lunes, diciembre 17, 2007

Encadena(dos)

El sábado por la noche fuí con un grupo de amigos a ver la última película de Ang Lee. Éramos cinco, y aunque ninguno de nosotros dijo "no me gustó", "me aburrí como un cochino" o "¡vaya bodrio!", me parece que no hemos salido del cine especialmente satisfechos.
Lust, caution, que de ella se trata, fue traducida al castellano como Deseo, peligro, una decisión que sin ninguna duda le restará una buena cantidad de posibles espectadores. Casi cualquier otra traducción hubiera sonado mejor que esta. Desde alguna con onda muy latina, del tipo Peligro carnal o Abismos de pasión, hasta una de andar por casa en plan "transición aperturista", como Ojos oblicuos, entrepiernas calientes o La China se pone cochina. Para mi gusto, la traducción mas sugerente y respetuosa del original sería Cuidado: lujuria, aunque tampoco resulte un título fácil de decir y aún menos de retener en la memoria.
Ang Lee me cae bien, sus películas me gustan. Voy a verlas porque son suyas, de la misma manera que veo las de Scorsese, Woody Allen o Paul Thomas Anderson y en otras épocas esperaba con ansiedad el estreno de un Fellini, un Hitchcock o un Bergman. Lee es un director con una filmografía extraña, donde podemos encontrar desde vaqueros gays luchando contra sus impulsos sexuales o jóvenes inglesas debatiéndose ardorosamente entre sense y sensibility, hasta airados hombres mutantes con complejo edípico y notable propensión al verde intenso. Tal vez en otra época se lo hubiera llamado "un hábil artesano", pero de ser así no hubiese recibido leones de oro venecianos ni estatuillas doradas del tío Oscar con tanta profusión. Tampoco, supongo, se hubiera atrevido a hacer declaraciones tan personales y categóricas como estas que hizo hace nada a un periódico español:
«El amor es tortura. Si no hay dolor se trata de un sentimiento superficial. Sólo cuando sientes dolor sabes que es amor de verdad. Por eso nos dedicamos a torturarnos los unos a los otros».
En este momento no me importa discutir semejante generalización. Tal vez lo que Ang Lee llama amor es ese goce del que suelen hablarme algunos lacanianos: un caramelo de placer envuelto en piel de látigo.
No puedo decir que su película me haya dejado indiferente, sin embargo tampoco puedo dejar de pensar que, sin abandonar algunos temas recurrentes en toda su obra, Lust, caution es un producto pensado para el actual mercado chino, con una pequeña burguesía ascendente deseosa de consumir todos esos productos occidentales que hasta hace poco tiempo no estaban a su alcance. Hay algo errático en la narración de este largo film -casi tres horas- que me dejó gran parte del tiempo fuera de su juego, pensando en parecidos aparentes y parentescos cercanos, como si yo también me hubiera perdido por las calles de esas ciudades chinas dominadas por los japoneses, con rubias prostitutas europeas ofreciendo su servicio por las esquinas y camareros occidentales atendiendo a los clientes de bares elegantes con marcada estética vienesa o londinense. Por allí, entre los pliegues de este amor en tiempos de guerra y bruscos cambios sociales, se asomaban el Doctor Zhivago y Casablanca, Senso, El puente de Waterloo y Arco de triunfo, Si no amaneciera y un más que "notorius" Encadenados, magnífico exponente de la síntesis narrativa y el romanticismo más apasionado. Tanto en aquellas antiguas películas como en esta recién estrenada, hay verdaderos ejércitos de gente desesperada buscando algún lugar donde aposentar sus hambrientos y maltratados cuerpos, hermosas mujeres que ansían algún tipo de ternura y hombres hoscos de mucha acción y poquísimas palabras, recortándose todos ellos como frágiles figuritas de papel sobre desoladores paisajes de amenazas, destrucción y muerte.
Según se apresuraron a adelantarnos las gacetillas antes del estreno, este film se diferenciaba de muchos otros por sus más que explícitas escenas de sexo. Quizá estas escenas sean demasiado fuertes para espectadores que jamás hayan visto un porno puro y duro, algo casi increíble a esta altura de los tiempos, pero para mí, que sólo puedo presumir de haber dejado de fumar hace bastantes años, resultó mucho más impactante la fruición conque casi todo los personajes se zampan un cigarrillo tras otro durante las casi tres horas de película.
Quizá la clave esté en la banda sonora, salpicada de voces oscuras como la de Marlene Dietrich y de tangos dramáticos de la más rancia escuela clásica. Esta es una historia de otra época, contada con todos los guiños necesarios para atrapar a un público que recién ahora puede darse el lujo de soñar con rutilantes estrellas de cine; siempre rodeadas de glamour, siempre envueltas en esas sinuosas volutas de humo que, tras su tan fascinante como estudiada fotogenia, esconden desvastadoras propiedades adictivas.
Posdatas:
1) dado que ya adjunto trailer de Lust, caution, preferí ilustrar este post con una imagen del hoy casi cincuentón Chistopher Meloni. ¿Razones? Además de otras muy notables a simple vista, hoy mismo me enteré que su hijo más pequeño se llama Dante Amadeo y, buscando, buscando, descubrí a este contundente papá italoamericano interpretando escenas de amor torturado y pasional en una serie del siglo pasado (1997) nunca emitida en España: OZ. Como supongo que todos sois mayores con criterio propio y probablemente este video será censurado en los próximos días (pasó con el del Ercole de Vivaldi en Spoleto), invito a verlo lo antes posible.
2) toda la trama de la llave oculta y la botella de cava Freixenet en el anuncio-homenaje realizado por Scorsese, también refiere de forma muy directa a Notorius (Encadenados). Mr Hitch, imitando a sus oscuros y amenazadores pájaros, sigue entre nosotros.

25 comentarios:

Mil Orillas dijo...

Qué buena tu reseña, Cacho!

Sí.

Lee es un tipo raro y brillante.

Veré la peli.

Un besito

Noemí Pastor dijo...

Vaya, otra vez te me has adelantado. Pensaba ir a verla un día de éstos. Ya te contaré. Un beso.

zbelnu dijo...

Yo estuve pensando que lo que sí me gustó era la idea dramática, buena para un cuento, pero no suficiente para tan larga película, pero lo escribiré mañana en un post, si tengo tiempo... y buscaré al escritor del cuento que la inspiró. Y aparte de esa idea, algunas imágenes, claro... Pero efectivamente, no es lo que yo espero del cine.

cacho de pan dijo...

mo, noemí: retribuyo los besos. gracias.
zbelnu: espero tu post, por supuesto.

Lucía dijo...

Me has dejado un poco trastocada, esperaba algo muy especial de esta película. Bueno, así ya estoy avisada.
Besos.

cacho de pan dijo...

lucía: lejos de mi amargarte un dulce. son matizaciones posteriores, pero se ve, y tiene, mucho interés.

39escalones dijo...

A mí, sin embargo, Ang Lee me parece un director notable, pero incompleto, con problemas de ritmo narrativo y de extremada falta de concreción. Ninguna de sus películas, más allá de que me hayan gustado más o menos, me da la sensación de una película redonda, y mucho menos "Hulk". Otras más celebradas, como "Brokeback mountain", me aburren profundamente, y aun con cierto mérito, no carecen de notables problemas que perjudican el conjunto.
Esta parece un intento por bucear en el estilo de otros cineastas asiáticos que sí están teniendo un gran éxito en occidente y en la propia China (cosa que le resultará difícil a Lee, ya que su película ha sido tan censurada que ha quedado irreconocible allí; de hecho podemos hablar de "versión"). Veremos qué tal.
Saludos.

Margot dijo...

Pensaba ir a verla en breve, también me gusta Lee aunque no todo, lo normal, claro...

Un beso

Umma1 dijo...

Excelente crítica.
No ví la película, pero me gusta como la desmnuzás.
Tomaré en cuenta tu criterio si voy a verla y te comentaré .

Saludos :)

ALBERTO LÓPEZ dijo...

No la he visto y sincera,emte este director hasta la fecha poco me ha interesado a pesar de ver casi toda su tan comentada y discutida filmografía.

Anónimo dijo...

Carne de presidio. Bien ganado se lo tiene.

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Encadenados y sobre todo con la muerte en los talones. Detalles superhicktock. (Lo escribi mla seguro)

cacho de pan dijo...

39: a veces rescato de las películas que no me gustan en su totalidad algunas escenas de valor. En el Marlboro Gay de Lee me impactó sobremanera la escena del reencuentro, con la mujer mirando desde la ventana. Creo que fue algo nuevo en cine, de una intensidad dramática pocas veces vista. Él tiene estas cosas.

margot, alberto, umma: no la aconsejaría especialmente, pero tampoco haría lo contrario.

fan: sí, y de 39 escalones y vértigo, con algunos momentos calcados de don Alfredo. ¡Y los pajaritos! se agradece el desenfado. Al menos no hay burbujitas de color y horteras vestidos de lujo.

Anónimo dijo...

LA IMAGEN QE COLGASTE ES ASQUERORSA

cacho de pan dijo...

Lo siento, amigo/a anónimo/a. Yo sólo veo el cuerpo bastante agradable de un hombre desnudo.
Bueno, las rejas siempre son abominables... aunque a veces sean necesarias.

Las3Musas dijo...

El comentario anónimo me dió escalofríos...

Bueno, sobre la peli esta: la iré a ver en breve.

Sobre OZ, es impresionante el contraste entre los golpes que se dan y la ternura de sus encuentros. Ahora yo me pregunto ¿por qué en general el ideal gay es un tipo musculoso, bien dotado, macho sensible?
¿Qué pasa con los flaquitos o gorditos, desgabados, pobres, torpes, conflictivos, a los que tal vez les ha gustado alguna vez alguna mujer?

Preguntas, nomás. Tal vez ese es un ámbito para explorar.

besos muchos querido cacho,
musa

cacho de pan dijo...

musas: tendamos un manto de silencio sobre esos anónimos escalofriantes...son sólo anónimos.
los flaquitos, gorditos, viejos, calvos y no tan guapos? la mayoría de gays que no salen en películas ni fotos. la otra, más mayoritaria, realidad. pero los ideales son siempre así, algo casi inalcanzable: la zanahoria que nos hace tirar para adelante.
tampoco las mujeres son todas como la roberts, la gardner o la johansson. un tema muy apasionante.

Anónimo dijo...

BAJALA DE UNA VEZ, FLACO. TE DIJE QUE ERA ASQUEROSA.

Anónimo dijo...

ME ARREPENTÍ, NO LA BAJES. PERDONAME POR SER TAN AUTORITARIO, ES QUE ME DA MIEDO EL DESEO.
PERO AL FINAL PROBÉ Y ME GUSTÓ.

cacho de pan dijo...

anónimo: estoy ano-nadado, que no es lo mismo que estar en la piscina con el culo al aire.

Gastón Martorelli dijo...

¿Cómo andás Cacho?
Espero que bien hermano. Una pregunta ¿cómo hacés para tener tantas firmas?...sos único.

Bueno, te invito a pasar por mi blog de cuentos (que por si no te acordas es el-colectivo-imaginario.blogspot.com) y a otro...es de una amiga..

Fijate a ver que te parece, vos que sabés y que das consejos útiles. La dirección es
http://eterno-paraiso.blogspot.com/

Abrazo fuerte...
Gastón

La Gata Insomne dijo...

que maravilla, además de tantas otras habilidades, tenes la de crítico de cine.
la peli creo que me gustará me encanta saber que todo lo que he vivido desastrosamente es amor puro!!!

cacho de pan dijo...

gastón: un padre que da consejos, más que padre es un amigo...parece que ha llegado el tiempo de darlos, de allí a que sean útiles...ojalá. son, eso sí, son bienintencionados.

gata sin sueño: lejos de mí ser crítico de cine. para eso 39 escalones o liliana de kinephilos. soy un espectador que quiere charlar sobre lo que ve con los amigos. un beso

el objeto a dijo...

Cacho, a mi me encantó la película! me fue gustando incluso más cuanto más la pensaba, pero es la 1 de la madrugada y no me siento con fuerzas intelectuales para elaborarlo, como cantaba Aute... yo también pasaba por aquí, regresaré más despejada,

besos

Nobska dijo...

Pues, ya me picó el gusanito de la curiosidad y trataré de ver la película. A ver si concuerdo contigo acerca de la propuesta traducción del título que mencionastes. Te digo que para encontrar el URL de tu blog tuve que dar unas vueltas y por fin estoy muy contenta de encontrarte. Gracias por tu comentario en mi espacio. Ya me verás por aqui bastante amenudo. Saludos.