jueves, marzo 08, 2007

"la voluntad de crear














es la misma de sobrevivir." La frase está escrita sobre un falso muro de la Pedrera, en la misma sala donde se "expone" La música en los campos. Si este título ha evocado en ustedes imágenes idílicas, amplios prados de avena, trigo, margaritas o cebada, despejen la mente y revisen el concepto. Estos campos, de estar sembrados, lo estuvieron de sangre, lágrimas, sufrimiento, desesperación, cadáveres. Si os cuesta mucho borrar de un plumazo toda la imagen anterior, podéis conservar los alambres de púa, quizás también unas altas chimeneas de ladrillo echando humo.

Esta mañana las salas de exposición de La música y el III Reich estaban llenas de señores y señoras septuagenarias. Ellas -y no me equivoco: lo hacían varias a la vez- cantaban siguiendo la música que oían por los auriculares. En una pantalla, ajena a los carteles que prohibían bailar, una Dietrich poco azul y nada angélica mostraba las piernas, atormentando para toda la eternidad al rubicundo y sudoroso profesor Emil Jannings.
Por algún rincón se podía escuchar también la música de Richard Wagner, sólida y brillante como el bronce que usaron para retratar su imponente cabeza.
"Música degenerada, arte degenerado", palabras críticas usadas más que ligeramente por críticos que desconocen el profundo valor de la palabra.
¿Devolvemos la censura, rebotamos todo aquel oprobio? ¿Encerramos en campos de exterminio la prodigiosa música de este hombre equivocado? ¿Destruímos sus invenciones, las lanzamos a los mismos hornos crematorios?
(photo : dante bertini)

5 comentarios:

Fanmakimaki dijo...

tuve la oportunidad de leer "Arbeit macht frei" ( no se si mi alemán es correcto) en la entrada de Dachau en Munich. No puedo transmitir lo que sentí.

Escuché un fragmento de Wagner en Le teatro Tchaikowsky de Msoscú. Tampoco puedo describir lo que senti.

Paz dijo...

Ufff el sentido es mucho , la conmoción no es mas que el cóctel del impacto .

Paz/

círculo.SURTE dijo...

Invitado a pasar.

Opine en nuestro sitio.

Lea, discuta, alegue, reclame, hágase parte.

Le estamos esperando.


Círculo Surte

turista ocasional dijo...

paz, gracias, y fanmakimaki también, devolviéndome a mi situación real de consumidor de productos enlatados; no siempre ha sido así: alguna vez escuché música en directo y ví maravillosos espectáculos, sky lines de película sin celuloide de por medio, pero no hubiera ido a dachau -me basta con el horror que imagino- y, cada día más, prefiero moverme por los terrenos pantanosos que conozco un poquito...

Liliana dijo...

El horror mancha lo que toca. La música de Wagner es sublime. Pero para darse cuenta hay que sacarla del entorno horroroso que la explotó.