sábado, septiembre 25, 2010

¿Nobody Wins?


El tren pasa por la desértica meseta aragonesa. Más blanca que la arena, la tierra se extiende en dunas suaves mechadas de arbustos bajos de color verde oscuro.
Demasiado reciente el viaje a Argentina, recuerdo los altos fresnos bordeando el camino a Mercedes, las pitas y los tilos de La Plata, los ficus de maceta convertidos en árboles robustos que cruzan de acera sus ramas por las calles amplias del pluri-apellidado (Soho, Hollywood, Sensible) barrio de Palermo.
El servicio Preferente del AVE incluye periódicos, toallitas húmedas para limpiarse las manos y un tentenpié somero y agradable, con jamón y queso, tortilla de patatas, café, bombones, zumos.
Los diarios dan cuenta del premio especial de San Sebastián a la actriz Julia Roberts. Es evidente que las estrellas brillan más a la distancia, cuando no alcanzamos a ver sus accidentadas geografías. Me encanta esta mujer hipnótica, aunque tal vez me falte fanatismo para ignorar sus, para mí, notables deficiencias.
No debería usar minifaldas que la obliguen a cruzar las largas piernas desde el mismísimo nacimiento de estas, disimulando unos muslos demasiado delgados, bastante poco firmes. Y, aunque la distancia entre las comisuras de sus labios estará especificada centímetro a centímetro en los millonarios contratos que acostumbra firmar, podría sonreír más relajadamente, evitando que el gesto se convierta en una mueca estereotipada, superficial, poco creíble. Quizás sea imposible sonreir de la misma manera a los veinte y a los cincuenta años, de la misma forma en que es injusto pedirle a Woody Allen (née Allan Stewart Königsberg) que se ría, y nos haga reir, como en épocas pasadas, cuando la vejez y la parca eran para él sombras atemorizadoras, pesadillescas, aunque todavía suficientemente lejanas.
En su última película, You Will Meet a Tall Dark Stranger, una comedia según dicen las crónicas, todos los supuestos gags están teñidos de melancólica, letal tristeza. Casi una ilustración animada de Nobody Wins, la tan pegadiza como oscura canción de Elton John.
Yo sin embargo creo que algunos seres privilegiados ganan siempre.
Al menos mientras están sobre la tierra, gozando de total, casi absoluto poder, vivitos y coleando, que diría mi madre, ¿cuantos afortunados triunfan a costa de otros muchos que no lo serán nunca: arrebatándoles, engañándolos, manipulándolos, estafándolos sin ningún miramiento, sin la más mínima piedad?
Inclusive hay quienes, llamándose progresistas, sensibles, liberadores, pueden votar con aparente convicción por la abolición de unas torturas mientras hacen la vista gorda sobre otras.
Para poner un ejemplo cercano, presente como noticia secundaria en el mismo diario que leí en el tren: algunos políticos catalanes pueden decir no a las sangrientas corridas de toros y sí a los toros embolados, dejándonos con una duda ardiendo sobre nuestros propios cuernos de vulgares mamíferos engañados:
¿será que las atrocidades propias, los suplicios de "la terra nostra", siempre son inocuos, duelen menos?


www.dantebertini.com

23 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Estoy horrorizada, no sabía qué era eso de los toros embolados y busqué en google.
Qué crueldad, me quedé re mal

dondelohabredejado dijo...

Disculpame, dejé mi comentario así, es que me paralicé.
Te dejo un abrazo, Dante.

Dante Bertini dijo...

Marina por dos:
lamento que para vos haya sido una nueva mala noticia...
Así son las cosas por aquí y parece que costará que cambien de forma radical.
Pobres animales!

Te mando un gran abrazo...
y dos!!!

Belnu dijo...

Nobody wins but nobody loses absolutely...
A mí me gustó la de Woody, no me gusta cómo traducen el título, "Conocerás un hombre moreno" es una frase típica de vidente, me gustaba, lo del hombre de tus sueños es otra cosa... Me encantó Whatever Works, más que ésta, era más alegre y surreal, pero en ésta también había algo para mí...

Dante Bertini dijo...

Belnu:
la canción no lo pone, pero en realidad tu frase equilibra las cosas, aminora la desgracia.
Estoy de acuerdo contigo: el título en castellano, y sobre todo el cartel en los cines, pisa el de uno de mis libros, puesto precisamente por lo del lugar común...
Parece que un hombre alto, moreno u oscuro, podría ser también la representación masculina de la parca...

Raquel Barbieri dijo...

Querido Dante,

Yo también creo que algunos privilegiados (muchos de ellos, malos) ganan siempre, obtienen ventajas, serruchan pisos, cabezas y otros que han nacido estrellados, no alcanzan a levantar la cabeza que ya están con el mentón estampado sobre la vereda.
Vuelvo de a poquito, teneme paciencia.

Un beso de las erres :):)

39escalones dijo...

No me gustan los toros, me gusta Elton John a veces, me gusta Woody Allen, no siempre al mismo nivel, pero siempre, no me gusta Julia Roberts, pero sí me gusta, me gusta mucho, la adoro, la desértica meseta aragonesa...
Abrazos.

Dante Bertini dijo...

Raquel:
aunque sea poquito a poquito, tu regreso es una gran alegría.
Te abrazo, y a la otra erre también, por supuesto.

Dante Bertini dijo...

Alfredo:
y a mi me gusta tu minuciosa declaración de gustos y disgustos, compartiendo con bastante fervor a Allen y la meseta aragonesa.
Un abrazo

Beatriz dijo...

Bien aprovechada tu lectura del periódico. Buenas tus reflexiones.
Un besito.
(Sí Dante, hay quienes ganan siempre pero no con juegos limpios y con transparencias)

Mary Poppins dijo...

los de los toros es inconcebible!

que lindos los arboles portenios ...
ahhhhh

Dante Bertini dijo...

Beatriz,

Marypop:


en una y otra orilla hay salvajes y civilizados, belleza y horror. Lástima que a veces pareciera, gracias a los amigos periodistas sobre todo, que solamente el infierno nos pertenece.
Besos

Francis Black dijo...

A mi la peli no me gusto, cada vez extrema más las caricaturas. Naomi Watts hora y media eso ya vale la pena.

mi nombre es alma dijo...

Lo que demuestra que los políticos abolieron las corridas no por convicción sino por otros motivos mucho menos nobles, como casi con todo, por otra parte.

Ātman dijo...

Sospecho de los que quieren llevar las cosas a sus últimas consecuencias, porque en lugar de ver más allá, lo que intentarían sería cortar las alas de lo conseguido aquí y ahora. Por supuesto que habría que prohibir los embolados, pero también la práctica culinaria de meter los mariscos vivos en agua hirviendo, o la sanitaria de envenenar a ratas y ratones causándoles una lenta y dolorosa hemorragia estomacal; por citar un par de ejemplos entre un infinito catálogo de atrocidades que cometemos contra los animales. Pero de momento: gracias Cataluña. Un saludo.

Dante Bertini dijo...

Francis:
como uno de mis oficios es el de caricaturista, nunca encuentro las suyas muy desacertadas. He visto a la Watts mejor usada, menos descafeinada que aquí.

Dante Bertini dijo...

Alma,
Atman:

si no me equivoco, vuestros nombres hablan de lo mismo.
Por desgracia hay mucho desalmado suelto -y uso el término en el sentido de "falto de"-, personajes patéticos incapaces de sentir el dolor ajeno, sea este humano o animal.
Algunos políticos parecen ser parte de esa raza nefasta que infecta nuestra tierra.
Abrazos

Gise =) dijo...

Quienes siempre ganan de verdad ganan o en algun momento pagaran por las trampas para ganar??? quien lo sabe...
La meseta aragonesa que compartias conmigo al telefono... me senti cerca tuyo y me alegro mogollon que me llamaras, nos debemos un cafe ehh!!!
me gusta la Roberts,
Allen no logro entenderlo... Elton John me gusta tambien!!!!
Lo de los toros prohibieron lo qu eles importaba para figurar como los primeros en prohibir... no creo que sean por los animales una pena realmente...
besotes enormes!!!!!

Dante Bertini dijo...

Gise,
acabo de contestar por orden tus mensajes y el anterior me lo ha borrado la máquina...
Nos debemos café y charla, por supuesto.
Llevo días algo locos...lo siento.
No se viaja cada día -ni cada quince años- al nido de uno.
Besos!

el objeto a dijo...

Te cojo prestada ese "quizá sea imposible sonreír de la misma manera a los veinte que a los cincuenta años" Me doy cuenta leyéndote lo que me inquieta la gente que se opone a toda costa a ser alguien diferente del que fue...
Fui a ver hace unos días Eat Pray and Love y el domingo iré a ver la de Woody Allen... lo que disfruto últimamente de sus películas es también esa imposibilidad suya actual para seguir tiñéndolo todo de la misma ligereza y comicidad de antes.. voilà, un post tuyo que me lleva a lo auténtico,
besos querido

Dante Bertini dijo...

Vanessa,
gracias. El viaje a Argentina ha acentuado mi lado más reflexivo, según parece.
Toda la nostalgia que no sentí cuando estaba allí se descarga sobre mi ahora, a la distancia.
Allen sigue creciendo en cada película, y nosotros con él.
Un abrazo

carmen dijo...

Como dice Alfredo, a mi también me guta la desértica meseta aragonesa.
No me gustan los toros,ni en la plaza,ni en festejos donde los hacen sufrir.Me gusta Allen,Elton Jhon,y hay que reconocer que la Roberts es una bella mujer,aunque se vista fatal.
Saludicos.

Dante B. dijo...

Carmen:
compartimos gustos y disgustos, será por eso que nos encontramos aquí con bastante regularidad.
Un saludo y gracias por venir.