martes, abril 26, 2011

Biutiful Barcelona


Oscura como pocas, la irónica, hiriente Belleza mestizada de González Iñárritu habla con los diversos idiomas de la tristeza, la desesperación y el desamparo. A pesar de su localización en escenarios reales de la actual Barcelona, ninguno de esos idiomas resulta ser el catalán. Quizás porque la sordidez de esos ámbitos, tan céntricos como cercanos, sirve de hábitat a la inmigración menos afortunada, provenga ésta de distintas comunidades españolas o de cualquier otro lugar del cada vez más estrecho mundo.
En estos auténticos infiernos sin posibilidad de escape, chinos, africanos, sudacas o españoles de las regiones menos afortunadas, se buscan la vida como pueden y se ganan la muerte con asombrosa facilidad.
Película multirracial, babélica, con imágenes y localizaciones pastosas que recuerdan la preciosista Happy Together (1997) de Wong Kar-Wai, su guión pertenece a dos argentinos: Nicolás Giacobone y Armando Bo -este último nieto homónimo del que fuera descubridor del más carnoso e internacional mito cinematográfico rioplatense, la siempre acosada, más que higiénica e hiper-turgente Isabel Sarli- mientras que la música, un solo de piano con notables reminiscencias "gymnopedianas", cargado de melancolía, pero despojado al mismo tiempo de la lúdica, casi burlona ligereza de Satie, fue compuesta por el también argentino Gustavo Santaolalla.
Junto a Javier Bardem, perfecto en su composición del desesperado, mediúmnico y terminal protagonista, aparece Maricel Alvárez, una actriz hasta ahora desconocida en España, aunque con una prolífica y premiada carrera teatral en Argentina. De rostro extraño, cuerpo espléndido, sensibilidad y soltura inquietantes, resulta un descubrimiento que, de permitirlo los tópicos estéticos y las frivolidades estelares, debería tener una carrera brillante en el mundo del cine.

-¿Cómo puede aclimatarse uno a esta nueva realidad, a este brutal trasplante?
La mujer, muy joven y con marcado acento chileno, hizo la pregunta al final de mi largo monólogo del martes 26 por la tarde en la Biblioteca Francesca Bonnemaison, a unos pasos del barroco Palau de la Música.
Por una casualidad que quizás no lo fuera tanto, yo había visto la noche anterior, a regañadientes y por pura curiosidad, Biutiful , así que todo lo referente a inmigraciones y exilios me encontraba particularmente sensible.
De haber estado solos, posiblemente mi contestación hubiera sido igual de imprecisa aunque más meditada. Le contesté que cada uno hace lo que puede, que no hay recetas únicas para una aclimatación que ni siquiera todas las plantas resisten, recordando esas centenarias palmeras que por pura ansiedad decorativa eran trasplantadas de su cálido lugar de origen a otro en el que ni siquiera reconocen el clima.
A mi lado, sentado en una silla similar a la mía, de alto respaldo y asiento forrado en pana roja, estaba Óscar Carreño, de la Direcció de Programes de Biblioteques de Barcelona, quien, arrebatada su palabra por mi incontenible verborragia, apenas había podido presentarme y hacer otra pregunta, en este caso introductoria, sobre mi llegada a la ciudad treinta años atrás.
Sucedió durante la segunda de las tres jornadas sobre Literatura Latinoamericana en Barcelona , donde por vaya a saber qué avatares, me ha tocado representar a los que huimos de esa sangrienta dictadura militar autodenominada "Proceso" para refugiarnos en una Barcelona de recién estrenada apertura democrática.
Nada más llegar al lugar del encuentro, Óscar Carreño me había sorprendido con una noticia amable: uno de mis poemas, fechado en 1999, cerraba, junto a un texto de Roberto Bolaños, los Trànsits (itinerarios dramático-musicales por espacios emblemáticos de la ciudad) dedicados esta vez a la presencia de los escritores latinoamericanos en Barcelona. Apenas pueda hacerlo, colgaré el poema en mi web de poesía para los que puedan estar interesados en leerla.
Doy gracias desde aquí a los que la eligieron. Quiero suponer que lo merezco.
Fotografía de Dante Bertini

22 comentarios:

Luz Martí dijo...

Espero el poema, Dante
beso y que tengas un maravilloso día

Dante Bertini dijo...

Luz:
ya lo tienes allí.
Retribuyo los buenos deseos.
Un beso y gracias

Las Horas dijo...

Querido Dante.

"Biutiful", cuando se estrenó en México, recibió muy malas críticas, consideré no verla, no tanto por la crítica, sino porque no estaba de buen ánimo, eso de estar triste y después visionar algo que posiblemente te sumerja más... pues ya no me va jajajaja antes lo hacía mucho, pero preferí dejar de lado mi vena masoquista. Ahora que paso unos meses en España... tampoco me apetece mucho... pero cuando regrese a mi tierra seguro la veré, sobre todo porque la has recomendado, además, adoré "Happy Together" (prácticamente todo lo que hace Wong Kar-Wai me conquista, amo, AMO con mayúsculas, "In the mood for love")

Saludos =) por cierto, aquí las horas pasan bien, mejor, tranquilas bajo el sol de Valencia.

Las Horas dijo...

pd: aclimatarse duele... a mí me ha dolido un poco, Europa no es lo que creía, al menos la pequeña parte que he visto. Y sí... te mereces el reconocimiento que te han hecho =), pero eso ya lo sabes ;)

Besos

Dante Bertini dijo...

Leonard por dos:
querido, recomiendo la película de forma tangencial porque es un plato difícil de digerir y no un manjar de gourmet, aunque para los amantes del cine tenga valores muy notables que se pueden disfrutar olvidándose de la "realidad" del asunto.
Hace tiempo que prefiero no masoquearme con el arte y esta había decidido no verla (nunca vi Amores perros para no soportar torturas de animales), pero llegó a casa y no puse reparos en hacerlo. No me arrepiento. ¿Pasas unos meses por aquí? Si vienes por Barcelona tomaremos un café? No toda Barcelona es como la de la película, por supuesto, quizás por eso tendemos a olvidar esa realidad evidente, bastante cercana.
Que disfrutes de la bella, anaranjada Valencia y gracias por visitar(me).
WK-W es un ser delicioso.

39escalones dijo...

La película me gustó sólo a medias. Avanza como un caracol por su sordidez voluntariamente recargada. Eso sí, las interpretaciones, incluida Maricel, me parecen espléndidas.
Abrazos.

Noemí Pastor dijo...

Algún día asistiré a uno de esos bolos tuyos, dicho sea lo de bolo con el mayor respeto. Creo que sí: avisada con tiempo y si el trabajo no me lo impide.
La peli se me cayó de la cartelera antes de que me decidiera a ir a verla, un poco sobrecogida por lo que me contaban de ella.
Abrazos primaverales.

Belnu dijo...

Por lo menos, tus poemas lo merecen!!! :-)
Y a mí que me daba pereza ver esa peli, pero qué bonito y bien escrito tu post, casi me dan ganas de ir corriendo a por ella...

Dante Bertini dijo...

Alfredo,
yo tardé en verla, alejado por el dramatismo que supuse apenar ver el tráiler. Es cierto que no hay un momento mínimo de respiro entre tanta desdicha, pero la vida en esos barrios carece de oxígeno, te lo aseguro.
Un abrazo, y dos

Dante Bertini dijo...

Noemí:
son bolos sí, bien teatreros; al menos a mi me gusta verlos como tales. Hay un proscenio y hay público y se trata de interpretar lo mejor posible lo que tratan de transmitir nuestras palabras escritas.
Me gustaría tenerte entre el público. También podría ir yo hasta tu bello pueblo a hacerlo, ya me gustaría.
¡Rosas y jazmines!

Dante Bertini dijo...

Belnu:
no es para verla en momentos bajos, aunque tal vez sí. Con vidas como estas uno se ve obligado a sentirse más que privilegiado.
Deberías tener una editorial: correría a llevarte mis escritos.

Antonio Tello dijo...

"Cómo aclimatarse a esta realidad" se pregunta y si no sabes responder no sobrevives.
¿Así que una jornada sobre Literatura latinaomericana en BCN y yo sin enterarme? ¿Será que no soy poeta latinoamericano ni vivo en BCN? ¿O será que no me entero simplemente?
Un abrazo, querido Dante.

Dante Bertini dijo...

Tello:
estas jornadas están organizadas por las Bibliotecas y conmemoran los 100 años de Casa América.
Me invitaron hace bastante tiempo y no sabría darte porqués.
Supongo que esta vez nos tocó a algunos que otras veces no fuimos convocados.
Fue muy agradable. Abrazos.

ANDREA VAINSTEIN dijo...

ME GUSTÓ EL POEMA. ES REALMENTE EL DÍA DE TU CUMPLEAÑOS?

Dante Bertini dijo...

AV:

si te metes en face verás que sí.

carmen dijo...

Precioso poema.
¡Ya lo creo que se lo merece haber sido elegido!
Sludicos.

Dante Bertini dijo...

Carmen:
gracias.
Abracicos (¿se dice así?)

...y yo durmiendo. dijo...

Yo también espero algún día asistir a alguno de tus "bolos", como dice Noemí.
Vi Biutiful cuando la estrenaron y todavía no entiendo por qué la crítica no ponderó más el trabajo (espléndido) de la actriz co-protagonista.
Después me paso por tu Amorimas.
Un abrazo, Dante.

Dante Bertini dijo...

ESTIMADO DORMILÓN:
me gustaría verte entre el público, aunque como nos nos conocemos estaría mejor que te acercaras a decirme quién eres.
Lo de la actriz puede tener la misma raíz de mi post, de Biutiful, de la vida miserable que vivimos, no dejando espacio a los que, tal vez, podrían hacer sombra.
Un abrazo

mi nombre es alma dijo...

La verdad es que he recorrido el camino inverso y vendo de leer tu poema en AMORIMAS.

En cuanto a la película, como apunta algún otro comentarista, me da algo de reparo ir a verla precisamente por no estar preparada animicamente. Hay películas que requieren un precalentamiento previo.

carmen dijo...

Se dice,se escribe y se dan .
Saludicos.

Dante Bertini dijo...

Alma:
un camino propio, como siempre.
Yo la vi casi por obligación y sin estar muy prepaparado. Es dura, vale la pena (nunca mejor dicho) pero no estamos obligados.


Carmen:
pues entonces los reitero.