sábado, mayo 22, 2010

migajas de primavera


Hansel y Gretel, esos niños de cuento, dejaban caer a su paso piedras, botones, cualquier objeto pequeño y notable que les permitiera desandar el camino a casa sin perderse irremediablemente en el bosque.
Yo necesito que este blog no acabe por pura inanición, por la total ausencia de lectores medianamente interesados en lo que aquí escribo, así que dejaré algunas migajas de mi pan diario para que todos aquellos que se hayan despistado puedan retomar el camino que lleva de nuevo hasta este lugar, mi casa.

Una rata se deslizó suavemente entre la vegetación
arrastrando su panza fangosa por la orilla
mientras yo pescaba en el turbio canal
un atardecer de invierno por detrás de los gasómetros
meditando sobre la ruina de mi hermano el rey
y sobre la muerte de mi padre el rey, antes de él


Esta estrofa forma parte de un largo poema de T.S.Eliot, nacido estadounidense y con posterior nacionalidad inglesa, tan ajeno a las piruetas del otro Elliot, Billy, el pequeño bailarín de película, como a los tiros casi siempre certeros del televisivo Eliot Ness. El autor de La tierra baldía y Asesinato en la Catedral fue Premio Nobel de Literatura en 1948 y una de las voces más destacadas en las letras anglosajonas del siglo pasado. Esta traducción, encontrada en la red casi por casualidad, podría ser más que defectuosa, al menos no me atrevo a asegurar lo contrario, pero me sirve para hablar de la melancolía, ese animal viscoso que nos atrapa por sorpresa en un recodo cualquiera del camino, ese virus malsano, insidioso, que, arrastrándonos a la maloliente, por irracional, ciénaga de la conmiseración y el desprecio hacia todo lo que nos rodea -incluyéndonos de forma tácita, sin explicitarlo- nos convierte en un alga informe, de(s)rrumbada y temblorosa. Fieramente atacado por ella en estos días -quizás la nostalgia sea otra forma de esta alergia que enturbia mis ojos y lastima como polvo de vidrio mi garganta- la saco al sol para ver si escapa de mí como una lagartija asustada, dejándome al fin en paz.

Comparto una mesa con otras once personas. Comemos y trabajamos al mismo tiempo. La vida no está nada fácil, nunca lo ha estado, por lo que se hace necesario reir con/de cualquier tontería. Mientras nos sirven el segundo plato, alguien a mi lado cuenta que un famoso personaje llamado Félix María fue encarcelado por no sé qué motivos y los otros presos invirtieron gran parte de su tiempo de ocio carcelario en violarlo una y otra vez sin darle descanso; tanto, que fue necesaria una posterior internación hospitalaria. La historia es lamentable, desgraciada, patética, sin embargo a mi se me ocurre decir:
-O sea que el tipo entró como Félix María y salió como María Félix...
Algo macabramente ingenioso de lo que con toda seguridad me arrepentiré en este mismo instante, pero que ha hecho reír a mandíbula batiente a todos los, hasta un segundo antes cariacontecidos, compañeros de mesa.
No somos santos.

Los que escribimos poesía estamos acostumbrados a leerla en cualquier parte: reuniones, congresos, teatros, bares, cafés y restaurantes, salas de conferencia, jardines, hoteles. Nunca sin embargo me había encontrado con una gata, sabia y adorable, ocupando una silla entre el público asistente. Sucedió el jueves por la tarde en el Arthostal del Borne, cuando varios autores argentinos leíamos nuestros poemas, publicados hace unos días en una plaquette austera, de elegante diagramación en varios tonos de gris, por el colectivo de El laberinto de Ariadna.
Uno de mis placeres cotidianos es desayunar fuera de casa. Al sol, con el diario del día y un buen café largo y oscuro apenas aclarado con una nube de leche, si es posible acompañado por alguna delicadeza más sólida. Por suerte para mi hedonismo y desgracia de mi dieta, vivo en un barrio donde abundan lugares agradables para oficiar este ritual de forma muy satisfactoria. Hoy mismo, sábado, desayuné en una terraza a la que nunca había ido: la del café del restaurante Lo Duca, a los pies de ese sobrio hotel con toldos negros de la calle Mallorca, entre Paseo de Gracia y Rambla Cataluña, el Alexandra. Nos atendió una bella, amable y joven mujer rubia a la que supuse ucraniana. No me equivoqué: lo era.
Media hora después, caminando por Rambla Cataluña hacia el bajo, me encontré con la nueva exposición de Eulàlia Valldosera (1963) en la galería Joan Prats. Se llama Dependencia Mutua y está centrada en una mujer joven, Liuba, también ucraniana, que limpia con cuidadoso mimo una estatua clásica del emperador Claudio, propiedad del Museo Arqueológico de Nápoles.
Muestra emocionante de auténtica emoción, en ella Valldosera, sensible, minuciosa, alerta, retrata a través de distintos soportes -fotografías, vídeo, instalaciones lumínicas- la relación amorosa entre el mármol majestuoso de fría belleza y la bella dulzura de unas manos femeninas que parecen enamoradas del trabajo que les ha tocado en suerte, retratando al mismo tiempo la relación inconsciente entre los opuestos, sus distintas interdependencias y subordinaciones.
Por cosas como estas sigo viviendo donde vivo, a pesar de mis nostálgicas alergias y mis reiteradas quejas.

ilustran: fotos publicitarias de María Félix, fotografías otras de Bertini.

50 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Querido Dante, tus migajas son pequeños diamantes se disfrutan muchísimo.
La melancolía a veces es inevitable, pero siempre se termina yendo por donde vino, o por donde sea.
Te robo tu foto de la gata adorable para ponerla de tapiz en mi escritorio.
Un abrazo muy grande y cariñoso.

Henohenomoheji dijo...

Lector silencioso si, pero no despistado, estimado Dante. Alzaré la voz para que no se calle la tuya.
Saludos.

Belnu dijo...

y la maravillosa foto del gato?

DanteBertini dijo...

Marina:
use usted la gata adorable, que lo es y mucho.
Buscaré la otra foto que me pides y no diré nada sobre los diamantes de migaja, o las migajas como diamantes, para no pecar de ególatra.
Abrazos gatunos


Heno:
no sabe la alegría que me da verlo por aquí. Mi jarra, o mug, sonríe feliz. Un abrazo

Miroslav Panciutti dijo...

La melancolía, la nostalgia y cualquiera de los tantos disfraces de la tristeza los llevamos de serie en nuestros sistemas operativos. Sin embargo, como bien dices, hay que dejarlas que salgan, porque motivos para la alegría (y, por supuesto, seguir viviendo) tenemos de sobra, como demuestras en tu caso con esas "migajas". No se me ponga quejica, don Dante.

el objeto a dijo...

me gusta esa idea de poder regresar a casa (sea la propia o ajena) siguiendo los signos y rastros
y esos paseos en zigzag (también con los humores9 de los que hablas,
me reconozco en el estupor de tener a un gato como auditorio,
y me ha provocado curiosidad e interés que te gustara Valldosera...
tu mirada también me sirve como cachito de pan que marca un camino hacia distintas casas
besos

mi nombre es alma dijo...

En uno de esos tontos concursos que se hacen para elegir las palabras más hermosas, y digo tontos, porque siempre se eligen las palabras por lo que significan no por su estructura y sonido, me dió por elegir "meláncolia". La pronunico varias veces, muy lentamente, es una palabra que se deshace en la boca. Quizás con esto también se deshaga algo la tristeza.

Un abrazo nada melancólico

DanteBertini dijo...

Belnu:
no termino de entender...me hablas de esta foto de la gata adorable?


Miroslav,
sabes del tango que dice:
"el que no llora, no mama",
pues algo de eso hay.
La nueva primavera siempre me recuerda otras primaveras, no más felices, solamente otras.
Gracias por el interés. Trataré de no encontrar motivos para quejarme tanto. Un abrazo

DanteBertini dijo...

Vanessa:
deberías ver a Valldosera. Ya me había impresionado su trabajo en la gran muestra restrospectiva del Sofidou. Esta, más humilde, más pequeña y concentrada, sigue teniendo la misma emoción.
Ya he leído en otro comentario que anduviste por Cannes. No te digo ¡qué envidia! porque nunca me gustaron los pecados capitales.
Besos

Alma:
tal vez estoy tan atado a la melancolía por la musicalidad de la palabra...No lo había pensado antes, pero es verdad que se deshace en la boca como un caramelo.
En un juego parecido yo elegí abracadabra, por lo mágica.
Gracias por regalarme ese caramelo hecho palabra.
Un abrazo dulce

Gise =) dijo...

Siempre se vuelve al primer amor!!!! Volver a tu casa recogiendo migajas de un cacho de pan tan rico es un placer!!!!!
No veas Federico estara orgulloso de vos que te envia a su amiga!!!!!
Tengo que prestar atencion porque no me doy cuenta de que hotel es el que mencionas....
Besotes enormes amore!!!!

carmen dijo...

Yo sigo tus migajitas con entusiasmo,sabiendo que al final encontaré la recompensa de leer lo que escribes con auténtico placer.
Gracias por estar ahí.
Que no se entere Federico que asisten damitas de su misma condición a actos como el que cuentas.
Saludicos.

Lansky dijo...

Estoy con Miroslav, so llorica; llevamos la tristeza de fábrica, pero tu y la vida que llevas no es para llorar, así que te pongo de penitencia que te leas (otra vez si ya lo hicistes antes)la exquisita 'Anatomía de la melancolia' de Robert Burton, el 'Montaigne' inglés.

DanteBertini dijo...

Gise,
Carmen
Lansky:

gracias por estar aquí, espero que estas migajas sean al menos sabrosas...El hotel es un hostal, el Arthostal cercano a la iglesia de Sant Pere
Federico se entera de todo y creo que es él, con su misteriosa clarividencia felina, quien que me manda a sus congéneres para alegrar situaciones que no son, en principio, necesariamente alegres.
No leí nunca el libro sobre la melancolía de Burton...Trataré de hacerme con él. Aunque quizás necesite el Remedio para melancólicos de Ray Bradbury.

39escalones dijo...

Tranquilo, que no nos hacen falta migajas para volver: el camino a esta casa está más iluminado que los peajes de la autopista...
Otro Elliot: Henry Thomas, el niño de E.T. O mejor dicho, el verdadero extraterrestre.
Abrazos.

Nahahya dijo...

¡Dulce amigo, Dante!
Somos esponjas que cuando estamos pesadas de agua, debemos estrujar para liberarnos del exceso...¡sólo los auténticos prevalecerán! Entran y salen, descansan un tiempo en nuestra casa y luego siguen su camino.. Las palabras hacen que vivan los sentimientos, y cada uno tenemos nuestro maravilloso sello de identidad. Me siento cercana a las tuyas...Son días de melancolía, nostálgia, movimientos internos...que ponen a prueba nuestro centro. Somos valerosos y sabemos lo que queremos...:)
¡Por favor!...que porte, que belleza felina, no solo la de la gata, sino la de Maria Félix.

Siempre dejas migajas de buen pan, en tu casa y en las ajenas.

Te dejo un abrazo y beso silencioso impregnados en aroma de cerezas...a Fede.. achuchones

Naia

Fernando dijo...

Pues, como Hansel y Gretel, uno se ve tentado por estas delicatessen escritas tanto como tientan los locales de tu barrio. Lo cual sí que me produce nostalgia, porque mi dieta va ganando por goleada a mis placeres gastronómicos (eso sí, saco en claro una evidente mejora de aspecto).
Dependencias múltiples.

DanteBertini dijo...

Alfredo:
usted sabe decir las cosas muy cinematográficamente! De pronto me he sentido en un polard con Jean Gabin y Micheline Presle o directamente en la primera versión del cartero que llama dos veces.
Un abrazo easy reader...

Darth Tater dijo...

Cacho:

¿Pero cómo le haces para lograr esas excelentes fotos? Me quedo con la última, tan a tu modo. Y me quedo también recogiendo migajas de tu pan... ¡falta me hace leerte últimamente!

Un abrazo prefutbolero.

rr

DanteBertini dijo...

Naia Cereza:
cuando era muy joven poníamos apellidos a nuestros amigos de acuerdo a alguna característica esencial de su persona(je).
Tú deberías ser Naia Perfume o esta de hoy, con el aroma que te acompaña ahora mismo.
Como tú dices: no somos locos, sabemos lo que queremos.

La Félix fue una gata montesa, una pantera.
"La Doña" le decían los mexicanos, "María Bonita" su enamorado compositor, Agustín Lara.

Federico y yo, agradecidos.

DanteBertini dijo...

Fernando:
las dietas bajan el peso y levantan los ánimos, son todo un desafío.
Los locales de mi barrio aumentan mis kilos y disminuyen mi cuenta bancaria. Otro reto en épocas de crisis como esta.
Mutuas dependencias, como tú y la Eulalia dicen. Un abrazo pirata


DarthT.,
vivo con la cámara a cuesta, en un bolso que llevo conmigo siempre, como las modelos o las madres recientes.
Miro mucho también: es mi diversión más grande, junto a la de conversar, en vivo y virtuamente. Así que acá estoy, para charlar contigo cuando quieras. Un abrazo de campeonato.

odette farrell dijo...

María Felix fue una mujer hermosísima y termino su vida siendo un remedo chusco de lo que era por esa absurda manía de tratar de ser siempre joven...

Un gato entre tus oyentes? Yo el otro día me encontré un conejo en un pub :))) y alguién me dijo que seguramente era una aviso que se me hacía tarde para el té con la Reina... que interpretación más genial, no Dante? Tu qué historia le darías al gato poeta???

DanteBertini dijo...

Odette:
MF tuvo todo y más; supongo que se hace difícil perderse en el olvido y la nada. No hubo muchas mujeres tan espléndidas como ella, tan sofisticadas y, supongo, tan crueles.

Imposible superar la historia carolliana del conejo, indudablemente inglesa.
Esta gata era parte del Hostal -barcelonés con un dueño búlgaro- y andaba por allí, acostumbrada al deambular de gente. Cuando vio que todos se sentaban a quedarse quietos, ella también lo hizo por un rato. Cerca de mí, que la había acariciado y hablé con ella, elogiándola.

Está todo bien?
Cómo van la vida y el arte?

Antonio Tello dijo...

Anoche vi por la Sexta un capitulo de la serie El mentalista. Éste asiste a una fiesta benéfica de gente muy muy pudiente y comienza a hablarle del hambre en el mundo, de los niños que están muriendo en esos mismos momentos, los desempleados, etc. etc., mientras ellos están bebiendo champán francés y despreciando los canapés. Después añade "que alcen la mano los que crean que no tienen motivos para sentirse contentos y ahora que alcen la mano los que firmarán un cheque con varios ceros".

DanteBertini dijo...

Tello:
cómo se llamaban estos cuentos con moraleja? Parábolas?
Muy bueno, gracias.
Me gustaría ser uno de esos, pero no tengo ceros para donar.

Caruano dijo...

En mi cuento infantil de Hansel y... se esparcían migajas de pan para desandar el camino. Hoy día se tienen los cacho de pan en internet "favoriteados" o "marcados" para orientarnos mejor. Aunque no comentemos, muchos nos asomamos por tu ventana.

La Félix,en la foto, igual de hermosa como insoportable, imagino.

La "astenia" me tiene, a mí también, escarchado en plena primavera. Pero saldré adelante. Coño.
Abrazo.

DanteBertini dijo...

Caruano:
precioso comentario, que se agradece.
Hay momentos en que necesitamos una mano amiga palmeándonos la espalda para darnos fuerza.
Astenia vital tal vez.
Un poco de rabia transformada en falta de vigor. Hay tantas cosas que no están bien.
Saldremos adelante. No lo dudes.
Un abrazo.

Joy dijo...

Hola Dante!

Te sigo desde el blog de alguna amiga común y ya he degustado retazos originalidad/no originalidad en tu otro espacio, y llego a tiempo de disfrutar de este cacho de pan, que me gusta, pues es así como siempre se llamó al trozo en mi tierra natal, Madrid.

En cuanto a la tristeza, te sugeriría si dispones de tiempo y ganas, visitaras mi espacio, y concretamente el post de hace unos días http://espirituavalon.blogspot.com/2010/05/bonjour-tristesse-el-puente-de-joy.html
en el que la tristeza me embargaba, pero sin resistirme a ella, la dejé que, sola, caducara... saliendo de ella con energías renovadas!

Un saludo y felicidades por el blog (me encanta Jude Law... y me ha gustado ese tema... las dos veces!)

DanteBertini dijo...

Joy:
desde Naia quizás?
Gracias, visité tu blog y leí el post.
Por ser que estabas sin ánimos no te faltaron para escribirlo. Suele pasarme a mí. Astenia parcial que depende de muchas otras cosas exteriores.
No te creas que agiganto el sentimiento: sólo lo transmito. Es mi forma actual de comunicar(me), escribir.
También yo dejo que los sentimientos me inunden y, como las mareas, se retraigan solos.
Algunas cosas que he aprendido con la vida y las técnicas alternativas.
Gracias y hasta muy pronto

Joy dijo...

Estupendo Dante, me alegra coincidir contigo en planteamientos.

(Sí, amigas como Naia y Marina, lindas ellas!)...

Permíteme que abuse de ti: por lo que veo, eres argentino y no sé si has visto el video del post que tengo publicado en estos momentos, sobra la megaminería... es espeluznante y se cubre ante la opinión pública...
http://espirituavalon.blogspot.com/

Gracias y un abrazo!

Lansky dijo...

'Remedio para melancólicos' de Bradbury es un libro maravilloso, pero no un buen remedio, precisamente, para tu melancolía vernal. Si quieres leer a Burton, la única edición completa y fiable es...¡Asociación española de neuropsiquiatría' AEN (distribuida por siglo XXI Eds). Anatomía es un libro espléndido

(por cierto, yo no entro aquí para alabarte fotos de gatos o de maria Felix, como hacer tu con el 'orto' de mi señorita)

DanteBertini dijo...

Joy:
ya lo ví al entrar. El video me llegó hace tiempo desde amigos argentinos. Es pavoroso. Como casi todo lo que tiene que ver con la ecología, harán lo peor diciendo que es necesario. Me deprime y se que no puedo hacer nada a la distancia. Creo que tampoco podría hacerlo estando allí.
Gracias a ti por difundirlo.
Un abrazo


Lansky:
va de descripción o de cura?
mi melancolía es parte de mí, fluctuante y memoriosa.
No le hago demasiado caso porque se que es así: requiere atención porque siempre me sopla al oído historias olvidadas, aunque debo filtrarlas para descartar lo accesorio, los inventos que nos hacemos escudados en el tiempo y los olvidos parciales.
Los psiquíatras son afectos a las pastillas y el electroshock, dos formas de evasión controladas por los estamentos médicos.
Prefiero la reflexión; aunque a veces duela es más duradera y menos tóxica.
Me lo miraré en La Central, a ver si cuela. Gracias por el consejo.
El de Bradbury era broma para iniciados. Aconsejaba follar.

Emma dijo...

Tu melaconlía. No hay consuelo a veces, o quizás tampoco lo deseas. Lo único que me queda es aceptarla, está aquí, y ya se irá, como las lagartijas.

Lansky dijo...

El libro de Burton, 'el Montaigne inglés' como le llaman a veces y contemporáneo de aquel, es el libro inaugural del ensayo en lengua inglesa, y una delicia, independientemente de que lo editaran como rareza erudita los psiquiatras.

Y follar siempre levanta...el ánimo, las endorfina sy tal

Shaun dijo...

Dante:

No hay ningún tratamiento para la “astenia primaveral”, lo confirmo. Y descartadas las causas físicas u orgánicas en su aparición, el tratamiento queda en manos de las mareas…a instancias del oleaje que las trajo y la espera de que la misma ola se la lleve.
En esta espera… te hice caso y visite a Valldosera, y mi melancolía fue diluyéndose, mientras mis retinas se llenaban de sensaciones tan inesperadas y simples como cálidas y reconfortantes. Gracias

federico dijo...

A las presemtes palabras yo les llamaría kilos de pan!

Salud!

Basurero Usurero dijo...

Las fotos publicitarias son muy buenas. Suerte.

Mary Poppins dijo...

que bien leer lo que bien escrito esta

Perfecto Cacho

Estas mejor?

DanteBertini dijo...

Emma,
la acepto, la aguanto, la mimo, la domino, la saco a pasear y la suelto, aunque a veces, mimosa, me sigue de nuevo hasta casa. Abrazos


Lansky:
lo he buscado hoy sin éxito en La Central. Veré mañana en Documenta y Laie.
Remedio para melancólicos es un bello libro de cuentos que levanta el espíritu y poco más. Para levantar lo otro es más necesaria la carne que el papel impreso.

DanteBertini dijo...

Shaun,
la melancolía también es atacada por la astenia, para suerte de nosotros, los melancólicos.
Se diluye sola, sin aspavientos, como llegó.
Me alegra que te gustara Valldosera, una artista sensible y racional al mismo tiempo.
Gracias a tí por la visita.


Federico:
no se si ya habías estado por aquí.
Si es la primera vez, bienvenido y gracias. Que tengas el mismo nombre de mi gato no es ninguna tontería...

DanteBertini dijo...

Marypop:
gracias, querida. Estoy bien. Un beso...
Y feliz veinticinco!


Basurero:
puede escribirle a sus representantes de Filmex.
Yo sólo las levanté de la red.

De Lirium soy dijo...

Siguiendo los guijarros dejados en cuentos de hadas, llego nuevamente aquí...
Sabés que de pequeña, uno de los primeros roles que bailé fue haciendo de Gretel? y como temía dormirme en el escenario uno de mis duendes, mi querido Beto Mesa, me dijo que él estaría detrás de un árbol de utilería para despertarme.. y lo creí, claro.

Vos nunca te quedarás sin lectores... tus historias, tus anécdotas, tu mirada es deliciosa siempre.

Hoy vine a traerte un fuerte fuerte abrazo.

jnj dijo...

Bueno, lee lo que gustes... pero que no suene de fondo un solo acorde de tango, ¿eh?

Un abrazo.

DanteBertini dijo...

Deli,
pequeña Gretel, cómo podías dormirte sobre un escenario?
Tan soñadora eras?
Beto Mesa suena a personaje de historieta...quizás algún día lo use en un cuento...un tierno, verdad?
Creo que siempre tenés un Beto con alas cuidándote desde atrás de los árboles.
Besos a la covacha entera y gracias, por supuesto


JNJ:
no lo hago, si pongo un tango me lleno de nostalgia aunque no quiera...no hace falta ser argentino para que te suceda
un abrazo

Noemí Pastor dijo...

Creo que ya te he contado alguna vez que a mí me gusta leer poesía en el metro, tempranito, todavía medio aturdida por el madrugón. Lo recomiendo a todo el mundo. Tiene efectos alucinógenos.

Nahahya dijo...

Pensé y sentí... que cuando esa gatita tan hermosa y en apariencia inteligente, con sabiduría, estaba ocupando una silla, para escucharte, es por la sencilla razón de que estás "conectado con todo", incluídos los felinos. Adoras a los gatos y el deva de los gatos está presente en todos ellos. A través de Fede, conectas con todos. Nos pasa a todos los amantes incondicionales de los animales.
Me estoy poniendo estos días a Frankkie "La voz" para sacudirme de la meláncolía, tristeza y todo eso que mencionas, bailo como una loca, tipo Isadora Duncan y me quedo renovada...Frankkie, es genial para ello..es buena terapia y te llenas de alegría!!!

Abrazos y besos miles impregnados con aromas de cereza...a Fede, como siempre acuchones
Naia Perfume... New name!!

DanteBertini dijo...

Noemí:
aquí leíamos al atardecer y en voz alta, para un público de poetas y amigos.
No tomaría alucinógenos por la mañana en ningún tipo de envoltorio. Ya alucino bastante con sólo despertar...

DanteBertini dijo...

perfumada Naia:
eso de rebautizar a los amigos debe venir de mi época infantil, de colegio de curas.
Lo hago siempre con mayor o menor acierto. Algunos se alegran y lo aceptan, otros me obligan a cambiarlo.
Frankie bailado está bien. Yo uso a Robbie Williams con algún tema especial, aunque Lou Reed y su caminar por el lado oscuro me saca a la pista de inmediato.

Abrazos aromáticos para tí y Jon.

Margot dijo...

Vidas duras que se alegran con mandíbulas que ríen por cualquier bobería, comidas plenas y desayunos fuera, poemas...

Esas son las migas que procuro recoger de cada mantel que sacudo. Coincimos, hasta en la nostalgia de la primavera, qué jodía es!

Besos de pulgarcita.

DanteBertini dijo...

Margot,
querida, por algo nos conocemos y seguimos desde hace tanto tiempo, verdad?
Besos desde Liliput

Candidatos concejo dijo...

Fue un placer visitar tu blog, es la primera ves que ingreso a el y me ha parecido supremamente interesante, cada palabra, y esa forma de ver las cosas de otra manera, un saludo.