viernes, abril 08, 2011

Temblores Extraños


Me despierta un rayo de luz que entra sin ningún sigilo a través del estor opaco que cubre la ventana de mi dormitorio.
¡Qué silencio sepulcral!, me digo y enseguida deduzco que una nube tóxica acabó con casi toda la población del mundo. Extraña sensación: tal vez yo sea uno de los últimos supervivientes de mi especie.
"La tierra permanece, Maleville, Soy Leyenda..." susurro hacia mis adentros.
Lo hago para tomar conciencia de que el argumento que imagino está muy trillado y seguramente no volverá a repetirse una vez más teniéndome ahora como protagonista.
Tengo la boca seca y la lengua incómoda, molesto trapo húmedo arrumbado entre los dientes. Voy hacia la cocina y un estruendo ensordecedor me detiene a dos pasos de la entrada.
"Un misil ha caído sobre el techo del salón", pienso aterrorizado.
Debo haber perdido todos mis muebles, también mis objetos más queridos...¿Y mi gato? ¿Estará vivo mi gato?
Atento a los pensamientos de quien lo alimenta y mima, Federico maúlla una o dos veces sin demasiada convicción. Descansa estirado sobre uno de los sillones, aparentemente intactos, del salón cercano. El día está nublado y él preferiría seguir gozando de su lasitud adormecida sin preocuparse por nada más.
No he dormido bien y estoy muy sensible. Si no fuera así resultaría injustificable confundir el ruido molesto de una silla, arrastrada torpemente por la antipática vecina del piso superior, con el demoledor estruendo de una hecatombe bélica.
Preocupado por mis aprensiones injustificadas, me sirvo un poco de agua sin mirar siquiera lo que estoy haciendo. Cuando me llevo el vaso a la boca percibo un gusto amargo, ácido, inusual, desagradable.
"¡Dios! ¡Ya llegó hasta aquí la contaminación radioactiva de los japoneses!"
Al borde del vómito, enciendo la luz y compruebo que el vaso tenía algún residuo del limón exprimido que había calmado mi sed de la noche anterior. Roquefort y aguacate sobre rebanadas de pan integral, una cena que pretendió ser frugal sin llegar a serlo.
Levanto los restos del festín y arrojo a la basura el periódico del día anterior, abandonado como un acordeón sin música sobre la encimera de mármol blanco.
No debería leer ese tipo de cosas poco antes de acostarme.

Fotografía de Bruce LaBruce

13 comentarios:

Ātman dijo...

Me has hecho acordar aquella frase de Churchill que decía que en democracia cuando alguien llama a tu puerta a las seis de la mañana solo puede ser el lechero… Evidentemente, un concepto muy idílico si tenemos en cuenta los nuevos terrores de nuestra época. Pero tienes razón cuando terminas diciendo que no deberías tener esas lecturas antes de irte a dormir (porque creo que realmente vivimos en un mundo razonablemente seguro y confortable). Me ha encantado compartir tus momentos mañaneros y disfrutar de la forma que tienes para contarlo. Un saludo.

Belnu dijo...

En efecto, no deberías! Aunque te ha quedado muy bien el post (eso sí, la foto de tu Bruce LaBruce me ha dado un buen susto)

Dante Bertini dijo...

Átman:
un mundo seguro, confortable y plagado de amenazas que no siempre son misiles o toxicidades...
Soy alérgico a esta época maravillosa de mirlos y flores y brotes verdísimos que no son necesariamente de dinero me trae molestias de todo tipo, quizás de allí mis pesadillas catastróficas.
Te mando un abrazo agradecido por tu lectura atenta.

Dante Bertini dijo...

Belnu:
aunque no lo creas hubo un detalle que, con tanta sangre derramada, no había visto hasta colgarla.
Yo también me asusté.
Besos

Gise =) dijo...

Te habra caido mal el aguacate??? digo por despertar asi tan suceptible, cuando uno come pesado pasa a veces... La lecturas del periodico o ver el noticiero de noche antes de dormir tampoco ayudan a relajarnos.... espero que despues de semejante amancecer hayas tenido un dia maravilloso!!!! besotes!!!!
PD: la foto parece tomada de alguna escena de kill bill!!!!
TQM!!!!!

Dante Bertini dijo...

Gise:
nunca me cae mal la palta, muñeca madrugadora. Es sólo una fantasía sobre mis sentimientos actuales, con la primavera desbordando y yo en plan astenia hispana.
Canto por lo bajo "Mi Buenos Aires queridoooo", otoñal y lluvioso, conflictivo y caótico, pero haciendo pellizcos a mi corazón.
Te supongo preparando tu paseo a la playa: malla a rayas y sonrisa de júbilo.
Un abrazo y varios besos.

Las Horas dijo...

Veo la foto, leo el texto, llego al final y digo "Efectivamente es una foto sobre Bruce LaBruce" (que debo admitir no me encantan sus filmes)... ¿la diferencia? Dante querido, tú me haces tener más sentimientos encontrados con un breve relato nocturno que el postporn de LaBruce. Besos.

Vanina dijo...

A veces me haces asustar con tus fotografias.
Es verdad, Buenos Aires es hermoso en otoño. pero hoy lo cambiaria por España
Un abrazo!

Dante Bertini dijo...

Leonard Billy:
no te creas que yo no me asusto con una foto como esta. Pasa que me dejo llevar por el momento, por algo que llamaría "hallazgo subjetivo" y tiene que ver con las trouvailles de los surrealistas. La realidad me asusta aún más que este exceso de pintura roja.
Gracias y besos
Hay que seguir buscando

39escalones dijo...

Lo que yo llamo un plácido despertar, sí señor. Y menos mal que la noche anterior no viste la tele...
Abrazos.

Dante Bertini dijo...

Vanina:
yo también me asuste, no te preocupes, pero intento que el susto sea compartido y comentado, como en tu caso.
Te mando un abrazo extrañando ese lugar donde estás.

Dante Bertini dijo...

Alfredo:
la noche anterior vi An Education (por la tele) y tiene usted razón: deliciosa comedia con un final algo forzado. Carey Mulligan es toda una estrella.
Un abrazo

mi nombre es alma dijo...

Desasosegante y descorazonador (y por otra parte real) que todos nuestros movimientos, ruidos y acciones, nos hagan creer en la hecatombe.