sábado, agosto 16, 2008

¿Quién le teme al Informe Kinsey?

Después de la última floración -que no desfloración, no confundir- vuelvo a mis habituales elucubraciones. Uso esta palabra algo rimbombante -vaya querida: ¡rimbombante!, ¿de qué te asombras tú?-, con absoluta conciencia de las dos (2) acepciones habitualmente presentes en los diccionarios castellanos para definir a la palabra elucubración. Una de esas acepciones habla de la reflexión, del pensamiento, del trabajo llevado a cabo durante la creación intelectual. La otra, de la fantasía sin demasiado fundamento. Ambas son válidas para este espacio sin retribución económica ni compensación aparente. Si no hubiera presencias amigas interesándose por lo que escribo, ¿todo esto tendría algún sentido? Sinceramente, no puedo dar una respuesta categórica, así que por el momento, y mientras haya alguien del otro lado de la línea, seguiré con ello.

Estos últimos han sido días de gloria para mí. El sol ha atemperado sus rayos y una brisa fresca entra por balcones y ventanas agitándolo todo. Las plantas ronronean, mimosas, y yo me tiro a descansar junto a ellas, adormeciéndome.

Me regalan libros. Uno bilingüe, de la Poesía Completa de Joan Salvat-Papasseit (gracias Juan Ramón). Otro, también de bellísima edición, con cuentos de sabiduría taoísta, (editado por Paidós) llega acompañado por Literatura Ilustrada del dibujante Fernando Vicente. Gracias, Leonor Alazraki. Finalmente, Amazonas y modelos, recopilación de un ciclo de charlas promovidas por la Fundación Mapfre, donde, entre otras conferenciantes, Isabel Núñez y Lydia Oliva recordaron cariñosamente a escritoras y fotógrafas olvidadas, aparece junto a El corazón perdido de Asia (RBA editores), escrito por Colin Thubron y traducido también por I.N., amable y bien calzada portadora de los dos últimos (Gracias Zbelnu).

Con absoluto placer, veo por segunda vez Gods and Monsters (1998), la sensible película de Bill Condon sobre los últimos días de James Whale, mítico director del primer Frankenstein. Leyendo algunas notas sobre el film y sus intérpretes, me entero que Condon ha dirigido también Kinsey (2004), donde narra la vida del que yo suponía (re)conocidísimo biólogo e investigador estadounidense. Ahora mismo podría contarles quién era este tipo y hablarles también de la importancia de sus estudios sobre sexualidad humana, pero no tengo ganas. Cuando tomo conciencia de cómo se silencian, nada inocentemente, algunas cosas de suma importancia, suelo ser presa, o preso, del escepticismo. Desde que ví la película insisto en recomendársela a los amigos. "Es sobre Alfred Kinsey", les digo, "el del célebre Informe Kinsey". Parece que nadie había oído hablar nunca antes de él y de su archiconocido Informe, fundamental para la concepción que tenemos de la sexualidad en las últimas décadas. Cuando en la segunda mitad del siglo veinte se hablaba de revolución sexual, siempre se mencionaba a este señor, llave imprescindible para la apertura definitiva de esos diversos armarios que nos servían de guarida y calabozo al mismo tiempo. Vean la película, lean sobre él en la red y después recuérdenlo, agradecidos, el día 23 de este mismo mes. Se cumplirá un año más de su muerte, acaecida en 1956, a poco de cumplir sus 62 años de vida.

Y con esto y una buena taza de té, mañana ya veré.

45 comentarios:

Idea dijo...

Cacho, interesante palabra – elucubración – para definirnos en esta suerte de encuentro virtual en que las reflexiones y las fantasías se confunden para elaborar un discurso que busca a tientas otras almas para compartirlo.
Beso grande, de extrañarte, es que tu silencio ya duraba mucho ¿o era la floración?

Idea dijo...

Perdón, se duplicó y suprimí la doble impostura. Besos

Antígona dijo...

¿Sin compensación aparente? Cacho, ¿y que me dices de todos los que te leemos y comentamos? Ay, desagradecido... :)

Yo sí había oído hablar del informe Kinsey, aunque fundamentalmente por la película que se hizo sobre su autor, que por cierto se me quedó por ver.

Supongo que al hablar de las cosas que se silencian te refieres a sus resultados sobre las prácticas homosexuales de hombres y mujeres en una proporción mucho más elevada de la que la sociedad del momento habría esperado. O al menos a eso entre muchas otras cosas.

A mí me sorprende pero no tanto. Cuando uno lee algunas cosas sobre antropología, sociología, o, por ejemplo, sobre el mundo griego, enseguida se percata que en la sexualidad no hay nunca fronteras tan definidas como se nos pretende hacer creer. Otra cuestión es que los condicionantes sociales tengan su peso. Pero al parecer no lo tienen en tan gran medida como nos pensamos. Lo cual me alegra infinitamente.

¡Un beso!

Walter L. Doti dijo...

Qué cómico que Condon dirija una película sobre Kinsey, que habla de sexo. :)

Yo creo que dentro de 200 años leerán sobre la historia del sexo en nuestra época y no podrán parar de reirse.

cacho de pan dijo...

Idea, querida, yo completé su supresión haciéndola total...de puro prolijo, nomás. Deshojado, vuelvo al blog. Besos.

Antígona: tú lo has dicho, pero todo eso queda para los "estudiosos"; los demás tienen que desayunarse y dormir con noticias intrascendentes y mentirosas, con banalidades y desinformante información.

¿No dije acaso que la única razón para seguir con esto eran los que estaban del otro lado de la línea?
Besos; dos al menos.

cacho de pan dijo...

Walter: si sólo se llamara Condon...el nombre es Bill, que leído "a la nuestra" puede sonar muy bien a "vil".
Vil condón. De verdad que no se lo merece. Sus películas no suelen abusar de "preservativos".

60 años después del Informe Kinsey también podemos reírnos de muchas cosas.

zbelnu dijo...

Gracias por la mención en este post refrescante como la brisa! Lástima que el calor ha vuelto entre tanto. Y que yo, achacosa y acalorada, no pudiera apreciar del todo esa película graciosa y sutil (Gods & Monsters) porque ahora busco el cine con necesidades acuciantes de historias que me arrastren lejos de mí... Veremos qué tal se porta la isla, aunque las predicciones son nubladas

zbelnu dijo...

Y por cierto, qué imágenes tan buenas

cacho de pan dijo...

Zbelnu, también con nubes se puede disfrutar de Ibiza: shopping en Las Dalias, una comida en Santa Inés, un paseo por las tiendas del casco antiguo, un buen desayuno en Santa Gertrudis, caminatas por las largas playas de Salinas y Es Cavallet, una escapada a Formentera...

Gise =) dijo...

Que suerte que sigues ahi, escribiendo para que los que te seguimos podamos disfrutarte. No veas si tendras lectura para entretenerte no?? me mirare los libros... y lo del informe lamento decirte que soy otra de las que no tienen ni idea de el, pertenezco a los menos cultos de los que te leen pero no dejo de disfrutarte.
Besototes un poco más acalorados otra vez!!!!!!!

cacho de pan dijo...

Gise: lectura para años, por supuesto...
Eres de las lectoras predilectas d'esta casa, así que no te quejes.
Este clima me va: si fuera siempre así podría vivir bastante bien. Bueno, con un cambio previo de gobernantes.
(Tchssss, que no nos oigan, que luego nos hacen la vida imposible)

doreus dijo...

¡Ah! Escribir sin compensación... otra que la de saberse leído. Eso me gusta del blog... porque viene con libertad casí total.

Yo sabía mucho del informe Kinsey... porque entre otros intereses históricos míos es la historia de las minorías sexuales. Kinsey (cuyo libro photografiado tengo en la biblioteca) por supuesto ha formado las consciencias presentes por lo relativo a la sexualidad humana. Fue un ejemplo atípico de apertura en una época muy sombría de la historia de los EE.UU.

Gracias por tus elucubraciones siempre divertidas.

Єѕтησм dijo...

Me pongo manos a la obra para conseguir la peli.
El 23 le comento.

3a dijo...

Que alegría que florezcas y elucubres, que ronronees mimoso junto a las plantas y que sepamos de ello ya que otros ellos se silencian.
Confieso no haber oido hablar antes de Vil condón (aunque-no-se- lo-merezca), me apunto ambas peliculas y recordarle el 23.
Qué joyas el diccionario, sus paradojas y tus reflexiones.
Como decían en Antaviana: Aixi dona gust de nar per les cases!
Un beso grande,

Luc dijo...

Tante grazie por aclarar lo de la floración.
Por otro lado me hizo recuperar las ganas de ver la peli sobre Kinsey además de que Liam Nieson o como se escriba es un buen actor.
Sin embargo, hay algo que no me convence de su post si me permite la crítica: se queja del silencio sobre Kinsey callando. Eso me parece por lo menos paradójico.
Un saludo escéptico,
Luc

cacho de pan dijo...

Dorèus: me alegro que te diviertan mis posts. Y es una auténtica compensación que me lo digas. Quizás hoy habría muchas cosas que agregar al informe de Kinsey y los suyos, sin embargo nadie podrá negarle nunca, aunque muchos lo intenten, el valor que tuvo en su momento, sobre todo en lo referente a esas minorías que, por lo visto, no lo son tanto.

Estnom: me interesa saber qué te han parecido. Si estás en Barcelona, ambas pelis de Condon están en el Videoinstant de Enrique Granados y Valencia.

Abrazos!

Margot dijo...

Desde este lado que estoy yo...

Buenos libros que anoto y esa película la tengo pendiente (como tantas otras, ufff) pero en breve la veré.

Por cierto, ya tengo la de La Antena... te contaré esta semana.

cacho de pan dijo...

3a: qué bueno que volviste!
Dos películas muy recomendables (aunque tampoco está mal "El caballero oscuro", que ví ayer en cine), con memorables actuaciones.
De irme a una isla desierta con un solo libro, llevaría el diccionario más grande que consiguiera...o el Google, aunque para esto necesitaría al menos una conexión eléctrica y un buen ADSL. Besotes

Luc: A veces, sobre todo para los muy charlatanes como yo, el silencio puede ser un arma poderosa. Estaba escribiendo el post y me dije: que las visitas interesadas en Kinsey se tomen un poquito de trabajo y busquen la información sobre este señor en la red, que hay muchísima. Pongo links suficientes en la nota. Transcribir no me divierte, y más allá de lo que ya dije, se trataba de eso.
El silencio sobre Kinsey se basa en ignorarlo, en desconocer su nombre. Generalmente el exceso de información sólo logra desinformar aún más.
Un saludo sin esdrújulas.

NoSurrender dijo...

Bueno, aparte de Kinsey, yo también tengo mi propio informe, en el que no existen las etiquetas y se demuestra científicamente que el 100% de los encuestados no follan con los genitales, sino con el cerebro.

Un saludo!

cacho de pan dijo...

NOSURRENDER: AL MENOS KINSEY INVENTÓ ESAS ETIQUETAS, fue el primero en atreverse a contar con claridad lo que sus entrevistados confesaban. En aquel momento significaron la posibilidad de liberar sentimientos prohibidos hasta en su nombre.
No entiendo lo del cerebro y los genitales. Si todos follaran usando al menos algo de cerebro habría menos historias desgraciadas. Si todos follaran sólo con los genitales el sexo sería la mar de aburrido.
¿O es simplemente una boutade?
Un abrazo sin arrepentimiento.

Margot, querida: no sé cuándo entró tu comentario, disculpa. Me interesa tu visión de La Antena, ya que la mía no existe y parece imposible. Recomiendo en directo las otras y espero que las disfrutes.
Cuál es ese otro lado donde estás?
Un beso

NoSurrender dijo...

Hola cacho de pan,

Quizás no estamos utilizando el mismo concepto de “etiquetas”. Yo creo que es la sociedad la que trata de etiquetar los comportamientos sexuales de los individuos (básicamente entre los “aceptables” y los “no aceptables”), algo con lo que no estoy de acuerdo. No creo que el individuo sea 100% heterosexual, 100% homosexual o 100% favorable a los tríos. Creo que el individuo es 100% libre y expresa su sexualidad de acuerdo a sus deseos y sus gustos. Esto es, que el estímulo es antes cerebral que genital y, por tanto, más sofisticado que lo que el poder ha pretendido que creamos (p.e. religión católica) para mantener un statu quo. De esta manera, no entiendo de sexualidades “normales” y sexualidades “no normales”. Creo que toda expresión sexual libre es normal, buena y positiva desde un punto de vista intelectual.

No he leído el informe Kinsey, aunque sí sé de qué trata. Pero lo haré en cuanto pueda, para intentar saber qué es lo que le ha molestado de mi comentario, porque aún no lo sé.

Un saludo.

cacho de pan dijo...

Nosurrender: soné a molesto? Lo siento, no pretendía que fuera así.
A mí me pareció que no lo entendía bien, nada más.
A veces la comunicación se hace complicada, poco clara. En estos momentos se lo atribuyo al calor.
Tampoco yo me tragué todo el Informe Kinsey, tampoco yo creo en las etiquetas sexuales. Kinsey pretendió esclarecer(se) buceando en los deseos y fantasías ajenas para encontrar alguna respuesta a sus propias inquietudes. Vivía una verdad diferente a la de su educación, violentamente castradora, prejuiciosa, negadora de todo lo que se "desviaba" minímamente de lo considerado normal.
Hasta se inventó una regla de siete puntos para catalogar (eran los años cuarenta del siglo pasado)las diferentes medidas de componentes hetero y homosexuales en los individuos. Tampoco él creía en la "integridad" sexual.

Le recomiendo nuevamente la película. Gracias por su interés y hasta pronto.

NoSurrender dijo...

Bueno, es que mis primeras incursiones en foros de Internet alguien me dijo que escribir en máyúsculas era una manera de expresar irritación. Como no nos conocemos bien, cacho de pan, pensé que a lo mejor había algún malentendido en mi comentario que le pudiera parecer ofensivo. Veo que no, y me alegro.

Tomo nota de la película. Pero como este pc está más pallá que pacá he quitado el emule. Tendré que pedirla por ahí a algún alma caritativa.

Otro saludo!

zbelnu dijo...

Bien, bien! Eso haremos... Con capazo nuevo! Y lagartija

ALMA dijo...

No diré nada del informe Kinsey porque las estadísticas sociológicas, en general, me parecen, y repito, me parecen porque por supuesto es una opinión personal, por la propia naturaleza del ser humano (encuestado, encuestador), siempre falseadas consciente o inconscientemente, pero reconozco que la película me gustó, porque una buena película se hace con cualquier tema y con todo tipo de protagonistas, más uno como Kinsey, tan controvertido y tan estudiado a la vez. Y no digamos de "dioses y monstruos", una pequeña joya sobre otro controvertido personaje cineasta. Bill Condon si ha sabido exprimir a sus actores.

Y de lectura un libro que me acaban de regalar, "Esta historia" de Alessandro Baricco. Me gustará.

Un saludo, simepre es un placer venir a tu blog porque no sabes lo que vas a encontrar y lo que encuentras es siempre interesante.

cacho de pan dijo...

nosurrender: LO PONGO AQUÍ Y EN EL TUYO, YA QUE NO SÉ DÓNDE LO LEERÁS: recién me entero lo de las mayúsculas como mayúsculo enojo. No era mi intención: no sé nada de códigos de internet, nunca chateo.
Seguiremos hablando.

cacho de pan dijo...

Zbelnu, que lo disfrutéis! ya contarás.


Alma: me gusta compartir mis buenas experiencias (las malas también, aunque en general más privadamente). De allí lo de estos films. Me lo pasé muy bien con ambos.
Todo lo que dices es verdad, pero la importancia del Informe Kinsey reside en que sirvió para empezar a abrir la puerta de algunos armarios que parecían muy bien cerrados...y esto hace ya sesenta años.
Estoy convencido de que allí nacen los posteriores movimientos de liberación sexual sesenteros y el reconocimiento, a regañadientes, de algunas opciones sexuales alternativas.
De Baricco sólo leí Seda.

Mónica dijo...

Interesantes y amenas elucubraciones, en ambas acepciones de la palabra.
La película sobre Kinsey me pareció muy buena. NSiempre me quedé con la curiosidad de leer el informe. Voy a buscarlo.

Un saludo

Momo dijo...

Hola Dante, te sigo leyendo aun que el castellano me cuesta un poco .

Pero la presencia de Doreus en este blog me da coraje para escribirte, si el puede hacerlo yo también podré (después de todo el castellano es mi lengua materna).

Me preguntaba solamente, y la cuestión es válida también para Doreus, si, en el mismo registro, habías leído también a Wilhem Reich?

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

La portada del Kinsey report no tiene precio. Es simplemente genial.

cacho de pan dijo...

Mónica: no sé si el informe seguirá teniendo la misma fuerza de entonces. Ha pasado mucha agua, además de sangre, como siempre, bajo los puentes de la historia como para que ese estudio de los cuarenta no quede ahora algo marchito. Es sólo una presunción, tal vez me equivovo. Su valor de "descubrimiento" se mantiene inalterable. También la valentía y entrega de los que lo llevaron adelante.
Si lo lees me, nos, gustará saber tu opinión.
Como creo que eres nueva por aquí: Bienvenida!

cacho de pan dijo...

Hola, Momo: tu castellano es presque parfait, y el presque lo pongo porque así suelen hablar de perfección los franceses. Equivalente al "pas mal" de las cosas que más les gustan.
Sí que pensé en Reich al ver la película y escribir el post. Nunca leí a Kinsey directamente. Conozco sus resultados y estudios realizados sobre estos. "La función del orgasmo", por el contrario, me acompañó durante una larga temporada de mi vida. Respeto mucho a ese hombre, hoy algo olvidado, siempre bastante menospreciado y perseguido.

Fan: la portada es una verdadera delicia, verdad?
Simple y sugerente. El uso también pone lo suyo.

Miroslav Panciutti dijo...

Yo sí conocía a Kinsey (su obra) desde bastante antes de la peli, pero la peli me hizo conocer a la persona, hombre de mérito, sin duda. De otra parte, me parece que pese a todo, seguimos manteniendo la hipocresía básica (y falso pudor) respecto al sexo (en especial en relación a nuestros deseos y miedos sexuales) que había en los 50. Como bien dices, habría que esforzarse en divulgar a Kinsey.

PS: Reich creo yo que es otra cosa; bastante más discutible (polémico) y excesivamente sesgado.

cacho de pan dijo...

miroslav: eres más pesimista que yo, sin duda.
Yo prefiero creer que se ha avanzado un poquito, al menos en lo que a minorías sexuales se refiere. A pesar de ser un escéptico, entre la inquisición y los actuales programas televisivos de mal llamada investigación periodística, hay alguna diferencia, mínima, a favor de la racionalidad.
Reich murió en la cárcel por sus ideas, sin haber matado nunca a nadie ni haber puesto bombas en lugares públicos o haber atropellado borracho a una pareja de ancianos. Me repugna recordarlo.

Karenvon dijo...

Hello!!!

La respuesta a tu comentario sería:

Porque en nuestras diferencias (de ambos géneros) se encuentra el encanto. El encanto que por cierto nos une y nos hace irresistibles los unos a los otros :)

Al igual que alguien que comentó más arriba, tomo nota de la película y le pido a algún alma caritativa que me la descargue de internet :=)

Saludos!!

Raúl dijo...

Yo, barriendo para casa por aquello de lo del cine, decirte que la primera película referida de Condom, es sencillamente una gozada. En cuanto a la del bueno de Kinsey, la dejaríamos en un interesante intento.
Por lo demás, tu entrada, una verdadera maravilla.

La Gata Insomne dijo...

hola Cacho, qué regalado estás

claro que el informe marcó las concepciones sobre sexualidad, por lo claro y directo que fue, además, como bien dices, abrió puertas de clsets, baúles y alguna madriguera, liberando a sus presas y a la vez protegiéndolas

un beso

Karenvon dijo...

Pero si las diferencias de carácter y de estilo, y de convivencia y de todo son lo que realmente no encanta. Que fome sería vivir con alguien igual ¿no? o enamorarse de alguien igual...

De hecho por eso hasta entre los homosexuales se da el hecho de que uno de los dos asume características más femeninas o masculinas...


Saludos

cacho de pan dijo...

karenvon: crimen y castigo, entonces...o aquello de que "quien quiere celeste que le cueste".
No hablaba de suprimir diferencias, algo bastante complicado, casi imposible a pesar de los avances quirúrgicos, sino de no poner necesariamente el peso sobre ellas.

Que encuentres el alma bondadosa y disfrutes mucho de la película.

Muchas gracias, Raúl. Estoy contigo en cuanto a los niveles de calidad entre una y otra película (God and Monsters es casi perfecta), pero el intento es tan original en estos tiempos, tan clarificador y bienintencionado, que merece ser visto hasta en los colegios.

cacho de pan dijo...

Gata: soy, por momentos, una persona muy afortunada. Creo que también hago lo mío para merecerlo.
Como verás no recibo cheques cuantiosos, ni Jaguars color verde inglés, ni casa con jardines edénicos. Ya me gustaría. Besos!

Karen: tal vez no hablamos de lo mismo. Las diferencias existen, por supuesto, no hablo de un mundo de clonados idénticos, pero deberían estar menos marcadas por pautas culturales y/o sociales. Al menos no deberían ser estos roles, generalmente sobreactuados, los que determinaran nuestras relaciones.

9:20 AM

Єѕтησм dijo...

Te resumo mi opinión en dos frases extraídas de la película:
El pecado de todos es el pecado de nadie.
El delito de todos no es en absoluto delito.

cacho de pan dijo...

estnom: magnífica síntesis.

De Lirium soy dijo...

Alucino en colores: bah, en negros y grises... creí que aquí, en el maltratado tercer o cuarto mundo sudaka había tanta autocensura o censura exterior. Me sigue doliendo eso de alejar, de hablar de "ellos", y como diría uno de los pocos amigos hétero que tengo: "yo por las dudas no pruebo porque el que probó no vuelve", jajá!. Pero por lo visto... mejor me callo: violín en bolsa y chau. Jajá!
Conocía el informe, obvio que no lo leí. Pero no sabía que existía esa película. Veré si la consigo. Y me envantáron las dos frases de estnom, sobre todo porque las hizo suyas. Un beso. Muy buenas las imágenes. Me voy con mufa escorpiana (no con vos, obvio, excelents también tus respuestas. Otro beso.

cacho de pan dijo...

DElirium: creo que vale la pena que la veas. Probablemente la pueda bajar de la red alguien que sepa hacerlo. Debería ser de visión obligatoria.
También God and Monsters, siempre que no estés bajoneada. Besitos

alucinante dijo...

interesante, tus anotaciones. Sabés, que estaba precisamente buscando información acerca del Informe Kinsey, y me encuentro contigo.Enhorabuena por ello.
UN BUEN ABRAZO.