viernes, marzo 23, 2007

club de lectura

te invitan a hablar de un libro que ya creías muerto (con catorce años de nada: un adolescente apenas)...
te invitan a hablar de erotismo, el tuyo finalmente, a una biblioteca popular...
te invitan sin explicarte demasiado, y tú piensas: igual me tiran piedras (mi costado melodramático, operístico, mi cincuenta por ciento italiano)...
aceptas porque pretendes vivir de lo que haces, te gusta el contacto con la gente, y es tu forma, doméstica y urbana, de ser aventurero...
decides que no vas a prepararte; para qué, si sólo se trata, supones, de contestar preguntas...
llegas a las seis y media porque el evento está anunciado a las siete y quieres conocer el terreno en el que habrás de moverte...
te encuentras con un lugar vacío, un tipo con la cabeza rasurada que te ladra como si fuerais perros: uno de gran tamaño, él, y tú, uno faldero...
cuando finalmente deja de ladrar consigues sacarle la información que necesitas: "la biblioteca está en el tercer piso, subiendo a mano izquierda".
sin decirle gracias (no las merece) subes hasta allí con un ascensor sonoro: canta su canción quejosa con voz de coplera antigua...
allí está finalmente tu terreno: centenares de libros en las que supones muy bien ordenadas estanterías, y además, al alcance de tus ojos, dándote una sonriente bienvenida, la cubierta que alguna vez contuvo Serenata Argentina, ese estrafalario film que en 1940 lanzó al estrellato a Carmen Miranda, la brasileña de los tocados frutales en plan castellet de dotze...
dos horas de hablar-dialogar sobre mi libro, y desde allí sobre la vida misma...
un grupo de personas que usaban el bilingüismo sin prejuicios ni exclusiones ante un autor fascinado porque aquellos, sus momentáneos lectores, habían ocupado un mes de su tiempo en leer -y discutir, desmenuzar, digerir- lo que él había escrito un montón de años antes...
Me fui de allí contento, llevándome como regalo de la sonriente bibliotecaria la cubierta de la película seudo-argentina con Betty Grable y la Carmen Miranda. El recuerdo de un momento especialmente agradable.
Y hasta el día de hoy, hasta este mismo momento, no he encontrado ninguna razón valedera para arrojarme desde la cúspide de mi ego.
BSO : Les pêcheurs de perles, de Bizet / ilustración : birlada (?)

11 comentarios:

Fafner dijo...

Y por qué habrías de tirarte? Por lo del chiste aquel tan pedante como aquello sobre lo que pretende bromear? Ladran Sancho, etc. etc.

Fanmakimaki dijo...

Pues es etupendo encontrarte con gente que ha analizado tu trabajo y que disfruta haciéndolo.

Anónimo dijo...

no soy anónimo en verdad, pero sabes que me molesta estar dándole datos a la puta máquina
qué bien que escribas, chachi, qué feliz me haces
no pares, no pares, no pares (espero mucho de tí)
Betty
Alfred te manda muchos abrazos

Julián dijo...

hola, quería decirte que mandé un email al canal de la ciudad para ver si podía conseguir copia de la entrevista a Felisa Pinto. No recibí respuesta y aquí, por ahora, se acaban mis posibilidades. Si se me ocurre alguna otra manera, te aviso. un abrazo, J.

el que suscribe dijo...

gracias tres veces, julián...

estrada & Rôo dijo...

Pos mira sí. Pocas cosas más bonitas quescribir. Si lo sabremos...;-) bso bso.

zbelnu dijo...

Pues sí, esas cosas alegran y restauran, ¿por qué no? Ahora yo, por ejemplo, necesitaría una tarde así, de vez en cuando un lector tardío me escribe o me dice y me alegra también...

la muniequera dijo...

no te tires que vas a dejar todo lleno de miguitas!

(quiero ver esa peli con la miranda!)

*AntagoniSta* dijo...

Hermoso momento de recuerdo inolvidable, sin dudas! me uno a la sensación, y a las texturas de tus letras.
Que viva tu arte!!
Un besote y mil más.

Liliana dijo...

Debe ser raro reencontrarse con las ideas de un libro del pasado, revivido por lectores actuales. Debe ser raro... pero también debe ser lindo.
Un saludo.

dédé dijo...

me encanta leerte porque oigo tu voz tan precisamente!
aqui en Francia ya se conocia la manera de hablar de si mismo a la tercera persona pero tu acabas de inventar la de hablar de si mismo a la segunda persona!! eres lo mas cachito!
traduci el texto a Mr X y nos reiamos (con cariño) de verte tan descaradamente dantesco!
mil besos de los 2