comentarios:

Gise =) dijo...

Que divina la Molina!!!!! esa sonrisa tan franca que siempre tiene...A falta de representantes porteños para explicar la peli estabas vos de jurado...que no podras tomar partido como jurado obviamente...
Sigue disfrutando del buen cine que ya nos tocara a nosotros cuando las suban a la cartelera!!!
Besukones y abrigate mucho!!!

Noemí Pastor dijo...

Dulces y celulóidicos sueños, Cacho, caro.

Poli dijo...

No hay ningún bonaerense? acá tenés una leyendo tus pasos entre tanto paragua verde y piscinas zen.
Qué lindo lo que estas viviendo! y soñando!

Un gran abrazo

Raquel Barbieri dijo...

Qué experiencia rica, Dante. Seguramente estás disfrutando.

Enbuenahora :)

Dante B dijo...

Gise,
Raquel,
Noemí:

disfruto, me fatigo, disfruto, me divierto, disfruto, me agobio...
la rueda habitual de la vida con más lucecitas de colores...y algo más de trabajo.
¡abrazos!

Poli:
cómo iban, íbamos a faltar?
Somos, en este momento, unos cinco o seis, entre jurados e invitados con películas. Hablando hasta por los codos, como corresponde.
Un abrazo

3a dijo...

Seguí disfrutando che!
Una semana bien distinta,
abrazos

cacho de pan dijo...

3A,
gracias, lo estoy haciendo
abrazo

Margot dijo...

Aggggg qué envidia!! Lo que daria por ver tantas pelis y encima latinas, que nunca se distribuyen bien en este país...

Suerte la tuya, disfruta!

Elena dijo...

Alguna vez tuve la suerte de conseguir ver un tanden de películas destinadas a jurado de algún festival, y encontré alguna que otra joya de la que no existió rastro alguno ni en cines, ni en videoclubs, ni en red. Una pena.
Un saludo.

zbelnu dijo...

Qué bien lo pasas!

dante en Lleida dijo...

Margot,
Elena,
Zbelnu,
intento pasármelo bien...
¡¡¡y lo logro!!!
Es cierto, hay joyitas que nunca llegarán a las pantallas y otras que llegarán mal, sin difusión ni apoyos, casi como si nunca salieran de sus países.
Besos por tres

morgana dijo...

Primero de todo: envidio tu trabajo.
Segundo: Este relato me hace acordar (no así tal cual como ha sido tu periplo) a un amigo que se interna literalmente en el Bafici y sale casi airoso, después de los 10 días, pero algo cansado y sin siquiera haber soñado con los angelitos. Casi siempre estoy invitada a los eventos, pero mis tiempos tiranos no me dejan espacio ni para las pelis recomendadísimas.
Ya las veré en cable en el año entrante.
Y qué te pareció al fin la peli argentina?
Lo vas a contar por acá?
Dale, espero tu crítica (porque tengo alma de chusma, obvio).
Beso, M.

Anónimo dijo...

Estáis espléndidos en la foto, radiantes diría.Pásalo bien
Jazzy !

Dante en Lleida dijo...

Jazzy,
gracias por el comentario.
Era el primer día. Supongo que ahora me verías más cascado.
Mucho trajín, aunque agradable y divertido.


Morgana:
habrá comentarios, sin duda. No puedo hasta después de la elección de premiados, pero como te imaginarás, después publicaré en el blog todo lo que tenga ganas y pueda ser interesante.

Besos!