lunes, diciembre 07, 2009

La ciudad iluminada (segunda parte)








Cada vez que vuelvo de un viaje trato de ver la ciudad en la que vivo (¿mi ciudad?) como si nunca la hubiera visto antes. Es un ejercicio bastante difícil, sobre todo cuando quieres hacer lo mismo con tu barrio, tu calle, tu casa, tus costumbres y todos tus objetos cotidianos. Sin embargo esta vez ha sido relativamente fácil imaginar que la ciudad era otra: los arreglos navideños cubren casi todo el paisaje urbano, cielo incluído.
Según leí ayer mismo en algunos diarios barceloneses, se ha descubierto que las luces de colores y los arreglos festivos producen una contabilizable alegría en los viandantes habitualmente cariacontecidos. Supongo que esos mismos sesudos estudios aseguran que contento y consumo son una pareja de hecho muy bien avenida.
Ahora, entre nosotros y con total sinceridad, ¿ustedes necesitan muchas más cosas de las que poseen? Tal vez una casa, un empleo decente, una cobertura sanitaria completa, con especializaciones y sin demoras, un gobierno serio, responsable, sincero, la cercanía de todos nuestro seres queridos, la felicidad sin más, pero, ¿una camisa o un pantalón parecidos a los muchos que ya cuelgan del armario? ¿Otro cedé para aumentar la colección de los que nunca llegamos a escuchar o ver del todo? ¿Un nuevo electrodoméstico para estrechar aún más el espacio de nuestra de por sí reducida cocina?
Puedo creer que el consumo desmesurado sea la única manera posible de sostener esta sociedad en la que vivimos, sin embargo, fantasioso que soy, me imagino otra donde ese sostén no fuera necesario hasta los extremos de despilfarro actuales.
Había prometido segundas partes sobre el viaje a París, pero ahora, puesto a llevar adelante esa promesa, me doy cuenta que no es mucho más lo que podría contar sobre un viaje que, como casi todos, me ha brindado diversión, entretenimiento, alguna que otra frustración inesperada y muchas alegrías imprevisibles.
He visto tanto en esta corta semana que casi no podría relatarlo y además no creo que París, una ciudad tan narrada, necesite de más relatos pormenorizados. "Ya fué", decían años atrás los adolescentes argentinos para dar por acabada alguna experiencia pasada. Pues eso mismo digo yo: ya fué. Supongo que lo mejor que pueden hacer al llegar a París es desoír a los, y las, bienintencionadas guías de viaje, para perderse por la ciudad, dejándose llevar solamente por el olfato, los ojos, los sentidos. Acompaño este texto con algunas fotos que les dirán, espero, muchas más cosas de las que yo podría decirle con palabras. Eso sí: aún sin tenerlos previstos, casi podría asegurar que no se librarán de los epígrafes.


En las fotos, todas de Bertini, toreros en la Place des Vosges, un casamiento chino en Invalides, Dante-Dantón, el Centro de Arquitectos, tres enhiestas sombras y un protector tricotado, un plátano centenario del Canal St Martin que nadie necesita cortar, escaparates varios, la librería de usados de Merci, un Léger en el espejo, severa vigilancia en el Louvre y aún más severa en una peluquería caribeña del boulevard Sebastopol.



26 comentarios:

NoSurrender dijo...

Hace tiempo que no veo París. Echo de menos, sobre todo, sus tejados. Pero prefiero no verla con luces navideñas, que me deprimen tanto. Hasta el siete de enero, me temo que no hay ciudad occidental hermosa :)

Salud!

Luzdeana dijo...

Dante, esas fotos son maravillosas. Y cuentan lo que tus palabras no dicen, pero que uno tampoco puede traducir en ningún código. Son impecables.
Tu posteo, tan auténtico como siempre. Muchos sentimos que se nos ofrece tanto más de lo que necesitamos, que harta. Lo peor es cuando la oferta se junta descaradamente con las necesidades más básicas de tantos: entonces se vuelve perversa. Y termina generando rencor, resentimiento, violencia. Después mucha gente se pregunta el por qué de los robos tan violentos o el simple daño cuando no roban pero destruyen. Cómo pueden ser tan ciegos cuando la verdad está delante de sus narices. La ostentación en la cara de los más relegados es una forma de violencia tan dura como las otras.
Un abrazo muy cálido.

39escalones dijo...

Bueno, vivimos la santificación de la cantidad: a más, se supone que mejor. Sabemos que no es así, pero...
Abrazos.

Miroslav Panciutti dijo...

Demasiado tiempo que no voy a París; poder pasar una semanita deambulando allí ... ay, cuánta envidia.

Mary Poppins dijo...

me gusto especialmente la foto del edificio en Bastille que aparece distorsionada y la de arriba de esa.

Se que "ya fue", pero es que yo no me canso de hablar de Paris

un beso

Lansky dijo...

Lo tengo dicho a menudo. El verdadero lujo (el esencial, valga la contradicción)es el que señala la física relativista: el espacio-tiempo. Espacio suficiente para uno, tiempo, para uno. Cambiar este último, tiempo, por dinero, para comprar...¿qué?, si lo más esencial es ese tiempo disponible. Esa es la trampa esencial del consumismo y no el que además sea superfluo, que no nos permite comprar lo esencial.

Gise =) dijo...

Que fotos mas guapas!!!! ya fue??? a mi me lo contaras, jejeje quiero oirte y verte como te pones cuando hablas de Paris y de todo aquello que te gusta!!!
Me gustó la foto de Baires Paris, por el obelisco y la torre, la de la librería tan llena y tan comoda para sentarse a leer...
Creo que muchos no necesitan más cosas materiales...qyer oia a tres madres hablar de los regalos para sus hijos...todas con la play station o con juegos de rol y esas cosas...y yo pensaba en la publicidad que me gusta tanto de la niña que mientras sus amigas dicen todo lo que sus padres tienen ella dice "mi papa me viene a buscar" cuando aprenderemos que el regalo mas importante es tiempo para los pequeños y para la familia...este año lso regalos para mi familia son del Primarc bien economicos y utiles para pasar unas fiestas en Salamanca...pijamas de polar para todos, jejejejeje!!!!
Besotes amore, hacemos un menú antes de navidad??? o un café lo que prefieran...!!!!!

Chrysagon dijo...

Tu París segunda parte anuncia que es segunda y última parte. Ya fue. Y es bueno que así sea. Porque siempre estamos pensando en el ayer o en el futuro. Pero no, no, no, no y no. Hay que vivir el momento. Para mí, en este preciso instante sólo me debería importar el tacto sobre las teclas del ordenador, pensar qué y cómo me expreso, disfrutar las palabras que surgen sobre la pantalla, negro sobre blanco. Despojar al presente de los lastres del pasado y las proyecciones al futuro. Vivir cada momento como algo único e irrepetible.

dondelohabredejado dijo...

Tu ejercicio de ver con ojos nuevos nuestros lugares me resulta muy interesante, lo sumo a mi batería de ejercicios interesantes, gracias.
No sé cómo habrán medido la alegría en ese estudio, yo siempre tuve la sensación de que en esta época la gente anda muy tensa...
En realidad cada día me doy cuenta de que necesito menos cosas, y en cada limpieza y repatija disfruto alivianada de los nuevos espacios vacíos.
Sí, sí, son otras cosas las necesarias, justamente las que mastercard no puede comprar ni se molesta en mostrar en sus publicidades.
Si al consumismo y despilfarro le sumamos las toneladas de papeles de regalos y el daño al planeta...

Tus fotos son maravillosas, tu mirada es maravillosa. Vuelvo a mirar las del post anterior, y estas nuevas, y seguramente me daré una vuelta por aquí cada tanto, a maravillarme nuevamente.
El protector tejido, imagino que debe picar mucho, ji ji ji ji
Una belleza tu post. Si no querés seguir contando, si "ya fue", está "todo bien". Pero seguí regalándonos algunas imágenes más, porfa.
Un abracito.

carmen dijo...

Bueno ,habría que mandarte de reportero a más ciudades.Esto es viajar sentado sin moverte de casa.
Estupendas fotografías y de la más amplia variedad.
Saludicos agradecidos por este Souvenir Parisino.

Raúl dijo...

No es que no me fíe de tus palabras, muy al contrario, creo haber demostrado con mi habitual presencia que me transmiten la seguridad del navegante confiado. Pero el caso es que hoy alabo tu silencio, y me recreo en la posibilidad infinita de imaginar que me ofrecen las fotografías que hiciste.

Dante B. dijo...

ESTIMADOS TODOS:
Gise,
LuzdeAna
Marina,
No surrender,
MaryPop,
Raúl,
Alfredo 39,
Lansky,
Carmen,
Chrysagon,
Miroslav,
DEJAR UNA SEMANA, CASI DIEZ DÍAS, EL TRABAJO, ME CUESTA ESTAR AHORA DEBORDADO.
Leo uno por uno y detenidamente vuestros comentarios y todos deberían ser contestados personalmente...¡¡¡pero ahora mismo no puedo!!!
Gracias y perdón: no doy abasto con todo. Besos Abrazos Amorimás.
Prometo un tercer post de fotos que han quedado en la recámara.

mi nombre es alma dijo...

Vengo a proseguir mi viaje contigo y si no lo hago con tus palabras lo hago con tus fotografías, hermosísimas todas, quizás imposibles de encontrar en su conjunto en otra ciudad o quizás si... Impagable el protector tricotado.

Un abrazo

Naia Salud dijo...

En los tiempos que andamos, algunos nos preguntamos, porque consumimos tan alocadamente. En lugar de realizar un consumo más inteligente. Solo habrá que proponérselo. Desde luego, para conocer una ciudad lo mejor es perderse en ella con un poco de información. Fotografías muy bonitas. Paris es Paris.

Un Abrazo
Namasté

el nombre... dijo...

Fotos de la madre que me parió!
Y vaya si no me hicieron sentir aún más nostalgia por Paris.
Tu gusto, es exquisito, Cacho e´Pan, como siempre!
Anduve y ando con el corazón con agujeritos, y volviendo a mis compañeros de siempre.
Excelente post.
Besos

Dante B. dijo...

Alma,
Naia,
Elnombreque me...

Deberán disculpar las contestaciones no discriminadas de estos día.
Repito: leo vuestros comentarios e intentaré contestar cosas concretas...si puedo.
Alma y cuerpo andán muy ocupadas...
Abrazos y gracias por visitar, comprender, aceptar...

henohenomoheji dijo...

Hermosas fotos de flâneur.
Suerte y entereza para volver a dominar lo cotidiano.

odette farrell dijo...

Me encantó la FUERZA del cartel del león como Ché Guevara.

Tienes razón en lo que dices, esta temporada llena de vitrinas ofreciéndonos cosas que no necesitamos debe hacernos reflexionar. La sociedad actual necesita de nuestro despilfarro para sobrevivir pero qué precio deberan pagar las otras generaciones y los otros seres vivos con los que compartimos este planeta por ese absurdo?

Dante B. dijo...

Henomeno,
Odette:
me repito, pero sólo puedo entrar segundos y no da para grandes comments.
Gracias por venir.
Estaré más relajado en un futuro muy próximo.
abrazos

Beatriz dijo...

Te estoy leyendo desde esta otra orilla, por ahora con el tiempo entregado a la relaciones más cercanas y aún no olvidadas. Disfrutando de éstas otras cercanías (pero con un gripazo, ambos). ¿Será que las emociones tambien remueven hasta los virus?.
Siempre me sorprendes con tus análisis, pero reflejas claramente tu manera tan personal de ver la vida.
Un gran abrazo X 2-
Aquí todo sigue igual, carencias burocráticas, pero siempre con la esperanza en que todo ha de cambiar en algún momento.
Las horas son tan generosas que nos permiten disfrutar de la comunicación, cosa tan escasa por esos lugares.
Aparte, llueve y llueve.
un beso-

Dante B. dijo...

Beatriz:
vuestro comentario llega junto a una ensalada y un trozo de pizza casera.
Hoy había reunión de junta y no pude asistir. Una pena, pero negocios son negocios.
Magnífica imagen la de la lluvia y los amigos y las charlas.
Lo de la eterna esperanza me gusta menos por que nunca las he visto realizarse.
Abrazos...y que disfruten.

Fernando dijo...

Qué buen álbum.
En efecto, es lo mejor que podemos hacer en algunos viajes; dejar que hablen por nosotros, que escriban ellas el relato.

Noemí Pastor dijo...

Hola. Yo también necesito tiempo para ubicarme y desubicarme cuando cambio, aunque sea por poco tiempo, de almohada. Sobre todo, al regreso. Me cuesta retomar los hábitos, por saludables que sean, como venir por aquí a ver tu París. Besos, caro.

DB dijo...

Fernando,

Noemí:

abrazos cariñosos y festivos. Ya estoy más aclimatado, por suerte.
Y París sigue de fiesta.

Darth Tater dijo...

Querido Dante,

Me ausento unos días de tu lectura y regreso a encontrarme con estas delicias, no tanto de palabras, sino de imágenes... qué excelentes fotos y qué suerte tengo que haberme topado en la vida con ese tipo tan sensible y talentoso que se llama Don Dante Bertini... si fuera un mosquetero me quitaría el sombrero... ¡Bravo!

Roxana.

Dante B. dijo...

Roxana:
me haces sentir Cyrano de Bergerac...En París estuve comiendo en el Rostand, así que todo encaja...
Te doy un abrazo sonrojado y agradecido.