viernes, junio 27, 2008

Klaus Nomi: Retorno a la Isla Blanca

¡CaloooooooooooooooooooooooooooooooooooooR!
¡HooooooooooooooooooooooooooooooooooooooT!
Sé que muchos de ustedes ya tendrán planes vacacionales. Entre esos muchos, algunos inclusive habrán decidido pasar días de refrescante playa nudista y noches de desnuda lujuria en la más grande de las Islas Pitiusas, la siempre efervescente Ibiza. A los que decidan ir allí les recomiendo visitar también Formentera, la pitiusa más pequeña. Queda a pocos minutos de barca, y, entre otros grandes artistas universales, cobija estos días al uruguayo Jordi Labanda, el glamoroso, original, incomparable ilustrador de las botellas de agua Font Vella (¡!). En el último número de AD, una buena revista de arquitectura y decoración, nos muestra su casa en la isla. Lo siento, Jordi. He visto pocilgas con más estilo. Y eso que dices codearte en los chiringuitos de moda con Monsieur Philippe Starck.
Viví en esas islas varios años tan jóvenes como alocados; tiempo más que suficiente para poder aconsejarlos al respecto. No olviden la importancia del maquillaje y el vestuario, sobre todo para las noches de desenfreno discotequero. He visto morir muchísimas ilusiones en el fondo de un baúl rebosante de traperío inadecuado. Atención: junto a esa crisis económica que el presidente Zapatero teme nombrar, vuelven los espaldados ochenta. La auténtica década prodigiosa, portadora de la extravagancia generalizada, el glitter sobre la piel y el color negro como uniforme cotidiano. La relumbrona época de los grupos musicales fashion, los DJ superpoderosos y las top models multimillonarias. Codo a codo con los abarrotados video-clubs de barrio, la heroína de distribución masiva y el indomesticable virus asesino, dieron importancia mediática a esos años de frenética modernidad, enterrando para siempre los bucólicos sueños pacífico-amorosos del hippismo. Klaus Nomi, un extravagante contratenor bávaro muy poco conocido por los jóvenes actuales, fue una figura emblemática de esa década que apenas entrevió. Murió en pleno verano del 83 en New York. De SIDA, por supuesto. Todavía no había cumplido cuarenta años.
ilustra : retrato de KN. Autor desconocido.

32 comentarios:

Idea dijo...

Querido Cacho, nunca nada más lejos de mi que el verano alocado y discotequero de Ibiza, tal vez la edad, aunque no sólo, pero al leerte, me dieron ganas intempestivas, ¿qué será? El calor seguro que no, acá nos estamos muriendo de frío, tal vez leerte e imaginarme contigo allí. ¡Organicemos una excursión! Besos

Doréus dijo...

Dante...

Leyendo eso, quiero irme a Ibiza y bailar a éxitos de los años ochenta. O relajar en una playa nudista.

Pero aquí el verano está más fresco y no tengo el dinero para viajar. Voy a contentarme soñando.

39escalones dijo...

Mis planes vacacionales esta vez consisten en la ausencia de vacaciones.. Ni siquiera Ibiza.
Saludos

Gise =) dijo...

La pequeña pitiusa para mi es el paraiso en la tierra... Bellisima!!
Leyendo te imaginaba preparandote para irte de marcha con lo coqueto que eres deberías estar a la última moda....
La verdad que yo para veranear prefiero la tranquilidad, no podria irme de vacaciones a Iiza, con tanto festival y tanto guiri borracho. Si acaso la visitaría en Septiembre que ya queda poco de eso y mas de la tranquilidad...se me notan los años??? Quiza sea eso...
Besotes pitiusos!!!!!!

cacho de pan dijo...

gise: septiembre, una buena opción, sin duda.
Algún día tal vez me atreva a colgar por aquí fotos de esa época ibicenca. Soy coqueto? Y yo me creo super casual...eso mismo debe ser la coquetería. Besote mayúsculo

39E: harás vacaciones en tu ciudad, supongo. O nada, que a veces se agradece no tener "descanso" y descansar de verdad, con nuestra vida cotidiana.

Doréus: tú vives la vida con bastante sabiduría, alegre y relajadamente. No creo que, salvo por curiosidad, necesites moverte de tu pequeño palacio.

Idea: para vacaciones mundanas de verano, no conozco nada mejor ni más divertido...por dos o tres días. Uno, si es muy intenso. Existe la posibilidad de encerrarte en medio de la isla o en alguna casita perdida entre las calas, aunque eso lo puedes hacer casi mejor allí. Creo que terminaré viajando yo para verte en tu terreno. Imagino ese frío sudamericano como el mismo paraíso.

Anónimo dijo...

Karo amore, gracias, tú ya sabes porqué. Encuentro tu comentario algo nostágico y se me engancha tu nostalgia, realmente fueron unos años locos, maravillosos, quiero quedarme con eso, con una noche en el K y con el recuerdo de los amigos que se nos fueron por "la sida" como se dice en català. Abrazo de osa, grande, grande. Pilar

Lucía dijo...

¡Cómo hecho de menos las hombreras! ¿Crees que volverán?
Un abrazo.

cacho de pan dijo...

Lucía querida: yo creo que no se han ido nunca! abrazotes

Pilar: los que tenemos memoria estamos condenados al recuerdo.
Un besazo, muñeca.

Las3Musas dijo...

Tengo una invitación para pasar una semana en Italia, pero mis vacaciones serán a fin de año en buenos aires... es que tengo allá demasiadas razones para no descansar nunca en la ciudad porteña (amigos, familia, sobrino de cuatro años...)

¿estás por aquí en agosto?

besos
musa

cacho de aquí dijo...

3m: espero no estar, a menos que cambie el clima y tengamos un otoño anticipado..."Una semana en Italia" suena a comedia romántica, hay algo de eso? besos

zbelnu dijo...

Pero Cacho, la Ibiza de los ochenta no es la de ahora. La gente es mucho más fea, las playas llenas de hileras de hamacas, las carreteras llenas de coches... y nosotros más viejos y klaus nomi murió... ¿no? Pero siempre queda el campo rojo donde ocultarse, y algunas roquitas...

cacho de pan dijo...

zbelnu: en la etiqueta dice irónicos; tal vez debería decir vitriólicos. Como en el tango, "todo ha muerto, ya lo sé", pero en verdad ni siquiera me importa demasiado. Salvo los amigos muertos y la juventud evaporada, todo lo demás, de piedra o de cemento, siempre estuvo bordeando la catástrofe. En algún momento Ibiza fue su gente, en gran parte esos extranjeros que pretendían recrear el paraíso y vaya a saber en qué infierno terminaron.

...antidoto esencial dijo...

Soberbia tu descripción de mi juventud en los ochenta, desde "La auténtica década prodigiosa"...hasta..."los bucólicos sueños pacífico-amorosos del hippismo.", absolutamente todo el nostálgico párrafo.
Al leerte, recordé a Keith Haring, fallecido unos años después que Klaus Nomi, cuando "la" sida despertaba, cruel y mortífera.
Un beso desde mis vacaciones forzadas.

Walter L. Doti dijo...

Yo siempre tan correcto, tan triste, tan abúlico, guardo la esperanza de que algún día encuentre perdida una foto en la que me descubra en Ibiza habiendo sucumbido a mis más bajos (¿o altos?) instintos. Una foto que represente un momento que no quedó en mi memoria de tanta embriaguez dionisíaca.



PD: Mi librería está en MDP, en la calle Corrientes casi S. Martín.

cacho de pan dijo...

antídoto: Haring fue uno de los personajes que marcaron esa época, llenando el mundo con sus dibujos caligráficos, simples y contundentes. En los ochenta, ya muerto KH, New York estaba invadida por sus dibujos. Vacaciones forzadas? Qué quiere decir? besitos

cacho de pan dijo...

estimado walter: sos un dragón de escorpio, ¿cuándo vas a dejar surgir ese otro personaje que seguramente está ansioso por ver la luz? A veces se teme a la propia fuerza y en realidad sólo se trata de saber conducirla. En la descripción de tu perfil de temeroso, cargada de ironía, hay un rasgo de valentía muy notable. Tampoco hay razón valedera para sucumbir a nada. Con prestarse un ratito ya está. Seguramente esa foto está esperando por vos. Te envidio por esto. abrazos

...antidoto esencial dijo...

Ay, Cacho...aquí tienes la razón de mis primeras vacaciones forzadas...

el objeto a dijo...

querido Cacho, más que irónico la etiqueta debería decir "míticos", porque siempre queda el recuerdo de eso...
para mi ibiza y formentera (lado más hippie que discotequero, la verdad) se parecen bastante a mi idea de paraíso, pero por supuesto fuera de temporada!

en mi última formentera compartí unas cenas con el tranquilo y educado Labanda, noches surrealistas

cacho de pan dijo...

lo siento, antídoto, no me daba cuenta...

...antidoto esencial dijo...

Pas de problème, Cacho. La extracción positiva es que por primera vez en mi vida adulta tengo ¡TIEMPO!, todo aquel que la vida cotidiana en condiciones laborales normales no te permite. Tengo tanto por hacer, que mis sentimientos han pasado del desespero a la alegría. Mejor así. Beso.

cacho de pan dijo...

AE: tiempo! es el mayor de los tesoros.
he cambiado muchas cosas por tiempo propio, para mí, y no me arrepiento. que lo disfrutes con intensidad. un beso

pequeña vanessa: viví doce años en ese paraíso y no me arrepiento, aprendí algunas cosas diferentes y necesarias para vivir, aunque finalmente resultó tener mucho de limbo.

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Los 80's fueron muy excitantes, a mi me pillaron muy jovencito y no pude disfrutarlos como me hubiese gustado, claro.

Pero la estética ochentera era terrible, solo superada por las hombreras de los 90's.

Prefiero los 60's que aunque no lso viv´´í estétivamente me encantan.

zbelnu dijo...

Me encanta esa foto de Federico, qué elegancia!
Y ya sabes que Walter Benjamin dijo en 1925 que Ibiza era ya pasto del mercado inmobiliario y la degradación... Y Proust se quejaba del ruido de los carruajes... Hoy hay petardos, otra pequeña verbena. Al salir de la cena he paseado por Mandri, a comprobar que mi abedul preferido sigue ahí, aunque los tontos-vándalos le graban sus nombres en la hermosa corteza plateada, y los pinos de Ca N'Altimira tan hermosos, no sé cuáles han cortado, no tengo memoria, pero los que quedan aún susurran de noche en ese parque... qué alivio...

Tarántula dijo...

Hola cacho, Ibiza me daría miedo. La verdad no la conozco pero es tan turística que no iría. Aunque no dudo que debe ser un sitio fascinante y super divertido, maravilloso, atrevido y bomba. Ahora que enumero tantos adjevitos me provoca ir a Ibiza.

En fin, me gusta la foto y ¡Qué vivan los 80! sobre todo la música y mi niñez.

cacho de pan dijo...

fan: las hombreras ya reinaban en ibiza a principios de los 80, en las espaldas de los Loco mía, triunfantes a golpe de abanico y zapatos puntiagudos. Si eras muy niño te hubieran asustado.

cacho de pan dijo...

zbelnu: no sé de qué fecha es el pequeño edificio habitacional de Sert dentro de la ciudad de Dalt Vila, un tocho de cemento pintado de blanco que sobresale, molestando, del limpio dibujo de piedra de la antiquísima muralla.
Como siempre, la incultura se paga con más incultura.
Los idiotas se empeñan en dejar su estela por donde pasan. En Versalles, muchos de los cristales biselados originales tienen grabados nombres, corazones, fechas.

equis dijo...

¡Odio las hombreras! Son un bochorno.

cacho de pan dijo...

tarántula, de miedo poco, depende de la época en que vayas y dónde pares...y si no ya sabes, alguien que la conozca bien, un lobo viejo tal vez, puede acompañarte...

equis: para gustos...algunos, como Joan Crawford, las llevaban muy bien.

Gastón Martorelli dijo...

Dante, qué distintas realidades. Allí están programando vacaciones, descontroles que contengan la satisfacción inmediata de necesidades venéreas, y otros excesos.
Aquí, las temperaturas son muy bajas, es más importante bajar de peso a pensar en las vacaciones, y no está en la mente de nadie desnudarse (y menos en público, por razones obvias).

Estuve un tanto lejos de los blogs en general, ya me pondré al tanto con tus textos.
Un placer leerte, algo que me gusta bastante.
Abrazo fuerte, Dante.

cacho de pan dijo...

Gastón: distintas latitudes, distintas realidades. La calle se llena de bocinas de los forofos del fútbol. Ellos festejan haber ganado la liga, los demás nos quejamos por haber perdido tranquilidad.
un abrazo, paso a verte

elita dijo...

¡Noo! ¡Las Pitiusas me persiguen! Desde que llegué de Formentera hace un par de semanas no puedo apartarla de mi mente... ¿Será que debo volver...?

cacho de pan dijo...

elita: si vuelves ten cuidado con la ropa que te pones. Según el gurú Labanda, sólo él y Philippe Starck saben como vestirse para ir a los chiringuitos.