martes, diciembre 28, 2010

Inocentes


Queríamos ver Europa; conocerla recorriéndola, caminarla.
Estábamos convencidos de que con sólo pisar este continente, algo cambiaría en nosotros.
Hijos o nietos de inmigrantes europeos, suponíamos que aquí estaban nuestras verdaderas raíces, el principio de nuestra historia.
Apuestos príncipes azules y sonrosadas, adormecidas, princesas; brujas, elfos y hechiceros; cruzados, tribunos, descubridores; aguerridos héroes y dulces heroínas; artistas, literatos, filósofos, creadores, arquitectos; compositores, músicos, poetas, aventureros, inventores... Personajes muy propios de estas tierras, para nosotros muy lejanas: las tierras donde habían nacido nuestros padres o nuestros abuelos.
Leyendas y misterios, ficciones y encantamientos, romances y embelesos, eran propios de la vieja Europa, no de nuestras pampas párvulas, ingenuas, supuestamente bárbaras.
Un 27 de diciembre abandonamos la más que cálida Buenos Aires rumbo a Madrid, una ciudad que nos recibiría envuelta en nieves, frío, humedad, capotes verde musgo, lluvias e indescifrables, amenazadores por cercanos a la vez que desconocidos, cielos color plomo.
Ni siquiera sabíamos que día estábamos atravesando: presente y futuro tenían la forma del avión que nos acercaba, entre rumores y turbulencias, a un paisaje novedoso y feliz, de paz y esperanza.
Recién comprendimos la importancia de la fecha cuando, poco antes de tocar tierra, la voz con acento español de una azafata nos comunicó que era 28 de diciembre, Día de los Inocentes.

35 años después me pregunto adónde la habremos dejado, si es que la hemos perdido o nos la han robado. 

A la inocencia, digo.

25 comentarios:

Antonio Tello dijo...

Querido Dante, quizás la sentencia que el tribunal federal de Córdoba condenando a cadena perpetua a Videla, Menéndez y otros secuaces te dé la respuesta.

Beatriz dijo...

Cinco días antes que tú, del mismo diciembre, del mismo año y de una tarde también con muchísimo calor yo también dejaba el mismo país. Sólo nos diferenciaba el destino final del viaje. Yo llegaba a un gélido París. El sentimiento quizás fuera también el mismo. Durante el viaje creía que todo lo mío venía conmigo en ese vuelo. Sólo me dí cuenta que no era así al aterrizar aquella noche en Orly-
Ahora regreso...sin inocencias.

un abrazo.

Bel M. dijo...

Dichosos vosotros que, al menos durante un tiempo, creisteis en la existencia de una Itaca. Nosotros también lo hicimos, también creíamos en esa Europa que sería después del dictador. Nos equivocamos los dos, como dice la canción.
De todos modos, querido Dante, te dejo un abrazo con el ferviente deseo de que el 2011 te sea propicio.

mi nombre es alma dijo...

Me pregunto si alguna vez nos han dejado ser inocentes.

Dante Bertini dijo...

Antonio:
no se si es la respuesta,
pero con toda seguridad es la alegría.

Naia dijo...

Creo que no dejamos de ser totalmente inocentes por mucho que pasen los años y tengamos experiencias que nos hacen madurar. Creo que seguimos teniendo esa chispita que nos mantiene expectantes en cualquier situación que vayamos a vivir.

Toda la felicidad, alegría y amor para ti y los tuyos siempre. Buena salida y entrada al 2011.

Un abrazo del alma
Naia

Dante Bertini dijo...

Beatriz:
un auto-engaño atribuible a vaya saber quién...
Éramos tan ciegos para algunas cosas que ahora, reviendo películas de otras épocas, me digo: ¿cómo podían gustarme estas calles cochambrosas, estos rincones sórdidos, estas situaciones tan alejadas de mi realidad?
Aprendiendo a vivir se va la vida.
Abrazos y feliz viaje.

Dante Bertini dijo...

Bel:
parece que lo humano es equivocarse, no acertar. Se llama a eso libre albedrío, cuando en realidad deberíamos decirle poca cabeza.
Espero con absoluta sinceridad que ese deseo de dicha sea compartible.
Un abrazo


Alma:
lo hemos sido sin permiso alguno; al menos de mi puedo asegurarlo.
Te saludo con el corazón.

Dante Bertini dijo...

Naia:
gracias por los deseos de felicidad y paz...los de la casa, cuatro ahora, te los retribuimos con creces...
Que la inocencia nos acompañe.

Noemí Pastor dijo...

No sé si te he contado que fue en América donde adquirí yo conciencia de ser europea. Y, fíjate qué cosa más tonta, me gusta serlo.

Dante Bertini dijo...

Noemí:
Borges dijo como una más de sus certeras boutades, que quizás sólo los argentinos, tan mixturados, podían considerarse europeos.
Los italianos eran italianos, los alemanes alemanes y los franceses franceses.
En medio de tantas batallas nacionales, eso suena a videncia o premonición.

Ariadna dijo...

La inocencia se quedó en el fondo de la mochila del colegio, en el bolsillo lleno de manchas de grasa del Baby del jardín de infancia.
Menos mal que a veces inesperadamente sopla un viento travieso y nos revuelve las ideas y los cabellos, de normal tan bien peinados, por un momento vuelven a su estado natural

Felicidades

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Un día peligroso para llegar a Madrid. Nosotros sustituimos la inocencia perdida por bromas malvadas.

:)

dante bertini dijo...

Ariadna:
a mí me duró algo más y a veces reaparece a ocupar un sitio privilegiado.
No se lo quito nunca.
Permanece, aunque más no sea como eco de la que fuera.

Felicidades para ti y gracias por la visita.

Mary Poppins dijo...

no me parece mal perder la inocencia, porque es propia de la ninez. Y yo no hubiera querido ser nina eternamente,

Lo importante seria aumentar la bondad con los anios.

Un beso como siempre

Dante Bertini dijo...

Fanma:
me preguntó por qué cosa extraña habré sustituído yo la mía...
Felicidades gatunas!


Marypop:
espero que no la hayas dejado en el Rivarola...o ahora andas por allí?
Besos

Lansky dijo...

Pues que vivan algunos tópicos: Feliz Año Nuevo, y que lo sea (nuevo) de veras, amigo.

Belnu dijo...

A veces yo añoro aquella inocencia, o mis sueños vagos pero intensos de los setenta. Sólo queda eso, el recuerdo que surge de pronto medio doloroso y medio feliz con algunas músicas.
Que el 2011 nos venga mejor pasado de lo que nos lo pintan...!

Stanley Kowalski dijo...

Querido Dante! Mil gracias por compartir este año conmigo. Para mi fue muy enriquecedor. Sos nun hombre con un altísimo nivel cultural, y aprendí mucho visitándote. Pero por sobre todas las cosas, sos un ser encantador!!

MUCHAS FELICIDADES Y QUE TENGAS UN 2011 SENSACIONAL!!

BESOTES Y HASTA EL AÑO QUE VIENE!!

carmen dijo...

Estupendo texto.Aprovecho el relato de tu llegada a este país para desearte que 2011 sea todo lo que tu deseas.
Gracias por todas tus palabras escritas en este estupendo,"cachito de pan".
Saludicos llenos de mis mejores deseos para ti y todos los tuyos.
Un gran achuchón a Federico.

Dante Bertini dijo...

Lansky:
brindo contigo por la novedad
gracias!!!
que así sea



Belnu por dos:
la música, un nombre, una calle cualquiera, un sueño: ellos están allí con cualquier excusa,
los recuerdos.
Que podamos vivir otras fantasías y lo hagamos felizmente.

Dante Bertini dijo...

Stanley K:
gracias por todo lo que dices.
Tú fuiste un buen encuentro, te lo aseguro.
¡Felicidades MAYÚSCULAS!
Y un abrazo, y dos.

Dante Bertini dijo...

Carmen,
no se si eres la de Ronda o la de Merimée, pero tus saludicos me gustan y tus deseos me llenan de felicidad.
Hasta el año que viene.

Gise =) dijo...

Vaya mira por donde me entere del dia en que viajaste para Europa... desde luego alla simepre nos vendiron que como en Europa no habia pero... Yo del 28 de diciembre lo unico que tengo de referencia es el dia del cumple de una compañera de colegio....
Besotes!!!!!

Dante Bertini dijo...

Gise:
comenzaron con los espejitos y siguieron con todo lo demás.
Algunos inocentes no despiertan nunca.
Besos de 2011