martes, mayo 15, 2012

Salud y enfermedad


Escucho radio por la noche, desde la cama y con intención de dormir. Alguien dice: "Hay que tener cuidado con la gripe" y el tipo que lleva el programa le pregunta: "¿Con la gripe? ¿Qué gripe?"  "No importa cuál", dice el otro, y yo, que empezaba a dormirme, vuelvo a despertar para saber si debo o no debo preocuparme por el asunto.
¿Hipocondríaco? Tal vez. Me dan igual las definiciones que pretenden hacernos un ser más comprensible y cercano, minimizando nuestras innumerables, casi infinitas, posibilidades neuróticas. Solo sé que salgo con extrema lentitud de un malestar general que duró más de una semana y al que dos médicos distintos, uno varón, el otro fémina, no supieron dar un nombre aceptable, aunque sí un buen montón de remedios distintos.
"Esta gripe", dice, repite en realidad, el tipo sin nombre, "puede matar al 80 por ciento de la población mundial." Creo que mis pesadillas, recurrentes, casi amigas, son más soportables que otro anuncio de pandemia aniquiladora al que nadie, ni los gobiernos, ni los laboratorios, podrían poner freno. Según el tipo anónimo, esa voz sin nombre de la radio, porque serían precisamente ellos, gobiernos y laboratorios, los creadores del virus asesino. "Sobra gente en el mundo, somos demasiados. No hay ni habrá solución para esta crisis", alcanza a decir El que anuncia un cataclismo, poco antes de que la conexión comience a hacer ruidos extraños, una estridente sinfonía dodecafónica de pitos y silbidos, hasta terminar cortándose.
"Deben ser los marcianos, deben ser", decía un cómico radial argentino de hace un montón de años cada vez que no podía dar respuesta a los embrollos en los que se veía envuelto. Al poco tiempo media Argentina repetiría la frase, en un intento más que vano de culpar a los selenitas por todo lo que sufríamos entonces -y ni siquiera sospechábamos que llegaríamos a sufrir un tiempo después- por culpa de unos personajes siniestros, muchos de ellos asesinos uniformados; muy marciales, que no marcianos.
Me dormí, por supuesto, y también por supuesto, tuve pesadillas, si bien no puedo echarle la culpa de ellas al oyente apocalíptico. Suelo tenerlas, así me haya dormido con una exaltada cantata de Bach o un romántico preludio de Chopin. Como algunos dicen que los sueños son compensatorios, me consuelo pensando que mi vigilia debe ser demasiado ordenada y volátil y necesita, como contrapeso, esos interminables vagabundeos al borde mismo de la catástrofe.
Hoy a la mañana y también por la radio, anuncian que, según informes de la comunidad europea, de seguir alargándose nuestras vidas no se podrá asegurar el mantenimiento de la salud pública.
¿Habrá que tener cuidado con la gripe?


(foto Bertini.BCN.012. El 15 M: Pegatina de la última convocatoria.)

21 comentarios:

Ātman dijo...

Yo diría que tus problemas no tienen nada que ver con la salud, ya que siendo una persona hipocondríaca, no sería apropiado que el inconsciente te siguiera mandando mensajes de alarma. Por lo que tengo entendido los sueños procuran ajustar nuestros desequilibrios de tal forma que se tienen pesadillas cuando uno es demasiado confiado y no se da cuenta de algún peligro, con frecuencia, alguna actitud perniciosa que deberíamos cambiar… o no (eso depende de la intensidad con la que los sueños desaprueben nuestra forma de estar en el mundo). Yo creo que usted se la pasa buscando como gozar cada vez más y mejor, y que su inconsciente es un poco cascarrabias.

Bueno, lo siento, señor Bertini… el tiempo se ha acabado, y si es de su agrado, seguiremos en una próxima sesión.

Mi psicoanalista te da la mano y yo un fuerte abrazo.

Dante Bertini dijo...

Atman:
mira, hoy mismo despedía a una blogger que decidió cerrar su página después de siete años de posteo por falta de interés ajeno. Dice, con acierto, que face y twitter acabaron con los blogs, a lo que yo le respondía que pensaba estar aquí mientras alguien se moleste en visitarme.
Estás tú, por lo visto, que además me haces de analista sin cobrarme un duro...¿o acaso me llegará una factura en cualquier momento?
Mi pesasueño recurrente me encuentra en un lugar semi-desconocido y en el que no se muy bien qué estoy haciendo. No hay monstruos ni cosas más raras, pero basta para que me despierte inquieto. Tratándose de un inmigrante hijo de inmigrantes, no se si debería preocuparme, cosa que no hago, o seguir como hasta ahora, sabiendo que está allí y no me muerde.

Gracias por la visita. Nunca había tenido un psi a domicilio.
Abrazos

39escalones dijo...

Siempre hay una gripe a punto para que los poderosos inoculen en la población el miedo suficiente para que tolere la toma de decisiones contra sus intereses que en situaciones de reposo (democrático) jamás consentiría que se tomaran. El miedo vende.
Abrazos griposos.

Dante Bertini dijo...

39 escalones:
por suerte existen también los antigripales y estos abrazos griposos e infaltables que ayudan a superar según qué trances.

Un abrazo sin virus para ti, Alfredo

Ātman dijo...

Creo que publicar en Facebook o Twitter es como publicar un anuncio en prensa, pero ser bloguero, es ser el redactor jefe. Puede ser verdad que no te motive no tener comentarios, pero visitas, hasta yo, que soy un recién llegado y un don nadie, tengo a montones. Hace poco escribí algo sobre París y coloqué una foto de la Wikipedia, libre de copyright, sobre la Exposición Universal de París. Desde entonces he recibido un aluvión de visitas, pues comprobé que poniendo en Google “París” o “fotos de París” sale dicha foto y por ende mi página. Estos visitantes no llegan por error al post, y aunque no comentan, algunos sé que abren todos los enlaces, lo que me hace suponer y me enorgullece que lo lean con interés.

Dante Bertini dijo...

Atman:
creo que seguiría escribiendo estas notas en un diario íntimo, sin comentarios ni visitas ajenas, pero colgarlo, si no los hubiera, ¿qué sentido tendría? ¿El de una improbable inmortalidad? Tal vez no sea tan descabellado pensarlo así.
El marcador de visitas sigue subiendo, y yo, aunque con momentos de perezosa molicie, sigo escribiendo posts. Abrazo

Diana H. dijo...

Me recordás la gripe porcina tan promocionada hace un par de años en la Argentina que llegó a adelantar el receso escolar invernal un par de semanas, con lo cual como docente, me vi beneficiada. Acá hubo una paranoia que hacía deambular a la gente con barbijos que se convirtieron en objeto preciado y triplicaron su precio, y agotó todas las reservas de alcohol en gel de las farmacias. Qué locura. Nada justificaba tanto alboroto.
Espero que las gripes de diversa índole amainen por allá. Creo que Beatriz te comentó de mi visita. Acá voy tratando de solucionar temas referidos a eso...
No.No es un adiós de cierre. Mi adiós es un puñado de frases sueltas que a veces borroneo para justificar la existencia del blog, que no me conforman pero por lo menos están ahí.
Los placeres del blog me los da mucho más la gente que he conocido.
Un abrazo fuerte, fuerte.

Dante Bertini dijo...

DIANA:
HOLA!
Ya me enteré, pos supuesto, de tu visita a Barcelona... Una alegre noticia. Yo suponía que por esas fechas estaría instalado allí, pero todo se alarga y no puedo decir si llegaré algún día o sólo será una idea más, descartada por las circunstancias más o menos adversas.
Supimos ya antes de esta gripe asesina, vendida, parece, por alguna multinacional interesada en ganar dinero con todo eso que allí se agotó. Aquí pasó con tan poca pena como gloria. Que siga así.
Me alegra que no digas adiós sino ¡hola!.
Y te esperamos.
Abrazos

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

Dante,sepa disculparme, lo sigo,pues me gusta su manera de expresar, desde adentro,siempre!!!
muchas gracias!
lidia-la escriba


blog actualizado,no importa mucho

Dante Bertini dijo...

Lidia:
¿qué me dices? ¿Disculparte por intervenir o por no intervenir habitualmente? Para mí es una alegría que me sigas: da algún sentido a lo que escribo, y que comentes me da la seguridad de que estás allí, en la otra punta de la madeja, enredándote conmigo.
Un abrazo y bienvenida, como siempre.

Andrés Pinotti dijo...

Lo tuyo, Dante, es gripe A.

(intuyo vas a entender el sarcasmo)

saludos.

Dante Bertini dijo...

Andrés:
entiendo, por supuesto, pero, ¿qué puedo hacer? Mi inconsciente no conoce el remedio.

Un abrazo

Gise =) dijo...

Ese señor anonimo que oias seguro era del gobierno o alguien mandado por esos montruos, no los que te persiguen en tus sueños, para que la poblacion este al borde del panico siempre, y asi tenernos preocupados por algo que no sea la crisis de la cual son responsables... Si recuerda el año de la gripe A... ;-))) Mil besos sanadores y quita pesadillas!!!!!

Dante Bertini dijo...

Gise:
no todo es miedo creado por el poder...mi alergia, ahora se que lo es, no cede totalmente.
Voy haciendo, aunque con mucho esfuerzo, y la afonía no me abandona (¡al fin! dirán muchos)
Besos y abracicos
Gracias por las ondas de amor

Anónimo dijo...

hola, me preocupo un poquito estas major...?
el DR.

Anónimo dijo...

majo, bueno siempre lo fuiste...
quise decir mejor
Daniel...

Dante Bertini dijo...

Daniel,
querido, se entendía bien, pero tampoco cae mal un piropo.
Dicen Bronquitis y como tal me medican. No la paso muy bien, en verdad. Es largo y molesto.
Abrazos
Todo bien?

Anónimo dijo...

Mi querido de tantos años...
Espero desde el fondo de mi corazon
que estas molestias que te molestan, se vuelen como maripositas mal venidas, desde aqui les tiro un buen soplooo...
se fueron...?
ALERGIA A ALGO O A ALGUIEN O A ALGUNA REPRESENTACION MENTAL...NO TE DIGO QUE HAGAS EL GRITO "PRIMAL"
pero vomita, de la manera que se represente esa mierda que te carcome...como siempre fuiste adepto a amores que en algun momento se te terminan...no te habra quedado alguna espina clavada
en la garganta y pecho y no la ves...muy atrevido en mis consejos pero asi me salio espontaneamente...
Un abrazo suave y fuerte como con un pañuelo de seda...que se presta a todo, de lo suave a lo atroz.
el DR.

Dante Bertini dijo...

DR,
es gracioso, y creo que nunca lo había notado, que tus iniciales son las mismas del apócope de doctor...siendo que me deseas buena salud, me encuentro realmente encantado.
"De cada amor que tuve tengo espinas", podría cambiarse el tango célebre. Puede ser, pero no son inconscientes.
Gracias por ese abrazo sedoso tan necesario, Daniel.

Y recibo con las ventanas abiertas tus soplos y tus mariposas.

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

paso a agradecerle,por supuesto que haya comentado en mi blog,me siento privilegiada,y a veces no!
un saludo
lidia-la escriba


blog actual

Dante Bertini dijo...

Lidia:
ahora agradezco yo, ¿te parece?

un abrazo
pasaré a leerte