miércoles, enero 21, 2009

un poco más

Veo por Imagenio una buena película de John Sayles de la que ni siquiera tenía noticia: Casa de los babys. Un grupo de mujeres estadounidenses esperan, aposentadas en un colorido y algo descascarado hotel de México, a que las siempre burocráticas autoridades (im)pertinentes les otorguen un niño en adopción. Situaciones cotidianas, actrices espléndidas (aunque con este adjetivo no describo ni lejanamente lo acertado y sensible de sus actuaciones), un guión original, diferente, y diálogos con chispa, agudeza, sentido del humor. Aunque el cartel del film no la menciona, también anda por allí mi admirada Rita Moreno (West Side Story), tan en forma -a pesar de las décadas transcurridas desde su aparición en aquel mítico musical de Robert Wise y Jerome Robbins- que dan ganas de gritar ¡miracolo, miracolo!, como lo hacía el personaje de una vieja y tierna película de Vittorio de Sica.
Yo sigo algo lacónico, sin ganas de acercarme a la máquina, y mientras leo el libro de Isabel Núñez, Cuando un arbol cae, un amigo me llama para contarme, casi entre lágrimas, que en el patio de un edificio anexo a su casa -a dos calles de la Plaza Real, a cien metros de las Ramblas y quinientos del Excelentísimo Ayuntamiento de Barcelona-están derribando un solitario y majestuoso plátano centenario por decisión mayoritaria de los vecinos de ese inmueble vecino al suyo. El árbol ocupaba gran parte de un espacio sin uso preciso -porción importante de aquella manzana, compartida, como más que necesario patio de "aire y luz", por varias construcciones diferentes - y algunas de sus ramas llegaban hasta la altura de un quinto piso. Pero, según me cuenta mi ahora desarbolado amigo, a los habitantes del edificio, propietarios del solar donde estaba emplazado, les molestaba que por él se pasearan gatos, loros y palomas y las hojas caídas ensuciaran el suelo que casi nadie transita nunca. Quizás sea necesario aclarar que todo esto sucede en un barrio donde la mugre y el desorden suelen ser muchos más evidentes que la limpieza. Me estoy poniendo de pésimo humor, así que mejor abandono la casa de los insensibles taladores y vuelvo a la cinematográfica Casa de los babys.
Entre otras muchas notables virtudes, la película de Sayles tiene una banda sonora muy recomendable. Por no oírlos decir que sólo comunico tragedias, los dejo con la mexicana Lila Downs y su honorable versión de Un poco más... que a lo mejor nos entendemos luego.
Posdata: Gustavo Fogel me dedica un texto en su blog de cuentos. Orgulloso, abandono mi frío laconismo de este helado enero, para agradecer públicamente esa narración, poema, canción, llegada hasta mí desde un cálido y no tan lejano verano marplatense.
ilustra: Pregnant Barbie

19 comentarios:

Heriberto dijo...

NO he visto la película de la que escribís,pero eso de encontrarse con una película independiente e inteligente esiempre una muy agradable sorpresa. Saludos cacho de Pan.

Lucía dijo...

Me falta por ver esa película de Sayles, pero no hay problema, la tengo grabada. Del resto, la que más me gusta de este director es Pasion Fish.
En cuanto a lo del plátano, en fin, sin comentarios... qué necios somos a veces (la mayoría de las veces)
Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Me ha impactado lo del plátano gigantesco talado. Conozco casos similares. Dos espléndidas hileras de pinos centenarios, altísimos, imposibles de encontrar en estas latitudes murcianas de pinos más bien bajos, que sombreaban la carretera de Alhama de Murcia hacia Mazarrón, desaparecieron en favor de la autovía.

Fogel dijo...

...es que algunas veces no sabemos de que tan lejos o cerca nos llega alguna idea o comentario que nos modifica el rumbo, y quizás sin pensarlo, apagamos la tele y nos ponemos a escribir. Yo hace rato que no veo peliculas, en casa no tengo internet ni cable, por suerte los libros aún funcionan, aunque sea verano...Gracias por este rato, no suelen ser más de cinco o diez minutos, pero alcanzan para compartir el día.
Un abrazo.

zbelnu dijo...

Imagen inquietante y perversa! Me lees, mmm, espero que sea para bien. Esa peli de John Sayles me la recomendó una amiga artista a quien he visto hoy de lejos, ella es fan de Sayles

Luc dijo...

Pobre plátano. A ver qué escribió Fogel...

Miroslav Panciutti dijo...

Mucho, demasiado, arboricidio últimamente por Barna ... Lamentable. No sabía que para esas decisiones valía la democracia de comunidad de vecinos.

Me encanta Lila Downs; creía haber escuchado todos sus temas, pero éste no lo había oído en su voz. Gracias.

Gise =) dijo...

Amore no conocía la peli, pero pinta muy bien ademas si la banda sonora es buena tiene todos los puntos para que la busque para verla...además eres mi critico de cine favorito ;)
Pobre platano, pobre Barcelona y ves que para desgracia de los que amamos a los arboles hay mucha gente arboricida, que es la que apooya al ayuntamiento en semejante desproposito... si al fin y al cabo a los que nos gobiernan lo elige el pueblo...
Precioso el texto que te dedica Fogel!!!
Tampoco conocía a Lila Downs, tiene una voz bellisima!!!
Besukones y gracias por este post lleno de descubrimientos para mi !!!!

Margot dijo...

A mí me entran ganas de llorar cuando llega la época de la poda, tanto inútil municipal suelto, desgajando ramas... ni te cuento si talaran alguno de los pocos árboles que rodean mi calle. Entiendo a tu amigo.

Lila Downs, maravillosa.

Y la peli me la apunto.

Un beso!

Fede dijo...

Mucho asado y poco cine...desde la calurosa Buenos Aires te mando un abrazo...

Tawaki dijo...

Enhorabuena por la dedicatoria. No he visto la película que mencionas, pero me duele en el alma que se tale un árbol. Descerebrados...

Un abrazo.

39escalones dijo...

Aunque quizá sea un poco irregular, Sayles siempre ha sabido mirar.
Saludos.

J. dijo...

Lo de esa Barbie es terrible: parece un arma cargada. Demasiado corazón.

Por cierto: He vuelto (quedamos en que avisaba ¿no?)

Un abrazo

SilviaE.D. dijo...

Hola!
Gracias por visitar mi espacio.Es un verdadero honor!! Espero continues haciéndolo.
Veo que por ahi(por lo que relatas) tambien se le da por talar árboles...qué locura esa!
Busca en Obras de arte en la ciudad, pues para el aniversario de Curuzu (en noviembre) publiqué esas notas,asi ves lo cambiado que esta por aca.
Un beso!

NoSurrender dijo...

no conozco esa película. Pero me acrodaba de otra película con otro grupo de mujeres americanas en otro destartalado hotel mexicano: La noche de la iguana. Es una película que siempre me ha tenido subyugado.

Mi solidaridad con todos los árboles de Barcelona.

Salud!

Miho Sakato dijo...

hola dante and george!

have a happy weekend!

besos

(from cold tokyo;-)

el cacho de pan dijo...

Miho,
Gisella,
Nosurrender,
Margot,
Heriberto,
Lucía,
Rosa Cáceres,
Fogel,
Zbelnu,
J.,
39escalones,
Tawaki,
Miroslav,
Luc,
Fede,
Silvia ED,
los visito,
los quiero, me gusta que me visiten,
permitan que no conteste por unos días los meNsajes puntual y personalmente.
NO PUEDO HACERLO.
UN ABRAZO Y GRACIAS!!!

Darth Tater dijo...

Los árboles de plátano tiran una como cáscara que suele ser muy resbalosa, supongo que por ello querrían podarlo. Por otro lado, estoy muerta de la envidia, ¡a mí nadie me dedica un cuento!!!!! ¿qué tengo que hacer para obtenerlo?

cachito de plátano dijo...

Darth:
aquí los plátanos no son los plataneros, querida amiga, sino un árbol de sombra presente en casi todos los paseos de Europa; los talan de puro burros que son, porque no piensan en lo que tardan en crecer.
En cuanto al cuento, hablarlo con el Fogel y ponerse de acuerdo.