miércoles, agosto 11, 2010

Tatuajes, palabras, cicatrices



Vamos a comer con Marcial Souto y Elvio Gandolfo al restaurante del Club Eros. Una asociación barrial, sin duda, aunque resulta que al barrio donde está ubicado, Palermo, le han crecido glamures y sofisticaciones varias, convirtiendo al Eros en un exotismo de otra época, atracción de turistas ansiosos e intelectuales melancólicos con deseos de experimentar nuevas, viejas, inclasificables sensaciones.
"Automático", dice el camarero -eficiente, alto, moreno, irónico- cuando le pedimos la cuenta. Un momento antes Elvio había anunciado su retirada del lugar y el mismo mozo, al oírlo, había dicho: "Haga nomás".
De la misma manera que los boys scouts aseguran permanecer "siempre listos", los porteños parecen estar siempre atentos a la palabra ajena.



La aprobación de la Ley de Igualdad para matrimonios gays, envuelve a Buenos Aires en un clima de discusión constante, aunque sin demasiada acritud manifiesta. Homófobos y gay-friendly people sacan a relucir sus argumentos en pro y contra de las supuestas minorías sexuales y estas se manifiestan saliendo del armario para subir a los escenarios. Una ciudad tan teatral como Buenos Aires no podía pasar por alto la dramatización de un tema que seguramente cambiará la forma de ser y sentir de toda la población. Auténtico, en el Teatro La comedia, cinco personajes en busca de su propia identidad sexual, es buena prueba de ello.




"Te llevo bajo mi piel", confiesa sin ningún pudor una canción del inconmensurable Cole Porter. Irónio, snob, amigo de todo tipo de equívocos divertidos y, en primer lugar y sobre todo, de las sugerencias eróticas y los brillantes juegos de palabras, no se puede saber con certeza si el autor de gran parte de los standars clásicos de muchos jazz singers del siglo pasado, estaba hablando de su propia piel o de alguno de sus espléndidos abrigos de marta cibellina, zorro o visón.
Más allá de esta poco descifrable incertidumbre, podría asegurar sin temor a equivocarme que el autor de Kiss me Kate no estaba refiriéndose a ningún tatuaje superficial, epidérmico. Por aquellos años estos eran una señal inequívoca de la pertenencia a estratos sociales de poca enjundia; el adorno-estandarte de marineros, legionarios o hampones, todos ellos considerados personajes de baja estofa por los allegados al elitista Cole Porter.
El viernes pasado, otro Tatuaje muy distinto reunió en el Teatro Presidente Alvear de la calle Corrientes a algunas de las flores más representativas de la nutritiva y siempre bien montada nata teatral porteña. Invitado por el autor y crítico teatral Néstor Tirri, asistí ilusionado por el tema de la obra -la relación de Evita Perón con el cantante Miguel de Molina- sin pensar siquiera que además me encontraría a muchos conocidos y amigos de otra época.
El designer Marcial Berro al grito de "¡Dante Bertini! ¡Estás divino!" -y desde ya pido perdón por esta vanidosa oda a mí mismo- abrió el turno de reencuentros. Renata y Jorge Shussheim, Lia Jelin, Marta Minujin, Claudio Segovia y la por siempre inalterable Felisa Pinto, intentaron confundirse conmigo -¿es que algo así sería posible?- en cariñosos abrazos de bienvenida. Muchas otras caras parcialmente reconocibles, escondidas detrás de cirugías e implantes varios, se paseaban por el hall de entrada y una gloria del radioteatro, Hilda Bernard, pasó poco después cerca de mi butaca. Se mostraba tan alta y distante como siempre, protegiendo con una gruesa bufanda de color rojo la portentosa expresividad de su voz.
Se apagaron las luces y sobre el escenario apareció una luminosa, majestuosa, irrepetible Eva Perón y un triplicado Miguel de Molina, que, apenas ocultos por los seudónimos de Miguelito Maravillas y Eva del Sur, nos narraron sus historias íntimas sin desdeñar datos históricos ni detalles escabrosos. Posiblemente sea el mejor texto de Alfredo Rodríguez Arias, también autor de la puesta en escena, quien ha sabido adaptar a su habitual estética hierático-glamourosa, todos los quiebres, entre pícaros y chabacanos de la revista porteña tradicional. Voces portentosas las de los nuevos actores argentinos, capaces de afrontar con talentosa personalidad géneros tan distintos como la copla, el bolero, el jazz o el tango. Me atrevo a generalizar porque tres días después, la noche del lunes en la librería-concert Clásica y Moderna de Natu Poblet, pude ver Karrousel, un recital de Alejandra Perlusky con canciones alemanes de entre guerras en versión bilingüe y la sorprendente y sorpresiva colaboración de un simio de gloriosos antecedentes(King-Kong, Cabaret, von Sternberg-Dietrich): el no menos espléndido Diego Bros.
A pesar del día y la crisis, las mesas estaban llenas de un público respetuoso que en ningún momento hizo sonar los cubiertos de su cena, supo escuchar siempre con mucha atención y finalmente aplaudió con auténticas ganas.



A pesar de los consejos de algunos amigos bienintencionados, decido trasladarme por la ciudad y sus alrededores en transporte público. Veo rostros fatigados, gente que aprovecha los minutos de viaje para echar una siesta, mucha ropa deportiva, casi ninguna joya. La gente va en lo suyo, ensimismada y seria.
No se debería confundir la pobreza con la delincuencia, aunque ambas abunden.




Vemos Origen (Inception), de Christopher Nolan, con Leonardo DiCaprio y una deslucida, desnortada, desaprovechada Marion Cotillard. Quisiera ser suficientemente expresivo al calificar esta insoportable tortura de casi tres horas de duración.
¿Les resultaría muy duro si escribo ¡vaya mierda! ?
Nunca antes, ni en un congreso de psicólogos acelerados, había escuchado tantas veces la palabra subconsciente. Si esto existiera realmente, el mío hubiera quedado bastante maltrecho después de semejante ataque de estupidez seudo psicológica envuelta en efectos especiales, persecuciones al estilo Bond y homenajes a El mito de Bourne y Matrix.


Cumpleaños de cuarenta en casa de Fabián G. Más de cien personas festejan sin gritos ni desórdenes entre bocaditos caseros y cócteles exóticos. Sucedió en el barrio de San Telmo, cerca de donde estaba la casa que abandoné para irme a Europa. Enfrente del lugar donde nos reunimos hay un bar que se llama La Poesía. Así, con mayúsculas.
Una ciudad literaria y surreal, Buenos Aires. Aquí una farmacia puede anunciar ABIERTO, aclarando debajo: Toque el timbre, y un importante Restaurante Mexicano proclamar con grandes letras que su entrada principal está en Guatemala.

Iustran fotos de Dante Bertini (carteles, grafitis, imagen de Tatuaje y otra de Auténtico, placa de Eros, tiendas y escaparates)

30 comentarios:

Gise =) dijo...

Amore veo que estass disfrutando de Buenos Aires a tope como se debe... entre amigos y espectaculos teatrales y callejeros, en cada esquina de Baires se puede encontrar de todo...
Me alegro que lo estes disfrutando mucho y que compartas tu mirada curiosa y soñadora de esa Buenos Aires tan lejana y a la vez tan nuestra....
Siga disfrutando Bertini usted es DIVINO!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Besukones cariño!!!!!!!!

Henohenomoheji dijo...

Es todo un privilegio poder pasearse por la ciudad de la memoria, cámara y lápiz en mano, trazando de nuevo el mapa íntimo. El pasado siempre nos está esperando, a veces -como puedo comprobar- con irónicas e insinuantes caligrafías.

Sigue disfrutando... y síguenos contando.

dondelohabredejado dijo...

Me estás llevando a pasear con vos por mi cudad, a conocer lugares que no había visto antes, y me encanta el modo en que lo hacés (como siempre, bah!)
Terminé de leer el post y volví a mirar de nuevo más detenidamente tus fotos, tu mirada es tan particular, querido. Qué lindas fotos, qué buenas.
Me alegra muchísimo que estés disfrutando tanto.
Gise me ganó de mano, cuando vine a comentar pensabe empezar diciendo con mayúsculas que sos divino. No me voy a quedar con las ganas de expresarlo.
DANTE BERTINI, SOS Y ESTÁS DIVINOOO!!!

Belnu dijo...

Me gustan mucho estas crónicas y las fotos que las acompañan! Todo irradia una gran vitalidad y buen humor. (Cuando leas mi comentario, no me imagines como siempre: ahora parezco un boxeador después del combate, me accidenté, voy renqueante con bastón prestado y la gente o bien me pregunta o bien me mira con expresión de pensar: Otra mujer maltratada que se deja... Pero no, fueron las rocas. Dice el traumatólogo que dentro de la mala suerte he tenido mucha, mis ángeles que vuelven a trabajar, de urgencia).

Dante Bertini dijo...

Gise,
Heno,
Marina:

sigo agradeciendo que sigáis por aquí a pesar de mi ausencia bloggera.
El tiempo, como siempre, parece adaptarse a nuestras ansiedades más que a nuestras necesidades.
Alargué mi estadía, pero parece más corta a medida que me aclimato a este lugar de mil facetas.
Un abrazo.
Septiembre me encontrará más estabilizado, del otro lado de este puente entre mis varias
vidas.

Dante Bertini dijo...

Isabel:
me preocupa lo que me cuentas.
Creo que necesitas dos gatos mimosos de manera urgente.
Sabes que ellos entienden mucho de cuidados y protecciones.
Un abrazo y los mimos necesarios para una pronta recuperación.
Te visito.

odette farrell dijo...

Increíbles fotos...veo que estás en verdad gozando el retorno a la madre patria. Enhorabuena!

carmen dijo...

¡¡¡¡Escribes divino!!!
Eso que dicen por ahí arriba me encanta.Me encantan las expresiones Argentinas,me encantan tus fotos.
Gracias,querido ,y porque no,"DIVINO" Dante.
Saludicos.

mi nombre es alma dijo...

Estoy paseando por Buenos Aires de tu mano....paseando y observando...

Un abrazo

Belnu dijo...

Gracias, Dante!

Daniel Rico dijo...

Cacho!
Que gusto saber que andas por el pago!

"Quien dijo que no hay querencia,
que le pregunte a la ausencia."

¿Se ven las cosas mas pequeñas que como las recordabas?

Ojala disfrutes la estadia, y que esta se prologue y se prodigue en anecdotas dignas del secreto , y aun la culpa.

Abrazo!

Mary Poppins dijo...

cuanto hacia que no ibas por alla?

Bel M. dijo...

Me ha encantado esta crónica de tu viaje, tus reflexiones, tu mirada.
Un abrazo y que siga...

Dante Bertini dijo...

Odette,
Carmen,
Alma:

me alegra poder transmitir algo de lo que estoy viviendo.
Habrá una vuelta y más posts, espero.
Abrazos y gracias, como siempre.

Dante Bertini dijo...

Isabel,
no se el porqué, pero seguro que te lo mereces.


Daniel:
más pequeñas en un país tan grande?
Imposible. Un abrazo y gracia spor los buenos deseos.

Anónimo dijo...

Como te veo aquí bastante no necesito leerte, sin embargo me gusta lo que escribes.A.M.

Dante Bertini dijo...

Marypop:
17 años, casi nada.


Bel M:
leíste todas?
creo que habrá más: hay mucho tema.
Abrazos

Mary Poppins dijo...

ayyyyyyyyy Que bien, que emocion!!!

no imaginaba tanto tiempo Dante
Aca hay mucho por sacar entonces

Que linda es mi linda Buenos Aires!!!

Caruano dijo...

Dante, tus letras respiran buenos aires (qué bueno es cambiar de aires de vez en cuando ¿verdad?). Me alegra oírte bien, y que nos deleites con tus crónicas.
Ojalá don Miguel y doña Evita pasaran por Barcelona.
Yo me di un descanso, pero ya estoy otra vez circulando por la blogocosa.

Qué bonitas melodías las de Porter, especialmente I`ve got you under my skin.

Cuídate. Te mando un abrazo.

Marga dijo...

Pero que bien te lo estás pasando!!

Así debe ser, jeje.

Besos, Dante!

(He abierto nueva cueva... cuando te apetezca puedes darte una vuelta por ella)

Dante Bertini dijo...

Marypop:
tu, nuestro Buenos Aires, cambia y sigue siendo espléndida...que los dioses la guarden!!!


Marga:
ya pasaré por esa cuevita de la que hablas...seguro que estará muy bien.

Dante Bertini dijo...

Caruano:
los aires son estupendos en esta ciudad, muy revitalizadores...
Te gustaría caminar por estas calles porteñas, llenas de sorpresas y encanto.
Feliz regreso.
Abrazos

39escalones dijo...

Vuelvo hoy a retomar la rutina bloguera y me empapo de tus crónicas bonaerenses. Veo que lo estás disfrutando, y me alegro.
Abrazos.

Dante Bertini dijo...

Alfredo:
por aquí estoy todavía...
disfrutando, como bien dices.
gracias y abrazos!!!

De Lirium soy dijo...

Dante: he disfrutado paseando por vos por una Buenos Aires que recuerdo y otra que desconozco.
Siempre tan especial tu mirada, tus palabras, y originales las fotografías.
Un fuerte fuerte abrazo y que sigas disfrutando.

Dante Bertini dijo...

Deli:
gracias, si no fuera tan vago para moverme estaría visitando tu ciudad, no lo dudes.
Gracias por los buenos deseos y
muchos besos.

Gise =) dijo...

Corazon cuando vuelves???? aca el calor es matador estos dias espero puedas seguri disfrutando de la City y de su refeescante clima invernal!!!!!
See you!!!!!
Muakatones!!!!!!!!!!!!!

Dante Bertini dijo...

Gisella:
me tendrás, me tendré allí, en septiembre...
Encantado todavía, no bajo de la nube.
Un abrazo y hasta BCN.

Anónimo dijo...

pretty cool stuff here thank you!!!!!!!

victoria dijo...

La debes de haber pasado increíble!!! Yo voy a estar yendo al hotel sheraton buenos aires con amigas, y queremos recorrer la ciudad. No tenes algún buen lugar para comer comida típica de ahí para recomendar???