miércoles, julio 15, 2009

entre piscinas y camorras


Estoy chapoteando alegremente junto a tres amigos encantadores en la magnífica piscina de una espléndida casa de Girona. No hay que abusar de los adjetivos, lo sé, pero tampoco habría que abusar de la comida o el alcohol y el mundo está lleno de obesos y dipsómanos. No me preocupa demasiado esta adicción gramatical. Cuando los adjetivos me dominen haré una cura de desintoxicación y podré olvidarme para siempre de ellos. Mientras tanto floto sin mayor esfuerzo, rodeado de una campiña apacible que recuerda a la de la Toscana en sus mejores días. Entre chapuzón y chapuzón comentamos la sesión cinematográfica de la noche anterior. Después de una opípara comida en un restaurante de las cercanías, hemos visto Slumdog Millionaire, la oscarizada película inglesa ambientada en la India. Paul Eluard, el poeta francés amante de la simplicidad, el mismo que supo describir en una sola estrofa toda la ambigüedad del mal estudiante, ese que "dice no con la cabeza y sí con el corazón" (...¿o era al revés?), escribió también alguna vez aquello de "hay otros mundos, pero están en este". Es una frase tan concisa y efectiva que hace algunos años la usaron para una publicidad televisiva donde aparecía una piscina privada aún más envidiable que aquella en la que nos encontrábamos durante el fin de semana. Es que la cámara lenta tiene un poder subyugador, hipnótico: embellece hasta los tarantinianos tiros en la cabeza con abundante salpicón de sangre y sesos.
Todos habíamos quedado bastante impresionados con el filme del concursante hindú; tal vez porque al menos tres de los cuatro presentes conocíamos muy bien dos de los más habituales métodos de tortura argentinos: la inmersión sin escafandra y la picana eléctrica.
Además del enceguecimiento con cuchara, nuevo para mí, y la zambullida en mierda humana, toda una metáfora, la película de Danny Boyle nos enseña cómo se puede salir de toda esa desgracia con la ayuda de un golpe de suerte que te haga millonario y la compañía de un amor "que te cuide, que te cuide". Love is a magnificent thing, ya se sabe, lo sabemos todos, y gracias a él, al maravilloso, angélico amor, un documental de ritmo acelerado sobre la miseria actual en las grandes urbes, puede convertirse en un cuento de hadas con Happy End al estilo Bollywood. Supongo que para pagar de alguna manera tanto apacible, apiscinado placer burgués, decidimos ver al día siguiente otra película best seller de fuerte contenido social: la italiana Gomorra. No voy a ponerme a criticar ahora lo alargado y repetitivo de ciertas escenas, ni la confusión que produce un casting de actores secundarios supuestamente no profesionales con rostros familiares, no siempre diferenciables. La película es muy digna y no regala posibles finales felices: los corrompidos lo serán aún más, los que pretendan ir por libre despertarán convertidos en acribillados cadáveres, los vertidos tóxicos cubrirán el mundo, sazonando con cianuro nuestros melocotones, y una Gran Camorra Globalizada acabará dirigiendo cada segundo de nuestras vidas a través de la ambición, la necesidad, la ignorancia y, sobre todo, el miedo.
Como a mi ya manifiesta adicción a los adjetivos pueden unir sin temor a equivocarse otra todavía mayor a las películas, nada más llegar a Barcelona me trago The Cooler (2003), con María Bello, Alec Baldwin y William H. Macy en los protagónicos. Azar, dinero, mafias y finalmente amor; nuevamente un gran amor que lo trastoca todo. Las Vegas es un lugar iluminado en exceso por el que se pasean un puñado de personas con muchísima ambición y muy pocas luces. Al margen, intentando no caer ruidosamente del tapete, se encuentran los perdedores de siempre. Encarnados con sensible brillantez por Macy y la Bello, estas dos personas casi normales merecen mejor suerte, y el guionista y director, Wayne Kramer, un buen tipo, creativo, audaz e inteligente, decide regalársela permitiéndoles escapar del círculo infernal donde se habían encontrado.
Yo, después de husmear gracias al cine estos otros mundos no tan distantes, he decidido que el lugar donde estoy, mi pequeño universo cotidiano, no se parece demasiado a esos infiernos. Por suerte, aunque no me atrevo a llamarlo paraíso, ni siquiera tiene relación alguna con el tecno-purgatorio de Romeo Castellucci. Se también que "todo tiene un final, todo se acaba". Poe eso debo, debemos, estar muy alertas. No vaya a ser que esta pequeña parcela de terreno ganada minuto tras minuto a la inmundicia, caiga definitiva, irreversiblemente, en manos de alguna repulsiva mafia.

ilustra: imagen publicitaria del filme Gomorra.

34 comentarios:

Lucía dijo...

Estaré atenta Dante, seré la de guardiana del castillo.

Un abrazo.

Noemí Pastor dijo...

No renuncies nunca a adjetivos como "apiscinado".
Tengo que volver a ver "The cooler" ¡ya!

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

No te cortes...a mi me encanta el abuso de adjetivos.

Dante B. dijo...

Lucía:
gracias, te nombro caballera!
Serás mi Lucía cerbera.
Besos
Estás guapísima en el avatar de Face.



Noemí,
no renunciaré, no te preocupes.
Soy cabezadura, mucho. Y me encanta inventar palabras.



Fanma:
gracias por el apoyo barroco.
No podía esperar menos de tí

Lutsek dijo...

Me robo la frase de Éluard para la bolsa de frases que uno nunca olvida.

Un abrazo.

zbelnu dijo...

La foto me ha asustado, por un momento pensé que estabas allí! Pero soy yo la que se va para allá. En cambio tú estás tan ricamente, chapoteando entre películas! Y Federico?

Dante B. dijo...

lutsek, luc:
No es mía pero te la presto; es maravillosamente perfecta. Abrazo


Isabel:
el chapoteo se acabó. Estoy de vuelta en casa, con monsieur F.
Feliz viaje sin camorra.

39escalones dijo...

Yo me quedo con una versión de la frase de Eluard por el Gran Wyoming: "hay otra vida mejor, y se la está pegando ése...".

De las películas que comentas, me quedo con "The cooler". Cinematográficamente es la más estimable, tiene algo parecido a un guión y es la única que no me dejó la sensación de que pretendían tomarme por idiota.

Felices vacaciones. Un abrazo.

Raúl dijo...

Poer hubiera resultado la adicción a los adverbios. Mucho peor.

Pd.- Macy... me encanta Macy.

Gise =) dijo...

Tu adicción a los adejtivos me gusta y tus palabras inventadas aun mas, jejejeje!!! De las pelis no vi ninguna pero tengo el libro de Gomorra y aun no me "llamado" para leerlo...Todo tiene un final, todo termina, creia que el amor no tenia medidas...hoy dejas de querer tal vez otra mujer...Vox Dei
Besotes sin camorra y con mucha vida bien vivida!!!!

Dante B. dijo...

Raúl:
los adverbios hay que cuidarlos porque en ellos se nos va la mente....
Si no has visto esta película no te la pierdas. Macy y la Bello están maravillosos.


Alfredo:
coincido contigo en lo de la idiotez. No nos toman por, están convencidos de que la gran mayoría lo somos. Gracias a ellos, entre otras cosas.

Abrazos, saludos, felices vacaciones si es que las hay.

Dante B. dijo...

Gisella,
querida, no sé si leería el libro después de ver la peli.
Me dormí algunos minutos y no perdí demasiado: gira siempre sobre lo mismo.
Buena memoria: un tema precioso de Vox Dei. Otras épocas.
Tus piropos me gustan tanto como me ruborizan, virtualmente por supuesto. Besos

el objeto a dijo...

pasé a verte ayer chez toi pero no estabas, me hubiera gustado darte un vesso.

Estos meses frenéticos de más búsqueda de empleo (la casa la encontré!!) por las noches me sumerjo en viejos capítulos de la serie Medium, con la bella Patricia Arquette en su casa de Phoenixxx, esos otros mundos a veces acompañan

espero verte pronto para un café o lo que sea,

me gustó Camorra, ese mundo tan sórdido, que se cae a pedazos

Dante B. dijo...

Vanessa Khan!
Te dijeron que andaba de ronda?
A mi me contaron de la nueva casa con 2 (dos) terrazas...un terrado bipolar que le dicen...afortunada!
Dispuesto a zamparme una comedieta por el Imagenio: Happy o Una familia con clase...No quiero dramas sociales por unos días. Quedé agotado.
Cuando tú digas cafeteamos...

carmen dijo...

Me encantan los adjetivos.
Y los que tu usas, son particularmente deliciosos.
Saludicos.

Daniel Rico dijo...

A mi tambien me gusta tu adjetivacion, no te pongas culposo, ¿que hubiera sido de borges sin los adjetivos presediendo a los sustantivos, como en el idioma de los flematicos ingleses?

Me gusto la pelicula sobre la india, sobre todo el final bolibudense con baile masivo. ¿Notastes que la estacion de trenes es igual a la de Retiro?, eso es porque ambas fueron hechas por los ingleses.

A mi tambien me impresiono la tortura, cuando tenia 14 años estabamos de huelga en el acerradero, la policia cayo una noche y se llevo a todos los que no se pudieron escapar por el fondo. A mi no me pegaron porque era menor pero a los otros los molieron a golpes. A los delegados les dieron con el "submarino": sumergiendo la cabeza en un balde; y el "submarino seco": una trompada en el estomago para vaciar los pulmones y despues se cubre la cabeza con una bolsa de plastico. No hubo picana porque ya estabamos en democracia...

saludos y buena vida!

Dante B. dijo...

Carmen,
gracias.
Delicioso en tí suena a apetecible.


Daniel,
me acercas el nombre de esa monstruosa tortura: submarino.
Lo prefiero de chocolate y con churros.
Democracia? Nos conformamos con tan poco, verdad?.

Flemático? No lo había pensado así.
Siento que el adjetivo antecediendo marca de una forma muy distinta al sustantivo: a veces más rotundamente, a veces con menos énfasis.
un abrazo

Fogel dijo...

Dante, que envidia tu findesemana con picina, por acá la gripe porcina nos mantiene en casa, y también viendo peliculas, pero algo más viejitas. Nos copamos con los Monty Phyton, un descubrimiento para mi hijo de catorce, así que nos empachamos de humor ingles de los setenta, un placer para compartir de generación a generación.

Te dejo un abrazo.

De Lirium soy dijo...

Yo también te envidio, Dante. Días y días en casa, se puede salir pero no está para andar al aire libre con el fresquete marplatense y esto de la gripe A sigue y sigue... la historia sin fin... Qué ganas de estar en una piscina... o en la calurosa Barcelona...
A mí me gusta cómo escribís, no me resultan excesivos tus adjetivos.
En cuanto a las pelis tengo a Gomorra esperando que la vea...
Un beso.

xrisstinah dijo...

Si es que en "The cooler", con ese toque tan mágico que rodea a los amantes contrastando con la brutalidad fría de Baldwin, hasta Macy parece guapo.

Dante B. dijo...

Fogel:
ya llegará aquí, que en pleno verano asustan los casos crecientes, al borde de la epidemia.
No están mal los Phyton, sobre todo esa joya del cine y la anticipación que se llama Brazil.
Para ver en familia más de una vez. Y a buen resguardo, que te queremos sano!

Dante B. dijo...

Deli:
cariño! No se si no será mucho más placentero ver alguna comedia romántica del estilo de Notting Hill...
Sobre todo con la porcina haciendo de las suyas.
No hay nada que envidiar: ya llegará aquí el invierno, lo amo, y allí el tiempo de piscina.
Besos a todas mis queridas marplatenses, con o sin pelambre.


xrisstinahhhhhh:
nueva por aquí? Bienvenida.
Es verdad, Macy, con su cara de lombarda roja, parece guapo... o al menos querible. Es un actor espléndido. Te visito.

NoSurrender dijo...

los adjetivos son peligrosísimos, sí. Crean adicción y distraen el texto. Pero en tu caso siempre aportan, así que los digerimos como algo más que guarnición. Gracias por ellos.

Me gustó mucho Slumdog Millionaire. No creo en el destino, y pienso que todo se escribe sobre la marcha de nuestras vidas. Pero la marcha de la vida del protagonista es la que le lleva a tener la actitud necesaria. Me gusta la India, además.

Salud y letras!

Dante B. dijo...

Nosurrender:
Gracias por el ánimo. Soy un testarudo que se niega a hacer lo supuestamente correcto si en realidad no cree en ello, así que los adjetivos seguirán conmigo hasta que la adicción sea de verdad insoportable.

No se si lo dije ya, pero el guión de S.M., su idea, me parece magnífica.
Nunca estuve en la India: supongo que la miseria me arrebataría más que sus bellezas, y de miserias ya he visto demasiadas a lo largo de mi vida.
Un abrazo y ¡salud!

ana dijo...

Dante, paso para saludarte.

Estaré un ratillo por este blog pues es imposible abarcar todas tus iniciativas blogueras... capacidad la tuya!!

Y el privilegio de tu tiempo, que envidia da... mucha.

Saludos.

mi nombre es Alma dijo...

Adjetive Usted porque puede. Muchos quisieran adjetivar con tal maestría y rotundidad.
Ya es bastante difícil encontrar encantador, magnífico y espléndido en un solo día para que no podamos colocarlo en una sola frase.

Un abrazo, se acabaron mis tranquilas vacaciones, en el menos caluroso septiembre, más

Poli dijo...

Que lindo es chapotear en semejante piscina, pero que lindo es volver al cariño de todos los días!

Cachito te dejo un beso grande en este día, feliz día amigo! Gracias por todos tus mimos.

Dante B. dijo...

Ana,
Alma,
Poli:

feliz día del amigo también para vosotras y un beso para cada una.
Gracias por venir!

Fernando dijo...

Creo que fue Cocteau, pero no estoy muy seguro, quien dijo que el cine es como una fuente petrificada de pensamiento. Por eso mismo, el cine, mostrándonos el rostro del enemigo, nos ayuda a estar atentos a sus ataques.
(Un día de estos le voy a soltar a mi dueña: ¡adjetívame! Ya te contaré el resultado. Sin chistes)

Darth Tater dijo...

Cacho, delicioso es el adjetivo que se me ocurre para bautizar éste, tu post. Como bien dicen todos, úsalos, abúsalos, al fin y al cabo nuestro idioma lo permite, ¿qué sería de nosotros si tuviésemos que usar el alemán y pegar adjetivo tras adjetivo sin pausas de por medio? Por otro lado, al igual que Luc, te tomo prestada la frase de Éluard, ¡es tan aplicable a estos tiempos!

Dante B. dijo...

Fernando:
una prueba brutal la que esperas echarle a la cara a nuestra boquita pintada.
Se excederá? Se quedará corta?
Es que acaso tiene posibilidades de comparar?
Esperamos un post confesión del pirata audaz.

Dante B. dijo...

Darth:
los adjetivos...es que uno solo parece tan poco...
No sé de donde sale mi ansia de perfección a la alemana: unes un adjetivo a otro y otro hasta que sientes que has logrado acercarte un poquito a lo que pretendías describir.
La frase de Eluard es suya no mía, así que podéis usarla como lo hago yo. Es perfecta.
Besos

Fernando dijo...

Uy, uy, Dante, me parece que hay una confusión: mi dueña es toda una boquita pintada (no tan Mrs. Danvers, pero por ahí), pero no la boquita pintada que tú conoces.

Dante B. dijo...

Fernando:
creo que sí, que debo tomarme vacaciones de inmediato...
Un mal humor acalorado puede hacerte confundir las cosas de muy mala manera.