domingo, octubre 26, 2008

con los pájaros volados

Anoche fuimos al cine con el canario alemán. Digo fuimos porque también estaba Giosafat, el divino palermitano. Algo apático, dejando que los ojos se me escapen como perros hambrientos tras las tapas, bocadillos, espaguetis, pizzas y demás delicias culinarias de la comida rápida con disgestión lenta, pedruzcos que la demoníaca serpiente de la tentación va poniendo en mi camino para que recaiga, humano al fin, en otro pecado nada original, el de la gula, me sumergí en el cine Alexandra, delicioso local de mi barrio que conserva además de su monárquico nombre, algunos gratificantes toques de distinción muy propios de las salas cinematográficas de otra época. Habíamos optado por una película argentina de estreno muy reciente: El nido vacío. Casi podría asegurar que la idea fue del canario, muy afecto a los vuelos transnacionales con el consiguiente abandono esporádico de las mullidas comodidades hogareñas. La película nos gustó a los tres. La recomiendo. Como siempre, estoy en total desacuerdo con el crítico del diario El País, que, según me comentó nuestro canario amigo, la encontraba excedida de diálogos. Un hombre con tantos años de carrera no debería asombrarse ante algo tan obvio. ¿Es que acaso se podría decir que las películas japonesas están sobrecargadas de ojos rasgados o que las de Tarantino se extralimitan con las salpicaduras de sangre? No voy a entrar en detalles. La Gran Crisis me ha quitado las ganas de explayarme. Para qué hacerlo: ya se encargan los políticos y periodistas de explicarnos lo inexplicable. Unido a ello, la dieta proteínica del doctor Carlos me obliga a gastar las pocas energías que me quedan en reprimir las ganas de arrebatarle el bocata a todo turista comilón que se me cruza por la calle.
Probablemente esta película no pasará a la Historia del Cine, a pesar de que en sus volúmenes bien nutridos están algunos filmes más que discutibles y faltan otros cuantos que llevo atados a mi vida como si fueran anécdotas propias, de esas absolutamente imposibles de olvidar. En El nido vacío hay buenos actores, diálogos brillantes, una idea sencilla y al mismo tiempo original, más un plus de sorpresas tan inesperadas como gratificantes. Se centra en un maduro escritor en panne y sus relaciones con la difusa, variable y subjetiva realidad. No les cuento más. Creo que se pueden gastar en ella siete euros, sobre todo teniendo en cuenta que posiblemente mañana tengan aún menos valor que hoy.
Posdata : quisiera flotar en el mar Muerto estando vivo. Un rato nada más, y después volver a casa.

29 comentarios:

Miroslav Panciutti dijo...

Me has provocado la carcajada con eso de que has de dedicar las pocas energías que te quedan a reprimir las ganas de arrebatar bocatas; me he reído y, al mismo tiempo, me he dado por avisado, pues decididamente he de plantearme en breve ir a un dietista e intentar quitarme los ocho o nueve kilos que me sobran. En cuanto a la película, era una que me había apuntado mentalmente, especialmente por la presencia de Cecilia, aparte de que el cine argentino suele agradarme. Pero últimamente apenas paso de eso, de apuntar mentalmente pelis que me gustaría ir a ver porque no tengo tiempo pa'ná. Me toca sufrir aún un par de mesecitos, como mínimo.

Gise =) dijo...

Hay corazón el tema de las tentaciones cuando uno hace dieta es infernal!!!! te dan ganas de comer todo aunque no nos guste solo por el hecho de tenrlo prohibido...
Vi el trailer de la peli y parece interesante, ademas ellos dos em encantan como trabajan, la Roth es genial y el sindrome del nido vacio es algo que mis viejos han vivido de cerca por eso me interesa tambien el tema...
Cuidate mucho y no sufras con al dieta...
Te dejo un besote y nos vemos cuando vuelva de Alicante...aunque antes te llamo ehhh!!!!
Besotes!!!!!!

Idea dijo...

Cacho, Daniel Burman ha sabido explorar en sus inquietudes para profundizar en las relaciones humanas y reflejarlo en sus películas, creo, es un buen exponente del cine posible fuera de la meca. Aún no la he visto, está en la lista de pendientes.
Beso

Noemí Pastor dijo...

¡A quién se le ocurre decir que una película argentina tiene demasiados diálogos!? Este hombre no habría contratado a Woody Allen como guionista.

cacho de pan dijo...

Miroslav:
me place hacer reír a la gente; es una de mis debilidades. Veo las cosas de esa forma y no puedo ni quiero evitarlo. Lo de los kilos son un engorro y quitárselos de encima una tarea complicada. Hoy, con cuatro y medio menos (necesito quitar diez y no soy gordo) me siento bastante más ligero, como es lógico. Suerte!

Gise:
cariño, siempre al pie del cañón...serás tan fiel en todo?
Un beso y feliz tiísmo. Espero ese llamado.

Dante de aquí dijo...

Idea, Noemí:
el canario alemán ha creado un blog que se llama Insoportantes...este señor de las críticas cinematográficas es uno de esos.
Besotes

Gise =) dijo...

Cariño cuando la gente me interesa no sabes lo fiel que puedo llegar a ser...
Lo del canario aleman va por tu tocayo?
Me alegro por ese cuarto menos, en cualquier momento te veremos etereo, volando por Enrique Granados y aterrizando en el Flamant...
Besitos!!!!!

cacho de pan dijo...

Gise, curiosa, anoto tu declaración de fidelidad.
No es Dan, no; es un canario de Canarias.

elita dijo...

Tomo nota, Dante. Ayer estuvimos dudando entre ésta o la del pijama. Finalmente, tras un fin de semana de no parar, nos quedamos en casa. Queda pendiente. La del pijama prefiero dejarla para cuando me lea el libro.

Luc dijo...

Interesante crítica, ya me la habían nombrado pero no me llamó la atención. Ahora sí tengo ganas de verla.
Gracias por los consejos en mi último post. Estoy buscando el CD.

Abrazo

cacho de pan dijo...

elita:
aún antes de ponerme ese pijama, doy por verdadero que esta deber ser menos depresiva. Es más: resulta optimnista y vital.

Inma dijo...

Bueno, está claro que uno no debe fiarse de esos listados "oficiales" de películas imprescindibles, o que pasarán a la historia.
Como cualquier creación artística, lo sublime para uno es abominable para otro, todo se enreda con la subjetividad y con el estado de ánimo, con la sensibilidad propia para estar abierto a recibir productos que toquen alguna fibra interior.
Me gustan las historias sencillas, humanas, las que logran que te sientas reflejado, sin tener que echar mano de megatragedias al estilo El niño del pijama blablabla. Seguramente veré ambas, pero me resultará más cercana la que trata el dolor "de diario", será porque he leído demasiado sobre los acontecimientos que rodean a la Segunda Guerra Mundial y he acabado por verlos con ojo distante y frío, o mejor dicho bien pertrechada para que no me afecte su brutalidad, que es incuestionable.
No hace falta que te disculpes por tu falta de tiempo, nadie ha de estar obligado a contestar, estar al día de publicaciones ajenas y demás. Sino esto más que un entretenimiento acaba por convertirse en una pesada rutina.
Saludos!

Mary Poppins dijo...

Pues ire!!!

A mi tambien me dio gracia lo del robo "gastronomico" a los turistas. Es que lo suyo es el "cacho de pan"

Que dificil ser turista, no?
Un beso, y a ver, cuente que comio hoy?

Las3Musas dijo...

sobre la dieta: a comer (sano), que se acaba el mundo! Si uno engulle -dicen- se acaba más rápido (es un mero detallle técnico)

sobre la peli: iré a verla.

sobre los diálogos: ¿? se podría hablar en Casa Blanca de "exceso de piano" ¡yo también quiero que me paguen por hacer callar a los cineastas! qué chollo, no?

;)
bsos
musa

cacho de pan dijo...

Luc,
he comprobado que las pelis argentinas son vistas de distinta manera en su país de origen...espero te guste.
Abrazos

el objeto a dijo...

bonita crónica trenzada, as usual, sigo pensando que la versión castellana del Vanity Fair debería contar con tus palabras...

a mi el Alexandra me encanta, lástima que no pongan el resto de películas en V.O, pero mi padre va a la sesión matinal y te regalan café y cruasan (ya sé que ahora no es momento de esos excesos;-)

los críticos de cine han dejado de escribir para el espectador, me pregunto para quién escriben, quizá es un acto reflexivo, sólo para ellos mismos

me ha gustado tu foto de la gran crisis,

besos

cacho de pan dijo...

Mary: hoy comí poco porque tuve mucho trabajo y yoga... a la noche me esperan merluza y verduras
hervidas, ¡una joya!
Besos

3musas: yo también querría que me pagaran por ser arbitrario y tonto, como a él, pero todavía no lo consigo.
Cómo están las musas respecto al apocalipsis now?
Yo no pienso perderme el espectáculo. 3 besos 3

cacho de pan dijo...

¡Inma! te habías quedado por atrás y casi te me traspapelas.
Pensamos lo mismo sobre estas cosas de los intocables, así que gocemos cada cual de los que nos apetece y no molestemos a los prójimos con gustos diferentes. Y que ellos nos dejen a en paz a nosotros, por supuesto.
Yo no pude ver El pianista y tampoco veré El pijama rayado tan de moda. Toda mi juventud temprana la castigué con Noches y Nieblas de distintos cineastas y literatos. Planto aquí. Que lo vean los que todavía no saben qué pasó allí o necesitan que se lo recuerden una vez más.
Me voy a mi merluza. Necesito comer algo sólido. Un abrazo

cacho de pan dijo...

Vanessa!
La llamé ayer para tomar algo con usted al sol. Finalmente repetí Rodchénko y después me encontré con amigos.
Los críticos escriben para las distribuidoras, según me parece, o para los directores de los periódicos. Y temen perder su puesto.
Alexandra es muy bonito, principesco, y yo tampoco entiendo esa negación al subtítulo cuando estoy convencido de que tendrían mucho más público con ellos.

No quieres ser mi representante?
Ya me vendría bien alguien como tú para conseguirme una columna en Vanity. bessos

ALMA dijo...

Algunos críticos, frente a una película, solo ven lo que quieren ver y no lo que la película les ofrece, tanto para una buena, como para una no tan buena crítica.
Y medir la bondad de una película por la excesiva cantidad de diálogos, me parece tan poco acertado como rechazarla porque carece de ellos, como es el caso de algunas películas coreanas.

Un saludo

P.D. me hubiera encantado verte robándole el bocata a algún turista- lo de la dieta da para un buen guión cinematográfico, con o sin diálogos.

el nombre... dijo...

Luego leo el post, vine, porque yo estoy con toda la pajarera volada, de un humor que me lleva el viento, y me dió cosita ver ese título...

Sobre la peli, leo un día que tenga algún pájaro en su lugar....

Besos

cacho de pan dijo...

Alma de mi alma:
no tuve suficiente coraje, así que seguí con hambre hasta hoy, cuando el médico se apiadó de mí y me permitió unir algunos alimentos más a mi lista de posibles.
GRacias por la idea. Si no fuera tan perezoso me pondría ya manos a la obra. Aunque tal vez...

39escalones dijo...

Cecilia Roth siempre ha sido de mis favoritas, en películas buenas, malas, regulares, o incluso sin que haga nada. Cualquier película en la que aparezca vale la pena ya solo por eso.
Saludos.

cacho de pan dijo...

el nombre: hay tanta gente, somos tantos los que andamos con los pajaros volados, que pronto esto se convertirá en una película de Hitchcock. Que vuelvan a su jaula... o que sigan libres pero felices.

Margot dijo...

Si no se me cruza otra peli en el camino, este sábado la veré. Me gusta la Roth, me convence siempre. Y el cine argentino, cuando no se enreda en exceso en sí mismo, también.

Beso!

(He vuelto pero de a poquitos... sigo liada. Y que conste que te leí durante este tiempo, eim?)

Las3Musas dijo...

todavía no han podido acabar con nosotras :)

de todas formas te adelanto que 3musas cumplirá su ciclo en breve (voy por el post 98) y quedará concluido. dentro de poco arranco con un nuevo espacio

;)

cacho de pan dijo...

dos admiradores de la Roth, cómo debe estar su ego!
Margot:
está bien tenerte por aquí y por el blog, aunque supongo que tendrás otros intereses mayores.

39E:
nombro a Hitchcock y apareces tú. El poder del nombre. Ya dirás qué te pareció cuando la veas. Un abrazo.

Walter L. Doti dijo...

Si Cacho la aprueba, yo la veo.

¿Siete euros la entrada? ¿Por qué Uds. pueden pagar siete unidades monetarias por el 7mo. arte y nosotros 25 unidades?

cacho de pan dijo...

walter, gracias por esa confianza que, lamentablemente, en algún momento defraudaré (el diablo sabe por viejo pero más sabe por diablo).
No sé qué decirle en cuanto a las monedas: no soy ecónomo ni numismático y hace tanto que me obligaron a pensar en euros que ya creo que es la única moneda que existe.
¿Su mamá bien?
Lo siento. No pude acallar el morbo.