martes, julio 28, 2009

Adán, Eva, el paraíso y las langostas


Eixample, Barcelona. El calor continúa aplatanando nuestros pobres cuerpos y secando sin piedad nuestras ya de por sí castigadas almas.
¿De por sí?, preguntarán algunos olvidadizos, sin recordar siquiera la primigenia fábula de Adán y Eva. No voy a contárselas ahora. Si por casualidad alguien no la conoce, que pique los dos nombres en Google y enseguida se entera de toda la historia.
Vuelvo a lo mío, que en estos días es simplemente el calor. Ni siquiera la muela del juicio que acaba de arrancarme el doctor Moret ha desplazado del primer puesto de mis incomodidades esta sensación de pollo frito que arrastro desde hace varios días. No pido comprensión, tampoco que me compadezcan. Podría irme a otro lugar más fresco, pasar mi veraneo en algún lugar de invierno, pero, como casi todo en nuestra vida, mis molestias son la consecuencia lógica de una elección personal. No me gusta salir de vacaciones en estos meses, cuando la mayor parte de mis vecinos también han decidido hacerlo. Temo encontrarme con ellos a la vuelta de una esquina cualquiera de Tenerife, topármelos en un bar de tapas de Bilbao o Pontevedra, verlos acercarse muy sueltos de partes, sin bañador ni pareo, por la playa Es Cavallet de Ibiza. Ni siquiera pienso en New York, Thailandia o Costa Rica: estoy seguro de que los encontraría nada más pisar estas lejanas tierras extranjeras.
Además, hay días que en medio del calor ciudadano sucede algo fresco. Paso casualmente por la puerta del Liceo a las siete de la tarde y me asombro por la cantidad de gente feliz y recién acicalada que hace cola frente al teatro lírico. Los turistas que inundan las Ramblas siempre tienen cara de agobio. Se han duchado temprano, nada más levantarse, y después de varias horas de correr de un lado a otro para no perderse nada de no sé qué extraña cosa, están bastante sudados, fatigados, maltrechos. No quiero ser el Woody Allen de Stardust Memories, siempre en el tren contrario al de la felicidad y la belleza, así que me abro paso entre los bienaventurados para preguntarle al guardia jurado que controla una de las entradas por la razón de tanto contento.
-Es el ensayo general de Turandot. La estrenan mañana.
-¿Y dónde se venden las entradas?, pregunto esperanzado.
-No se venden, se regalan...
-¿¡Dónde!?, demando ahora, enardecido, mientras mis sandalias Massai toman posición para salir corriendo hacia los tickets.
- En realidad en ningún lugar... Suelen darlas a los empleados del teatro, a los estudiantes de música, a...
- Vaya...
Me desinflo, y tal vez por eso mismo no consigo despegarme de allí. No quiero abandonar el tren de los dichosos para volver al de los agobiados. Cerca de donde estoy, una treintañera con vestido floreado de aire retro y el cabello suelto a lo Rita Hayworth, parece esperar a alguien. Insisto:
-Perdona...¿Vas a entrar al teatro?
-Si, ¿querías algo?
-Entrar yo también, pero no sé cómo.
De forma casi milagrosa, una pareja con muy buen oído que estaba por allí, se acerca y me dice:
-Tienes suerte. Si de verdad quieres entrar a ver la función, a nosotros nos han fallado unos amigos.
Veo otra vez* la historia de la frígida Turandot desde la fila diez de platea, una posición inmejorable. Por fin me emociono. Después de tanto espectáculo de presunta vanguardia, el viejo Puccini en la versión de tonos clásicos de doña Nuria Espert, me hace saltar las lágrimas.
Cuando te ganas algo inesperado, sientes que la suerte está contigo, que la vida no te desprecia como a un bicho. La ilusión se ha recargado una vez más y me durará, me duró, unos cuantos días.
Exactamente hasta hoy, cuando veo en los diarios cómo siguen quemándose nuestros bosques por la acción de vaya a saber qué terroristas ecológicos y decenas de fanáticos del Barça, insensibles al verde, han asaltado el césped recientemente renovado de la cancha para arrancar trozos y llevárselos como recuerdo.
La imagen fotográfica con la gente desatada, incontrolable, me hizo recordar una película de 1975: The Day of the Locust (Como plaga de langosta). La dirigió John Schlesinger basándose en una novela del inclasificable y efímero Nathanael West (1903-1940), autor de otra pequeña joya llamada Miss Lonelyhearts.
A veces pienso que el paraíso terrenal estuvo, y aún quedan rastros de él, a nuestro lado; que la historia de Eva y Adán era sólo una parábola para prevenirnos de lo que podía pasar(nos) si olvidábamos el valor de ciertas cosas que NO tienen precio.

*Posdata: ya contaré otro día que tenga más ganas y menos calor mi primera visión de esta ópera. Una puesta más austera (Colón de Buenos Aires) con dos voces de lujo: Birgit Nilsson y Montserrat Caballé.

33 comentarios:

ana dijo...

Es un placer leerte, lo digo ahora, que soy la primera en comentar.

Pienso que ese olvido de las cosas que no tienen precio lo pagamos ya aquí. Hemos olvidado el valor de la parábola, no apreciamos ya lo subterráneo de los cuentos, ni las superficialidades de las historias. Y también dejamos pasar lo que no tiene ruido. Y ya lo creo que lo pagamos.

Ahora que si estamos al quite... entonces, es nuestra. A pesar de esquiva, la rozamos. Ojalá tengas más regalos inesperados... ojalá.

Saludos.

Poli dijo...

La segunda (o sea yo) también puede decir que es un placer leerte?
(uno de los beneficios de hablar solo es que uno también se contesta: si, si puedes!)
Un placer leerte!
como siempre!

Besos hechos estalactitas desde estos lares para refrescarte.

=)

Leonard dijo...

Tercero) se me pego^^
Fue realmente agradable leerlo, diría que me distrae y entretiene, sencillez y encanto, me agrada.^^

Noemí Pastor dijo...

Tienes razón en eso de que, vayas donde vayas, te toparás a tus vecinos. No quiero dármelas de Marco Polo, pero he podido comprobar que en los lugares menos turísticos del mundo hay dos especies humanas fijas: alemanes y catalanes.
Besos frescos de mañana cantábrica.

Dante B. dijo...

Ana,
Poli,
Leonard:
para mí es un placer que primeros, segundos y terceros anden por aquí, visitándome, leyéndome, comentándome.
Yo hago lo propio siempre que puedo y estos días no puedo demasiado. A veces tengo que elegir entre visitar o escribir lo que escribo.
Abrazos y gracias

Dante B. dijo...

Noemí:
si seguimos con la lista te ha tocado el cuarto lugar. Afortunada, con aires cantábricos.
Supuse que serías una fan de esta película, de este libro.
¿Me equivoco?

Noemí Pastor dijo...

Pues no me puedo considerar fan porque sólo guardo un remotísimo recuerdo de ambas. Buen momento éste para revisitarlas. Gracias. Otro beso a puntito de llover.

Lucía dijo...

El paraíso terrenal está aquí, solo hay que fijarse un poco, hacer un esfuerzos eso días en que todo te sale mal y mirar con los ojos de la inocencia para encontrarlo.
Ya sé que es difícil en estos tiempos en que la mediocridad campa a sus anchas por doquier, pero por eso mismo resulta más placentero cuando lo encuentras.
Como decía el músico Phil Ochs, buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo.


Besos.

Dante B. dijo...

Noemí,
mójate por mí.
Yo me voy a la piscina. Para compensar. Beso


Lucía:
mira, yo ni siquiera lo encuentro asqueroso. Hay tantas cosas que me gustan en él, tanta belleza bajo los adoquines...
Somos nosotros, y ni siquiera todos, los que hacemos un infierno de este paraíso.
Abrazos

vsunyer dijo...

Caramba Dante !!!

Ni tengo palabras !!
Solo decirte y transmitirte de que manera me siento identificada con lo que has escrito...
Ojalá yo supiera ordenar "mis pensamientos" por escrito, de la forma en que tu lo haces....

Un beso y un abrazo !!

ana dijo...

Dante... antes que visitar, escribir. Si tú escribes, nosotros leemos. ;))

mi nombre es Alma dijo...

Iba a decir algo en lo que coincidimos, pero como tu lo has dicho ya, simplemente lo repito:
"Podría irme a otro lugar más fresco, pasar mi veraneo en algún lugar de invierno, pero, como casi todo en nuestra vida, mis molestias son la consecuencia lógica de una elección personal."

Exactamente.

Beso caniculero, muy caniculero

Dante B. dijo...

Vic,
Ana,
Alma:
parece que el calor nos quita las palabras.
No tenéis por qué decir más.
Yo si, una: gracias.

Abrazos refrescantes

Gise =) dijo...

Primero y principal como dice mi madre, viste Turandot en el Colon con la Cavalle???? sos el mejor estas en los mejores lugares en el mejor momento!!!! si te cansa el calor te invito a "Mi Buenso Aires Querido" alla hace muchoooo frio!!! y la verdad pensar en recorrer Buenos Aires con vos y que me cuentes tus vivencias en la gran ciudad en persona seria fantastico y maravilloso!!!!!
Eres un afortunado, conseguir entradas para el ensayo general de una funcion no es tarea facil ni como empleada de la cafeteria que funcionaba dentro del Liceo...
No dejes de escribir pleaseeeee ni por el calor!!!! si hace falta te consigo un negro grandote que te abanique!!!!!!! jajajajaja!!!!
Besukones cariño!!!!!!!!!

PD:verlos acercarse muy sueltos de partes, sin bañador ni pareo, por la playa Es Cavallet de Ibiza, me encantó la descripción!!!!

Mafalda dijo...

...

No tengo duda de que debías disfrutar esa función.
Me imagino la expresión de tu cara...plena y alegre.

Me preguntas el significado de Ateh.
Existe un pueblo pequeño en Afganistan con ese nombre, aunque la idea del miso no surgió de ahí.

Existen dos escritores serbios que me gusta leer: Milorad Pavic y Goran Petrovic.
Pavic tiene un extraordinario libro Diccionario Jázaro


La princesa Ateh según la versión judía, libro amarillo página 194 del ejemplar femenino (y de seguro en el masculino también, aunque no lo sé porque ese no lo he leído)es la creadora del diccionario jázaro.
La versión cristiana e islámica le adjudica otro rol y concepto dentro del importante grupo de los cazadores de sueños.

De ahí tomé el nombre.

Gracias por visitar La casa de Ateh pintada con tiza y té.


Saludos para ti.

Mafalda

Raúl dijo...

Lo que me tienes que contar un día, es el secreto que guardas para ser capaz de hilar historias tan dispares.

Robërto Loigar dijo...

Muy bien Dante...
Compré mi boleta al paraíso.
La fila era enorme pero vale la pena.

carmen dijo...

Cachico de Pan ,un lujo poder leerte.
A mi me ocurre lo que has contado, y puedo entrar en el Liceo a ver un ensayo de Turandot,y me derritooo..
No de calor,si no de pensar en la suerte que he tenido.
A veces creo que la gente se comunica muy poco.Me explico:si tu no llegas a preguntar a la treintañera ,como se podía entrar,pues sigues tu camino y te pierdes esa maravilla.
Hay a mucha gente que en la vida le pasa lo mismo.La comunicación es ,por lo menos en mi caso,importantisima.
Ya hay demasiados autistas por propia elección.....
¡Viva la comunicación!, sea escrita ,hablada ,o como sea.
Saludicos calurosos de una que también,por elección personal,se monta su paraíso sin moverse casi del asfalto.Ni de los aadoquines...

Fernando dijo...

Por suerte, a Eva no se le olvidó morder la manzana del árbol de la ciencia.
Me voy a pasar calor al Mediterráneo durante este mes. Si oyes alguna amenaza de ataque pirata, puedes ir a recibirnos :D
Un abrazo.

Dante B. dijo...

Gise:
acepto negro con abanico, pero que sea muy grande...
Me hace ilusión pasear por esas callecitas, aunque hay otras sensaciones que no me permiten que esa ilusión crezca demasiado...
Imito a mi padre hasta en eso: nunca más volvió, nunca más la ví...
Un abrazo acalorado


Mafalda:
no puedo dejar de imaginarte con el pelo negro, crespo y cardado en tu cabeza...un dibujito.
Gracias por la respuesta que tendré que releer con menos agobio, y la cabeza, espero, más clara.
Preciosa tu casa, también de dibujo. Abrazo
Un abrazo

Dante B. dijo...

Raúl:
no hay intención alguna, lo juro.
Me dejo hablar en soliloquio y sale así.
Es como encontrar el hilo, a veces invisible, que une a todas las cosas de la vida.
Espero no suene a pe-dante-ría.
No pretende serlo.


Roberto:
que lo disfrutes...si la fila es enorme encontrarás con seguridad buena compañía.

Patricia Ferreira dijo...

ME LLENA EL DESCONDUELO, COMO A TÍ.
Cuando se quema un bosque yo muero con él.

Patty

dante bertini dijo...

Carmen:
como cuento aquí, estuve derretido de placer hasta que la realidad atroz volvió a congelarme.
Tú lo has dicho:
Ya hay demasiados autistas por propia elección.....
Yo estoy en el otro tren, el de los comunicativos. La vida se hace más fácil, real, plena.
Un abrazo


Fernando:
aunque el mediterráneo es grande, si caes cerca avísame.
Y sé feliz!
Un abrazo


Patty:
lo siento por los bosques y ahora también por tí.
Te abrazo

Ojos de perro azul dijo...

A veces pienso que el paraíso terrenal estuvo, y aún quedan rastros de él, a nuestro lado; que la historia de Eva y Adán era sólo una parábola para prevenirnos de lo que podía pasar(nos) si olvidábamos el valor de ciertas cosas que NO tienen precio.

Que bueno tener esas revelacion y poder transcribirlas de manera justa y efectiva para el lector.
Te mando un abrazo, siempre un placer pasarme a leer un poco.

Dante B. dijo...

Ojos de perro azul:
para mí es un placer encontrarme tus ojos de cielo paseando por aquí.
Un abrazo de perro

Bel dijo...

Estimado Dante:

Te agradezco muchísimo tu paso por el blog. Te había contestado en el de la tesis, pero veo que no llegaste a verlo.
Te cuento que yo tenía, bueno tengo, dos blogs. El primero "Amapolas en octubre" lo mantuve durante más de un año hasta que hace un par de meses me vi muy agobiada por el tiempo y el trabajo y decidí dejarlo en suspenso y cerrar la opción comentarios.
Una de las razones de ese agobio es mi empeño en terminar una tesis. Es un tema que me reconcome porque debería haberlo hecho hace 20 años...en fin, es un tema sin resolver. Entonces, creí que llevar un bitácora sobre el tema me ayudaría (de ahí el blog que tú conoces), pero en realidad me distrae más. Así que decidí clausurarlo y no eliminarlo porque aún no sé qué hacer con él. La entrada que tú comentaste era el anuncio de esa clausura. Claro, los que conocían el tema lo entendieron. Siento mucho lo mal que queda. La única manera de cerrarlo sin suprimirlo es la que has visto. Ya sé que la impresión es muy fea, pero es la manera en que bloguer lo hace.

Muchas gracias de nuevo por tu visita. Antes de cerrarlo, te había respondido diciendo que me parece muy hermosa tu obra, tanto la poética como la gráfica.

Saludos.

De Lirium soy dijo...

Se disfruta y mucho del arte con que vas enlazando un tema con otro. Y sí, la vida está llena de cosas lindas, disfrutable, sólo que a veces nuestra mirada deja mucho que desear y se dirige a lo peor. Eso me gusta de vos, que disfrutás hasta de lo que puede considerarse insignificante y no lo es.
Me encantó el post del toma-Tito, me encariñé y eso que no me gustan los tomates.
La Silví una diosa en clásico, hablo de hace unos años, claro... y sí, muchas veces nos nos encotramos con que nos empaquetan con algo que no merece la pena, no?Un abrazo congeladito. Mi compu acusa una temperatura de dos bajo cero, así que un abrazo tembleque jaja
chaucito

Dante B. dijo...

Bel:
gracias por tomarte el trabajo de explicármelo.
Quedé algo sorprendido, un poco disgustado, cuando quise visitar tu blog y me encontré con ese candado en la puerta. ¿O mejor sería llamarlo guardia de seguridad?
Pensé que la entrada estaba vedada para mí y tú sabes lo sensibles que somos los humanos...
Lamento que desaparezcas ahora que empezábamos a conocernos, pero creo que tu trabajo es más importante.
Un abrazo y que todo vaya bien.

Dante B. dijo...

DEli y sus tigris:
como siempre es un placer verte por aquí, saberte trabajando en tus pinturas, rodeada de tus adorables felinos en tu mundo tan particular.
Muchas veces paso a espiarte, voy mirándolos vivir a la distancia.
Un abrazo para todas
Si supieras el calor que hace por aquí!

el objeto a dijo...

querido Cacho, como viste pasé fugacísimamente por madrid para ver a estos amigos instalados en un rincón de esa sierra que estuvo ardiendo esta semana, y me acordé de vosotros, con esos relatos argentinos, y la voz de un cantante de moda joven y guapo que sonaba en su coche, kevin Johansen...Sur o no Sur... cantaba

también encontré dos ginkos escuálidos en la fea plaza lesseps, buscaré los que me indicaste,

Te merecías esas entradas y las ganaste con tu curiosidad y con tu falta de sosez acercándote y preguntando, luego hay quienes dicen que en su vida no les pasa nada, pero es que para que pase, hay que salir e ir a por ello!!
lindo tu relato

Darth Tater dijo...

Cacho querido,

Todo lo han dicho tus asiduos lectores, sólo me queda reiterar lo bien que me hace leerte, ¡sobre todo al iniciar la semana!

¡Ave, Cacho!

Cacho de Siempre dijo...

Vanessa:
hay ginkos en Barcelona, no todo está perdido.
Huye de Lesseps.
Yo todavía no la he visto.
Me guardo la experiencia para un día de gran fortaleza psíquica.


Darth:
esperaba tu comentario algo irónico, en plan
"te odio pero te quiero".
Me alegra que esta vez elijas simplemente el cariño.
Un abrazo

Monica dijo...

gran entrada!vivo en uno de los departamentos en Recoleta pero en unos dias me voy a barcelona! muy linda ciudad