jueves, junio 12, 2008

Matilde (Zagalsky) Horne, adiós

Ayer, de forma escueta, sobria y contenida, un email me anunció la muerte de Matilde Zagalski. Así nos vamos todos, pensé, hayas traducido esforzadamente una obra larga e intrincada como El señor de los anillos o seas un señor que jamás tuvo siquiera la curiosidad de abrir un libro. La beba recién nacida que alguna vez fuera Matilde, a quien de mayor le gustaba firmar Horne, (tal vez para aventar esos fantasmas que cada tanto se encarnan en personas y atacan con saña homicida), se ha paseado por este lado de la sombra durante casi un siglo. Puedo imaginarla en brazos de su madre: diminuta y excesivamente blanca; enfrentándose por vez primera a cada cosa, los ojos muy claros redondeados por el asombro y el llanto desatado por la atemorizadora vaguedad de todo lo que la rodeaba.
La conocí hace unos quince años, cuando ya era una anciana de sonrisa giocondesca y voz cascada que fumaba sin descanso. Te acercabas a ella temiendo por su integridad física. Parecía que un suspiro fuera de lugar podía voltearla para siempre. Si los vientos pueden arrancar de cuajo árboles muy bien plantados, ¿qué no podrían hacer con ella, que ni siquiera pisaba la tierra? Tenía sentido del humor, mucho, y una memoria bastante envidiable. Quizá fuera ambiciosa, no puedo asegurar lo contrario, sin embargo vivió siempre con lo más elemental, sin pedir demasiado. Tenía más de ochenta años cuando se atrevió a dejarse llevar como paquete en una moto de gran cilindrada, falsamente protegida por un casco prestado que, como es de suponer, le quedaba grande. No era una emergencia. Quería acercarse hasta San Carlos para encontrar a unos amigos jóvenes con puesto de artesanía en la siempre concurrida feria de Las Dalias. Por vaya a saber qué extrañas razones personales nunca explicitadas, esta tierna mujer, nacida en las lejanas e inabarcables pampas sudamericanas, había decidido vivir en Ibiza, un pequeño retazo de tierra rodeado de agua. Nos parecía tan arriesgada esta decisión como para suponer razones escondidas detrás de su confeso amor por ese quieto mar color turquesa y el pasotismo permisivo de los habitantes de la isla.
Algunos la llamábamos "El rayo que no cesa". Finalmente, hace apenas unas horas, ha dejado de alumbrarnos.
Postdata: el miércoles 16 de enero de 2008 colgué un post sobre El Cedro de Matilde Horne. Allí contaba dos o tres cosas más que sabía de ella.
Ilustra : cubierta de una de sus traducciones para la editorial Minotauro. Dibujo de Oscar Chichoni

42 comentarios:

Noemí Pastor dijo...

El mayor de mis respetos y toda mi admiración hacia las y los traductores literarios, que están ahí casi siempre, aunque no nos demos cuenta, porque, cuanto mejor lo hacen, menos se los ve.

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Estupendo post.

cacho de pan dijo...

coincido contigo, Noemí,
sin ellos yo sería semianalfabeto.

y agradezco de verdad, Fan

Lilian dijo...

He trabajado como traductora aunque no literaria y pienso que este es un arte -traducciones de libros- muy poco reconocido. Es un arte que requiere tanto imaginacion poetica como vasto conocimiento tecnico. Gran historia; lindo post!

Gise =) dijo...

Que lindo homenaje!!! con cuanta gente interesante te has topado en la vida... y es verdad parece que se quebraba en cualquier momento. Yo también si no existieran traductores habria cientos de libros que no hubiera podido leer.
Además traductora de Harry Poter se dice pronto ehh con el exito de esos cuentos, en fin que debe haber vivido muy bien la vida porque se la veia muy feliz en la foto que publicas!!!!
Me encantó volver a cenar con ustedes, me lo he pasado en grande. Los quiero muchooooo!!!!!
Muakkkkssssssss!!!!!! Mi Cacho de Dante!!!!!!!!

Gise =) dijo...

Cambiaste la foto o estoy loca?? la del libro digo??

cacho de pan dijo...

gise: no seas tan apasionada...y lee con más calma. Tradujo, entre otros, El señor de los anillos, por la que apenas cobró unas moneditas. Vivía con ayudas de Cedro, conseguidas por la ACEC a raíz de un pedido mío, en un momento que se accidentó y ya no podía trabajar. Pasó momentos muy difíciles, sin embargo tenía muchas ganas de vivir y era básicamente optimista.
Encontré esta portada de un artista amigo, Chichoni, y me gustó más. Tiene agua.

Lilian: gracias, también por traducir.

Gise =) dijo...

Menos mal que me aclaraste crei que se me habia subido el carajillo, jajajaja. Te confieso algo siempre me confundo el Señor de los Anillos con Harry Poter, no se porque pero leo el nombre y me hago al imagen del otro es un horror pero como nome gustan ninguno creo que de ahi es el problema...
Gracias por la corrección, jajaja!!!

Miho Sakato dijo...

good morning, Bertini!

your 'distraction' is so great..!
(like a Surréalisme?)

a lot of thanks, kiss!

39escalones dijo...

Me uno al comentario de Noe. Justísimo.
Saludos

cacho de pan dijo...

gise: carajillo y pasión, mucho follón...
Estoy contigo, nunca me interesaron. besos.

Miho: I can't stop...
is too much for you?
kisses

39e: un abrazo. te visito

Anónimo dijo...

Tú me hablaste de ella, me dijiste en qué situación estaba; yo le expliqué lo mismo a Ascensión (un ángel que tenéis todos los socios de acec y cedro). Cuando la conocí, vino con otra amiga tuya, venían de comprarle ropa a Matilde, ella me dijo: tengo que ir a tiendas de ropa para niños, de lo contrario no encuentro nada para mí, con el tiempo se había empequeñecido, pero cuando la mirabas a los ojos, querido, áquel era un ser salido de una de sus muchas traducciones de Tolkien, una elfa, viva, lista, llena de energía. Ha pasado muchos tiempo y ella, al rozar sus cien años de vida en este planeta, ha decidido irse a Rivendel con sus personajes y quiero creer que por ti, por mí por Ascención y muchas más personas, vivió sus últimos años muy dignamente, lo último que supe es que se le pagaba a una parsona para que fuera a leerle cada día.
Un bacione. Pilar

cacho de pan dijo...

Pues sí, Pilar, es tal como tú lo cuentas, salvo que no pongo nombres propios porque nunca sé si quieren aparecer aquí o no. Ascensión hace honor a su nombre angélico, y tú al tuyo: sin tí donde estás muchas cosas buenas que (nos)suceden serían imposibles.
Un beso y dos, Pilar Sigourney

Las3Musas dijo...

Demasiadas despedidas, mi amigo... Lamentablemente demasiadas: el mundo va quedando vacío.

abrazo
musa

Lilian dijo...

No puedo dejar de notar mi emocion al leer las palabras de tu amiga Pilar... pero cuando la mirabas a los ojos, querido, áquel era un ser salido de una de sus muchas traducciones de Tolkien, una elfa, viva, lista, llena de energía. Ha pasado muchos tiempo y ella, al rozar sus cien años de vida en este planeta, ha decidido irse a Rivendel con sus personajes hermosa vision.

Me pregunto si mis sobrinas quienes han crecido leyendo la serie del Sr. de Los Anillos en castellano no una, dos, ni tres veces sino que decenas de veces llevan algo de la Sra. Matilde en si mismas.

Bambu dijo...

Al menos ha dejado algo en su paso por el mundo, otros se van sin tener un homenaje como el que tú le escribes ;-)

el objeto a dijo...

mágica isla ibicenca que acogía tantos talentos y gente valerosa,

me gustan tus homenajes, Cacho, tienen un no sé qué de más, y me de menos, que los hacen tan justos

cacho de pan dijo...

3musas: siempre hay alguien para darnos cobijo; al menos debemos desearlo. un abrazo

lilian: en momentos como este, contestando a tu comentario, es cuando se me ocurre que amén es una palabra justa.

bambú, vanessa, qué puedo decir sino gracias frente a vuestra generosidad

zbelnu dijo...

También aquí hay cierta desolación de viernes 13 sombrío... Sólo las dalias, con su link y mi nosatlagia y los objetos de la tienda india de nombre erótico para consolarme...

cacho de pan dijo...

bueno, bueno, querida isabel: tampoco anoche le faltó público, a pesar de lo horroroso de esa sala en ele...y las dalias, y la nostalgia, y los objetos de la tienda...menos da una piedra, salvo que sea en la cabeza y dé chichones.

anfibioticos dijo...

claro!
es que a los objetos les hacemos demasiado poco caso

Violeta dijo...

Cacho, que historia acabas de contar...Increíble la vida de Matilde Horne, (yo, de mayor, quiero ser como ella), persona tan entrañable por lo visto; admirable vuestro gesto, en sus últimos años.

Jajajaja, Gise, a ver si te aclaras...! Por cierto, qué es eso de irte a cenar por ahí y no avisarme? ;-)

Cacho, hablando de sonrisas verticales, pásate por mi blog. En el último post hago una reseña de un poeta catalán del siglo XV que merece la pena conocer, si es que no lo conoces ya (Por cierto, no he hecho ninguna adaptación al catalán actual -Glups!-).

Mil petons!

Gastón Martorelli dijo...

Había escrito un comentario muy inspirado y se me borró por completo. Lo escribo más resumido, entonces.

Con respecto al post, respeto a un muerto, tratándose además de una mujer cuya profesión me acercó autores como Shakespeare y Fromm, entre otros que leí de otra lengua que no es hispana.

A propósito, busqué en internet la vida de Dante Bertini. Trabajó en Clarín, muchs ilustraciones muy buenas con palabras inteligentes y justas.
En algunas páginas, lo mostraban como un grande que ahora radica en Barcelona. Dicen que es muy bueno, seguro lo conoces, no?

Dirás, cuánto tiempo tarde en darme cuenta de esto, pero en fin, más vale tarde que nunca.

Abrazo fuerte, Dante

www.el-colectivo-imaginario.blogspot.com

cacho de pan dijo...

anfibióticos: bueno, usarlos los usamos, es más extraño imaginar qué piensan y hablar con ellos.

violeta: gracias por la invitación, pasaré por allí. Si es catalán antiguo...veremos.

cacho de pan dijo...

gastón, me deja con la miel en los labios, aunque este comentario no esta nada mal para mi ego, siempre alerta. Yo voy pasando por su casa, cuidando que no abandone este afición que compartimos.

Anónimo dijo...

mi apoyo y admiración a todos los trabajos no demasiado bien remunerados.
saludos.
impromptu.

Gise =) dijo...

Pilar que hermoso lo que dices de ella y lo mejor es saber que tuvo 3 angeles de la guarda que se ocuparon de ella... Ojala muchos iaios tengan quien se ocupe de ellos hasta el ultimo dia. Me has puesto la piel de pollo, es hermoso lo que dices de ella. Besikis Pilar!!!!

Momo dijo...

Tendria una pregunta con respecto a la caratula del libro que figura en cabeza de este post : se toma en consideración aquí la novela que habría inspirado la famosa pelicula de sciencia ficcion ?

Atencion, no me refiero a la versión top model y aseptisada de George Clooney evidentemente, sino a la hermosa adaptacion de Tarkovsky (su mejor pelicula para mi gusto).

En cuanto a traducción como actividad noble citaré el ejemplo de Charles Baudelaire que traduciò apasionadamente a Edgar Poe.

En cuanto a artistas en edad avansada, pero mas activos que nunca, existe el destacado ejemplo de Luise Bourgeois.

Un abraso a todos

cacho de pan dijo...

impromptu, gise, momo...me duermo,
trataré de contestarles mañana...
un abrazo a todos

solaris es el libro en el que se basó la película, si.

Soy una estrella en este firmamento pampeano dijo...

Claro que merecen el mayor de los respetos y admiración los traductores literarios (como ha comentado Noemí Pastor), es tan pero tan difícil traducir textos sin que pierdan su esencia y estética narrativa (en mi Pampa tuve la despiadada osadía de traducir yo misma un fragmento de un poema de D.H.Lawrence, aaaaay, qué vergüenzaaa!!), así que "chapeau!" por Matilde Horne que, vaya uno a saber porqué, eligió esa pequeña tierra rodeada de mar azul para vivir... Un ángel la estará esperando allá arriba.
Leí tu post acerca de "El Cedro de Matilde Horne", muy interesante. La verdad que los autores estamos muy desprotegidos, en estas pampas sobre todo, tú ya lo habrás vivido. Yo lo estoy sintiendo en carne propia... Duele!
Un abrazo.

Miho Sakato dijo...

hola Bertini!

have your nice weekend!

it is very fine in Tokyo, today.

many many thanks!

besos

Laluz dijo...

Preciosa forma de recordarla...
Un beso

cacho de pan dijo...

miho: thanks and kisses, as ever

laluz: besos, y cuidado con los resbalones...

3a dijo...

Cacho, que bonita esa imagen de Matilde bebé, blanca y diminuta protestando por la atemorizadora vaguedad de todo, y su voz cascada y espíritu rompedor posterior, subida a la moto e impregnándose de vida. La estela y luz del rayo persiste en tus palabras.
Un beso cálido,

Antígona dijo...

Supongo, amigo Cacho, que no hay que fiarse de los cuerpos, sino de las mentes que albergan, para entender por qué, cuando la suerte se pone de su lado, apariencias tan frágiles se revelan exactamente como eso: meras apariencias.

Un homenaje conmovedor. Me voy de aquí con la piel de gallina y vitoreando la labor de los traductores, tan esencial y sin embargo tan mal pagada y poco reconocida.

¡Un beso!

cacho de pan dijo...

gracias, 3a, me gusta el beso cálido. De verdad.

soy una estrella: aquí tratamos de defender esos derechos cada día más amenazados. Por suerte hay todavía asociaciones como ACEC o CEDRO que se ocupan de ello.
Y no te cortes con las traducciones. Para aprender es necesario equivocarse. Un abrazo, y dos.

cacho de pan dijo...

antígona: casi todo lo que podía decir lo has dicho tú con precisión y sin eufemismos.
Un beso agradecido.

estnoM dijo...

Genial!
Buen descubrimiento el mío para empezar la semana.
Por cierto, abriste?

estnoM dijo...

Mi comentario iba en "acoso angélico", no sé cómo ha aparecido aquí.
Miedo me das...

cacho de pan dijo...

montse: yo no hice nada que pueda producirte miedo, salvo leer tu nombre en el espejo.
¿no te habrás equivocado tú?

soy muy educado: siempre abro.

De Lirium soy dijo...

Qué decir después de tantos comentarios acertados. Hermoso homenaje para una hermosa mujer. Y es verdad, a veces no les damos a los traductores la importancia que tienen... qué sería de nosotros sin ellos. Excelente homenaje desde lo mejor de tu sensibilidad encontraste las palabras justas. Un beso.
En cuanto al post anterior, yo no lo dudo: abriste!

cacho de pan dijo...

gracias, delirium.
pasaré a ver tu mundo en unos momentos.
lo de la puerta lo contesto en el otro post, para hacerte mover un poco.