sábado, diciembre 12, 2009

¡Rayos y Centelles!


Quizás porque esta cuestión de los derechos suele torcer demasiado las cosas, la venta de los archivos del fotógrafo valenciano Agustí Centelles al gobierno central español ha producido un desagradable escozor en los medios políticos e "intelectuales" de Cataluña. A pesar de que la transacción fue realizada por los más que adultos hijos y herederos del fotógrafo, convencidos de que estaban haciendo lo más conveniente para la difusión y cuidado de la obra paterna, la ministra González Sindes, una mujer poco hábil para la oratoria y con riesgosa propensión al exceso en lo concerniente a sus hábitos, está siendo acribillada a improperios como responsable del asunto. Si hasta ese auténtico Pilar de la democracia apellidado Rahola se atrevió a decir que la otrora cinematográfica ministra es una mujer vengativa que goza con haberles arrebatado esta propiedad a sus dueños catalanes.
Supongo que el supuesto hurto va a producir, al menos entre los que se arrogan la voz y el pensamiento de las mayorías silenciosas, aún más desafección, ese sentimiento tan en boga que el diccionario explica como falta de afecto o desapego, pero también como abierta oposición a alguna cosa, sobre todo si de un régimen político se trata.
Muy mal asunto, ya que si mezclar los sentimientos con la política es muy riesgoso, mezcarlos con los políticos puede ser directamente criminal.
Lo digo por experiencia propia. Al volver de mi corto vuelo por París encontré toda Barcelona engalanada, un intento válido de convertir esta ciudad siempre algo oscura en una de parecida luminosidad a la que me había acogido durante toda la semana anterior. Lástima que en la mayor parte de los casos las bombillas de colores barcelonesas iluminen calles destrozadas por obras que nunca se acaban, un creciente desorden visual y muchísima mugre.
Despreocupándose de todo esto, los responsables del actual ayuntamiento, además de cuadruplicar el número de bombillas, acometieron otros cambios substanciales en la decoración callejera. Este año, supongo que para no herir la sensibilidad de los marginados habituales, se ha optado por eliminar de los arreglos navideños toda alusión a las tradiciones cristianas. Ni ángeles, ni pesebres, ni estrellas guía con larga cola incorporada. Sólo formas que aluden de forma más o menos abstracta a los paquetitos de regalo de las grandes tiendas. Las tradiciones navideñas se ven convertidas finalmente en lo que vienen siendo desde hace un buen montón de años: una feria más para el consumo donde no se menosprecian razas, nacionalidades o creencias... salvo en el caso de las excepciones, que, según decían los antiguos, confirman las reglas. Me parece oírlos:
-Si usted está dispuesto a gastar su dinero, nosotros lo atiborraremos de buenos deseos luminosos en casi cualquier lengua, salvo alguna que, aunque mayoritaria, no resulte digna de nuestros afectos.
Muy mala cosa esta de la desafección, porque resulta que ese idioma ahora despreciado es para los que lo hablamos de forma habitual tan materno como cualquiera de los otros pretendidamente defendidos, y según se sabe por desgraciadas experiencias anteriores, la desafección que causa este tipo de discriminación suele alimentar desuniones, enfrentamientos, guerras.
Aquí pongo el freno y pido disculpas: estamos en vísperas de fiestas y por tanto yo debería mostrar un perfil menos depresivo y crítico, más cercano al Frank Capra de ¡Qué bello es vivir! que a un aforismo cualquiera del amargo Cioran.


Trataré de enmendarlo en un próximo post, aunque en este mismo momento se haga difícil pensar en renos simpáticos y gorditos bonachones. Las calles, reconózcanlo, no ayudan demasiado. Sobre todo durante el día, cuando las lucecitas de colores aún no relumbran. Miren si no la cara tristona del maniquí de Zara y la publicidad vegana del centro comercial L'Illa de la avenida Diagonal.
Al menos yo, este año no pienso comer ni una pizca de pavo. Estoy dispuesto a llevar adelante este propósito bajo juramento...y hacerlo en el idioma que las autoridades competentes tengan a bien permitirme usar.





Posdata: esta semana Cafè Central cumplía veinte años de existencia poética y decidió festejarlo con una fiesta en el Horiginal de la calle Ferlandina, frente al blanquísimo MACBA. Fuimos muchos más de cien los que gozamos de cariñosos encuentros, lectura de textos y poemas, auténtica magia literaria, coca de llardons, fuet y cava. Volví a casa muy contento con el precioso libro que Antoni Clapés y Víctor Sunyol editaron para celebrar este aniversario. En sus páginas 57 y 58 aparece el poema que escribí un tórrido día del último agosto en Caldetes: Playa al mediodía.
(En la foto de Bertini: Víctor Sunyol y Antoni Clapés)

34 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Creo que los artistas y sus obras deberían estar protegidos, y a veces protegidos de sus propios herederos.
Que la ornamentación sea de paquetitos y regalos me parece coherente, aunque...
Te felicito por tu poema editado en el libro del aniversario de Café Central.Te felicito y me alegro mucho.
La cuestión del pavo me pega muy mal... sé que no es fácil dejar de comer carne de ningún tipo para quienes lo hacen, pero me cuesta entenderlo.
Te felicito por tu decisión. Te felicito y me alegro muchísimo. Y no te ofendas,por favor, pero me alegro más aún que con la publicación de tu poema!!!
Un abrazo cariñosísimo y vegetariano.

Dante B. dijo...

Marina Noel:
felicitaciones!
Luces muy bien el gorro frigio, berretina o gorro del Claus...
Yo, como siempre, enfrentándome a mis contradicciones. Adoro los animales pero cada tanto me como un trozo de alguno. He sido vegano y macrobiótico, ahora hago una dieta que por aquí llaman mediterránea...
Es cierto que importa más una cosa que otra. coincido y te beso.

Daniel Rico dijo...

Estimado Dante.

Hase algunas semanas un desprevenido empleado de mudanzas salvo de ser arrojada a la basura la ultima carta de Alfonsina Storni.
Realmente me parese una buena noticia que la administracion publica gaste dinero en preservar la obra de los artistas. Luego vienen debates de forma, pero para mi lo esencial es que se resguarden las obras.

Y de las fiestas... cualquier ocacion es buena para juntarse con los afectos y darse un banquete jajaja.
En lo que a mi respecta , yo festejo el nacimiento del dios de quien sea que me invite a su festejo jajaja

Espero que estas fiestas te hayen en compañia de gente querida.

Un abrazo.

Dante B. dijo...

Daniel:
estoy de acuerdo con vos en cuanto a salvaguardar la obra: cuando Mujica Láinez murió vendieron todo su patrimonio fragmentadamente y a nadie le importó crear un museo o algo semejante con sus cosas. Estúpida idea, porque todo eso bien administrado no sólo conforma la historia de un país sino también una posibilidad más de recaudar dinero para las arcas municipales.
Un abrazo y felices banquetes...aunque todavía queda más de una semana por delante.

Martin Bolivar dijo...

Qué bien te lo pasás, pibe, en tu amada Barcelona y qué bien seguís escribiendo, siempre con un buen contenido, interesante. ¿Debemos seguir aguantando los bombardeos del consumismo más cruel, sin respetar las tradiciones?. Un premio Nobel, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dice que, a veces, las guerras son necesarias o imprescindibles y nadie dice nada. Siempre presente el dinero, para todo y sólo para algunos, mientras a los incautos se nos exprime como una naranja y muchos siguen picando el anzuelo. Siempre presente el dinero, el estiércol del diablo. Ya lo decía Quevedo: "Poderoso caballero". Materialismo y poder, compañero, van de la mano, para que unos vivan bien a costa de los demás. El vivo (listo) vive del tonto y el tonto de su trabajo. Enhorabuena, porque has escrito un post que ayuda a reflexionar, a despertar conciencias, cosas tan necesarias en estos tiempos de Navidad. Felices Fiestas y un Próspero Año 2010. Te sigo leyedo.

Emma dijo...

En Bruselas tambien hay un Cafe Central, pero este es un local oscuro, con ninguna pretesion setentera (ya que dudo que haya sido renovado desde los setenta) y por lo tanto en los setenta se ha quedado. La fauna que lo puebla es de lo mas increible, hay mesas bajas de madera y hombres con aspecto de mendigo que se lian cigarrillos junto a la maquina de tabaco. Dicen que los seres humanos tenemos siempre un hermano gemelo en las antipodas. " Un antipoda" como lo llamaba J.J. Millas. Quizas los locales como el Central tambien tienen su antipoda, como creo que sucede en este caso... me pregunto si comer pescado en vez de pavo es una decision moralmente reprobable.

Dante B. dijo...

Martín:
por dónde estás vos?
Cobijándote en cuál otra amada?
Me alegra que entiendas mi conflictivo amor hacia esta ciudad esquiva.
El dinero. No hay otro patrón, según parece. Podríamos hacerlo un poco menos zafio, pero me temo que si piensas en oro al poco tiempo se te nubla la vista y, además, es más fácil contabilizar monedas que afectos. Lo segundos se ganan + trabajosamente y no hay métodos específicos para hacerlo.
Un abrazo y ¡Felicidades!, aunque sea un tópico. Por un año más justo, si es que eso es posible.

Emma:
estuve una sola vez en esa ciudad, bella, fría, misteriosa. Me llevaron a preciosos bares de los que ya no recuerdo el nombre. No creo haber estado en ese del que hablas. No creo haber estado en ninguno que no fuera un bistró de lujo. Los riesgos del turisteo superficial.
Comer algo es necesario...tanto las aves como los peces parecen más lejanos a nosotros. Quizá en este caso el tamaño importe, o haberse acercado a ellos cuando todavía son seres vivos y nos comunican cosas.
Un abrazo

almanaque dijo...

Hola, Dante. Ya veo que has vuelto de París y que te preparas para soportar un año más las navidades. En mi casa no comemos pavo, pero sí que he visto un lechazo por la nevera. (Dios mío, qué tardísimo es. Un abrazo apresurado)

Dante B. dijo...

Antonio:
qué tal?
supongo que tú dispuesto a pasarlo calentito y en familia...con el frío que dicen estáis sufriendo por allí!
Yo me acorazo y hago lo que puedo, como todo el mundo.
No sé hasta donde llegará mi promesa...
Felicidades y abrazos.

El fotógrafo dijo...

Todavía quedan viejos nazis entre nosotros. ¿Quieres conocer a uno? http://opalazon.blogspot.com

Naia Salud dijo...

Las obras deben de estar protegidas. Las obras deben disfrutarlas todas las personas ¿Por qué nos sentimos poseedores de cosas que no lo son? ¿Por qué queremos politizar el arte? Poseer, es la clave.
Da mucha rabia, que las ciudades siempre esten en obras y con mucho ruido. Incrementando el strees y la ansiedad.. Obras que entorpecen y desmejoran la solera de las mismas. Llega Navidad y corremos un tupido velo. ¿Por que no comer pavo? Todo en su justa medida. Son unos días de mucha confusión, pero mientras permanezcamos en "nuestro centro" y contagiémos felicidad, nuestra felicidad, todo será mejor, para nosotros y los que nos rodean.

Un Abrazo
Namasté

Chrysagon dijo...

Como denunció Chaplin en “Tiempos modernos”, somos herederos de la revolución industrial. Nuestro tiempo moderno, es un poco más perverso, porque lo que en 1936 era una incipiente sociedad del consumo, hoy es un despilfarro global. La idea de modernidad pasa por aquí: ¿Cómo decrecer sin traumas? ¿Cómo reciclar nuestros hábitos? Empezar por abstenerse de la carne (no, de ésa no, de la del pavo) puede ser un buen comienzo.

Dante B. dijo...

Naia:
todo en su justa medida, sí, pero esa medida es como la del sentido común: poco habitual y difícilmente mensurable.
Con la lluvia, por suerte, tendremos menos polvo en nuestros ojos, en nuestra piel, en nuestros pulmones y en nuestra casa, aunque "ellos" tendrán una excusa para alargar más nuestra tortura.
"Sobreviviremos"!
Abrazos


Fotógrafo:
vale, hacia allí voy.


Chrysagon:
decrecer...
con la carne no, verdad? Santa Carne.
Me importa sobre todo lo que me dice esa otra voz que siempre va conmigo: amiga inseparable, detractora feroz.
Si no sabemos deternos, y hablo individualmente, nos cubrirá una montaña de objetos inútiles en medio mismo de un desierto.

mi nombre es alma dijo...

Creo que no, que no son fechas en las que dejar de ser crítico, entre otras cosas, porque en estas fechas, las cosas a criticar aumentan exponencialmente.

Un abrazo señor Dante, estupendo criticón

Dante B. dijo...

Alma:
gracias por levantarme el espíritu, algo alicaído por estas fechas tan cargadas de olvidos y recuerdos.
Un abrazo, y dos.

gracias dijo...

No se si será una tontería, estoy en deuda contigo me parece, porque tu nombre inspiró enl de ni blog.

Lansky dijo...

dante, amigo, si te parece demasiado brusco el paso desde la ciudad luz/paris a la ciudad gris (según tu, ojo)/Barcelona te recomiendo, como diría un buzo, la descomprensión por madrid, (que eso si son obras y grisura)donde, eso sí, te invitaría a unas cañas bien tiradas.

un saludo afectuoso

Dante B. dijo...

Gracias:
pues gracias! ya pasaré...


Lansky:
agradezco el afectuoso convite desde ya.
Sólo el Retiro tiene más luz que muchos otros lugares que conozco, pero es cierto que depende del ojo...y también del tiempo que uno viva en un lugar cualquiera.
Un abrazo, y dos si es necesario.

Gise =) dijo...

Hay amore cuanta razón tienes... los herederos mlavenden la herencia y los políticos aprovechan y compran o critican la compra...en fin todo lo que sea politica es asi...
las calles de Barcelona brillan por la noche y de dia...dan pena es verdad lo que dices de los adornos, si hasta el Corte Ingles(tan detestado por mi) cambio a los ancianos reyes magos(desde que vivo acá 8 años ya tenían la misma decoración en el frente) por copos de una supuesta nieve que en Barna no cae... Mi calle tiene de adorno un árbol con los laterales en azul, pero esos cuadrados feos multicolores es lo que tu dices que son paquetes??? Y para terminar Endesa regalaba bombillas de bajo consumo a las casas estas de la decoración son bajo consumo???
Yo no comeré pavo ni pezcado, casi seguro pulpo hecho por la gallega suegra de mi hermana...prodigiosas manos para la cocina...mi madre hará empanadas seguramente....
Besukones amore!!!!!!!!! love you!!!!

Fernando dijo...

Hace ya bastante tiempo mi dueña me abrió los ojos sobre el verdadero perfil de ¡Qué bello es vivir: quítenle el forzado final feliz y se queda en algo absolutamente depresivo y amargo (por utilizar tus acertados términos).
Está muy bien eso de sustituir la religión cristiana por la religión comercial: vivimos de nuevo la época de la Reforma. Pero sin protestantes.
un abrazo.

dany bert dijo...

Gise:
viste el programa sobre Baires de aayer noche?
Es como una ciudad fantasma, disfrazada, superpuesta a la que yo conocí.
Odias al Corte Inglés?
Tendrás que contarme los porqués.
En estos días nada es de bajo consumo, ni lo pienses. Mientras discuten en C. sobre el cambio climático, aquí seguimos echando leña al fuego de la polución y el desastre. Pero, bueno, tenemos que ser optimistas y desearnos todo lo mejor para estas fiestas. A disfrutar con las comidas familiares todo lo que se pueda.
Nosotros nos reuniremos con amigos, la otra familia, como siempre.
Besotes, muñeca.

Luzdeana dijo...

Es cierto eso de que han ido desapareciendo las imágenes cristianas de la ornamentación. Más allá de creencias, recuerdo con cariño el encanto que tenía para mí un pesebre enorme que armaba una empresa de materiales de construcción frente a la casa de mi abuela, en mi pueblo. Claro que mis ojos no son los mismos y ya hoy no ejercería sobre mí la misma fascinación de niña de padres ateos ante el misterio de un pesebre...
La cara de ese maniquí me va a dar pesadillas. Justo ahora que me escapé del tren :)
Un beso, Dante.

Gise =) dijo...

Si lo vi y me dio mucha pena ver que algunos lugares de Baires se parecen tanto a Bangkok...tan abandonada y dejada a la mano de Dios, me dio lastima, dolor y mucha rabia oir a ese padre como hablaba del hijo que tenia ingresado porque se corto una mano por culpa de el estado en como estaba después de consumir paco...
Odio el Corte Ingles porque trabaje ahi 3 años y solo asi se sabe como tratan a los trabajadores y los teje y maneje internos...entre otras cosas...
Yo me voy a Salamanca con toda la flia, al mejor estilo Campanelli, jejejeje!!! nos vemos antes de Navidades??? asi me cuentas de Paris...
Besotes amore!!!!

Raúl dijo...

Cuando dos o más se pegan, al margen de configurar el tipo penal de "riña tumultuaria", le hacen un feo grande a lo estético. Si además se pegan por un tema cultural (con lo que la cultura debería de tener de unión y nexo) la cosa pasa a ser descabellada.
Y es que yo paso mucho (por miedo y rabia) de los nacionalismos y de sus manifestaciones más folclóricas.

Y ahora, un villancico: "pero mira como beben.."

Darth Tater dijo...

Querido Dante,

Veo que el regreso a Barcelona te ha puesto melancólico. Además, esta época del año potencia cualquier sensación de tristeza o euforia. Por lo pronto vuelvo a quedarme con tus maravillosas fotografías que registran magistralmente tu acontecer.

¡Gracias por este año de buenos posts!

Roxana.

Anónimo dijo...

QUE DECIRTE......Pués que he disfrutado como siempre leyendo tu nuevo post prenavideño.Es un placer leerte.Opinaría sobre tantas cosas de las que comentas...
Pero mi peor enemigo es el tiempo y lo lenta que soy tecleando.
Saludicos

el cacho de aquí dijo...

Luzdeana:
también yo me ilusionaba de pequeño abriendo las cajas donde estaban los adornos de cristal del árbol, siempre menguantes, y armando el pesebre con arena y espejos que hacían de lago...Me da igual en el fondo, soy bastante incrédulo, pero entonces que no me vendan las fiestas de fin de año como si de una mística se tratara.
El maniquí es patético, aunque no creo que te persiga. Le faltan fuerzas. Besos

Gise:
todo entendido. Yo siempre fui cliente, salvo una época de triste recuerdo, apenas llegar.
La ñata contra el vidrio
¡éramos tan pobres!
Nos llamamos, Gise Campanelli.

don Bertini dijo...

Fernando:
todas las películas de Capra pertenecen al estilo "tristeza no tiene fin, sin embargo haremos como que sí puede tenerlo".
A mi, como me gusta que me doren la píldora, siguen gustándome.
La Reforma! buen nombre para un bar de copas, verdad?
Abrazos


Carmen,
querida, cada día más anónima.
Ya reconozco tus saludicos, lo cual es un triunfo. Y me alegra que estés. saludazos

Dante B. dijo...

Roxana,
otra vez gracias a tí, que las miras...Soy lo que antes se llamaba ciclotímico: un poco de cada sentimiento varias veces al día.


Raúl:
eres de los pocos que han tocado el tema para mí central, y más doloroso, de este post...
Los peces beben y beben y vuelven a beber...y los tontos repiten una y otra vez los mismos errores cambiando la dirección o el signo. Una verdadera pena. Con lo bien que podríamos vivir sin tanta idiotez. Un abrazo

39escalones dijo...

Muchas veces quien se rasga las vestiduras para proteger o convertir algo en "símbolo patrio" aspira a hacerlo con el dinero de los demás. Ahí está el quid de la cuestión, creo, en que todos dicen que ha de ser salvado algo... mientras lo paguen otros.
En cuanto a la navidad, como en todo, al final alguien tiene que pagar. Y pagamos todos.
Abrazos.

Trep dijo...

En realidad el nombre del blog sale del mío. La idea me la diste tú con el tuyo ¡Genial!

Dante B. dijo...

Alfredo:
tienes razón, hay tanto dinero, tanto, invertido en el patriotismo, que es de suponer cuántos se benefician con ello.
Y cuántos perdemos! Abrazos y felicidades (ya que es imposible no entrar al juego)


Trep:
me parece que insistiendo sólo lograrás que te cobre derechos.

Darth Tater dijo...

Querido Cacho ciclotómico:

Vengo a enmendarle la plana. Nuestra conescencia se remonta al menos a aquel paquete de Beckham de julio 2008. Al menos fue lo que pude encontrar puesto que como siempre al buscar me detuve a admirar cuanta maravilla ha publicado, en imagen y texto y ya no seguí más atrás por temor a no dormir la noche de hoy. Tanto creo que he llegado a conocerlo que sólo me falta ver un texto suyo, de su puño, letra y tinta escaneado aquí (suspiro).
En fin...

Dante B. dijo...

Darth Roxana:
fácil de conceder ese capricho, aunque si lo hago ya no le quedará ninguna espera en carpeta y se irá con otros más misteriosos.
Usted es muy importante aquí. Sin sus comentarios este espacio no sería el mismo.
Abrazos