miércoles, enero 16, 2008

el Cedro de Matilde Horne

Sinceramente, no sé cómo empezar a contarles esta historia. Tal vez por el final, cuando durante la tarde de ayer recibí la llamada de un amigo vallisoletano y discutimos sobre mi apoyo y su rechazo al canon para los soportes digitales. Hoy, como si todos los vientos estuvieran soplando para el mismo lado, me llega un comunicado de Cedro que muestra el tema desde varios ángulos diferentes, tantos como escritores y periodistas han decidido tratarlo en los últimos meses para diversos medios de comunicación. Cedro no es sólo un árbol, por si no lo saben. Son también las siglas del Centro Español de Derechos Reprográficos, la asociación que se ocupa de proteger los derechos autorales de los creadores españoles. Hace varios años, cuando me enteré que mi ya octogenaria amiga Matilde Horne, traductora de Tolkien, Ray Bradbury, Ursula K. LeGuin, Stanislav Lem, Angela Carter, Brian Aldiss, Christopher Priest y Doris Lessing, había sufrido un accidente en su apartamento de Ibiza, lo cual hacía imposible que siguiera trabajando y por tanto la hundía económicamente hasta límites realmente preocupantes, comenté el asunto en la asociación de escritores a la que pertenezco (ACEC). A pesar de todo el trabajo realizado, Matilde, como muchos otros exiliados, no tenía derecho a una jubilación. "Tenemos que hacer algo por ella", me dijo la siempre sensible secretaria de la asociación, Pilar Brea. "Es socia nuestra, pero no sé si tiene papeles de residencia permanente y dudo que tenga posibilidades de jubilarse", me lamentaba yo, convencido de que con tantos impedimentos legales de por medio cualquier ayuda oficial sería imposible. "¿No me dices que es la traductora de El señor de los anillos? Un libro que ha vendido miles y miles de ejemplares... Sólo por eso debería estar cubierta frente a estas eventualidades. Hablaré hoy mismo con la gente de CEDRO". Lo hizo y desde aquel momento ellos decidieron ocuparse de la suerte de esta mujer inteligente y encantadora, pequeña como una cría de pájaro, sonriente como una gioconda, dulce y delicada como una geisha. Un tiempo después vinieron las tratativas de la asociación de traductores y el acuerdo con los editores de sus libros. Ahora Matilde, con 94 años, vive bien, sin apuros económicos, protegida y cuidada. Creo que aunque sólo sea por cosas como esta importa que paguemos derechos reprográficos. Si no protegemos a nuestros creadores, a nuestros artistas, más temprano que tarde nos quedaremos sin ellos, y entonces, como dice una vieja canción sudamericana: ¡Ay, qué gran tristeza!
Para los que puedan estar interesados en conocer otros comentarios sobre el tan discutido canon:
- Vicente Molina Foix:
El canon cerrado y sus enemigos (El País, 8 de enero del 2008)
- Javier Marías:
Tiempos saqueadores (El País Semanal, 6 de enero del 2008)
http://www.larazon.es/8573/noticia/2/Y_un_rbano)
- Vicente Molina Foix:
Manteca y canon (El País, 21 de diciembre del 2007)
- Arcadi Espada:
Canon (El Mundo, 21 de marzo del 2007)

retrato de Matilde : Vicent Marí, El País.

40 comentarios:

39escalones dijo...

Enhorabuena por presentar un punto de vista que generalmente suele dejarse de lado y que es de capital importancia para crearse una opinión al respecto.
Yo estoy a favor del canon para los autores; estoy en contra de que los honorarios de los autores sean a costa de los draconianos beneficios de los intermediarios, que de momento, no crean ni son autores de nada.
Saludos.

Arcángel Mirón dijo...

Por supuesto que tenés razón. Solemos descuidar aquello que deberíamos proteger.

Me alegro por ella.

ed dijo...

muy parecido a los últimos días de bioy casares...

cacho de pan dijo...

39e, arcángel: gracias por el apoyo...lo necesitamos.

ed: la vejez siempre tiene puntos en común; como la juventud, el nacimiento o la muerte. Somos, en general, poco originales.

Noemí Pastor dijo...

A mí me tienes convencida, Cacho. Dignidad y respeto para el trabajo artístico e intelectual.

nancicomansi dijo...

No, si el ejemplo es enternecedor y sobre todo me parece justo, pero (y conste no estoy super-informada...) hay quien dice que pagamos no una vez, sino varias (osea, innecesaariamente)...
me gustaría encontar una opinión lo sificientemenmte objetiva, la verdad...
Una cosa ¿me aclaras el comnentario que me has dejado? es que no se si molestarme, me dejó "mosqueada", la verdad...

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Creo que es un tema que ha creado demasiada polémica. En España hay problemas más importantes por resolver y por lo tanto no me precoupa demasiado si el canon es o no es interesante y justo.

Lo que si que me parece es que con lo que disfruté de Tolkien, esta dama se merece eso y mucho más.

cacho de pan dijo...

noemí: gracias, aunque parece que no lo logro con todas las visitas.

fan: también este tema es muy importante para los que lo sufren día a día, y, como tú dices, esta gente nos ha dado muchas horas de placer.

nanci: al final de mi post he dejado una serie de links con opiniones de otros sobre el mismo tema.
también he dejado un comentario en tu blog.

ed dijo...

sí, pero me refería a la parte del "dinero", la falta de dinero que lleva a un hombre viejo (a un gran escritor) a terminar sus días casi suplicándole al estado que no le embargue sus libros, sus cosas, su casa... a eso me refería

Waiting for Godot dijo...

Cacho: No sabes que feliz estoy por eso, me encanta saber que cosas como estas suceden y que Matilde a sus 94 años esta tranquila, estoy contenta Cacho, muy contenta. Besotes!

cacho de pan dijo...

ed: es patético, si, no te había entendido. Tenemos, hablo de nuestro país de origen, casos realmente sangrantes. Muerto Mujica Láinez, se remataron todas sus cosas al mejor postor. Nadie se preocupó por hacer con todo aquello, objetos, libros y hasta joyas de especial significación, una casa museo del escritor. De Bioy, estuvieron peleándose por su piso mientras él, ya muy anciano, estaba de duelo por su mujer y su hija, muerta en más que extrañas circunstancias.

cacho de pan dijo...

waiting: sí, verdad? todavía hay resquicios por donde se cuela el sol, afortunadamente. Aunque, por desgracia, amenazados. Un beso.

Margot dijo...

Si te hubiera llamado yo también habría discutido contigo... jeje.

Pero no pienso hacerlo aquí, ea. Y ojalá todo fuera tan sencillo como aseguras y todo un final feliz, ays.

el cacho dijo...

margot: que se trata de eso, de discutir las cosas, o, mejor dicho, de hablar sobre ella. A mí no me asusta tu opinión -en el post no digo que mi amigo cambió bastante de parecer al hablar conmigo-, sí la de muchos interesados -casualmente empresarios- que tienen todos los medios -de difusión- para hacer campaña en contra.

José Luis dijo...

Tu comentario me parece espléndido. Se le podría hacer, sin embargo, una matización jurídica, que no afecta a la intención ni al mensaje de la comunicación, pero que no deja de tener su importancia: CEDRO no defiende exactamente los derechos de autor de los autores, pues de hecho también engloba a los editores con quienes estamos tantas veces en conflicto. CEDRO compensa a los autores (y a los editores) por la defraudación en la reproducción por fotocopia y sistemas telemáticos de su obra; es decir, representa y administra sus derechos colectivos frente a la copia de terceros (y ahora también la compensación por préstamo bibliotecario). Ocurre que, con los fondos de CEDRO para autores por compensación a la reproducción de su obra, las asociaciones hemos creado una bolsa asistencial para cubrir necesidades especiales de los autores (operaciones, hospitalizaciones, ayudas extraordinarias y ayudas ordinarias en servicios y consumos médicos).
El caso escandaloso de la Horne nada tiene que ver con CEDRO: sencillamente se dejó abusar por su editor, pues sus traducciones no han generado derechos contractuales. La reclamación jurídica en los tribunales, que nunca realizó, podría haber sido asistida por el abogado de la ACEC (pero nunca por el de CEDRO). Por otra parte es bien cierto que las asociaciones de autores representadas en CEDRO hemos ayudado a la Horne.
No sé si me explico con claridad. Lo hablamos cuando quieras. Lo que no creo que sea necesario es cambiar una coma de tu artículo.
José Luis G.F.

Mil Orillas dijo...

Yo estoy hecha un quilombo con lo del canon.

Gracias a tu post me voy aclarando!

besos, cacho!

Mil Orillas dijo...

Y la foto de la traductora....me llena de amor.

Las3Musas dijo...

Cacho, sinceramente el tema del Canon me suena raro en este punto. Por qué no se cuestiona el 6% que le corresponde al autor? Acaso esto es "irrefutable"? No correspondería que los autores sean los beneficiados reales, con un porcentaje DIGNO, porque se pasa por cuestiones éticas pero siempre se benefician los mismos, las multinacionales. Y siempre pierde el mismo, el tipo de a pie que compra cultura en diferentes formatos. Me parece que la discusión real está en otra parte, en la explotación que realizan las grandes empresas de las obras, en el abuso y la utilización de estas para con sus autores, en el manoseo de la cultura.

Es mi humilde opinión.
beso
musa

Miroslav Panciutti dijo...

Obviamente, que personas como Matilde Horne (a quien no conocía) u otras, que a pesar de haber trabajado en el mundo de la cultura durante años y años, se encuentren desamparadas en su vejez, es algo dramáticamente injusto. Ello no obstante, vincular el canon y, en general, todos los temas que orbitan en torno a la producción cultural y la "protección" de los derechos de autor (y demás intermediarios) a estas situaciones es tomar el todo por la parte, por más que, como bien dices, esa parte es ya lo suficientemente importante como para por sí sola justificar muchas cosas.

Estoy bastante convencido de que los esfuerzos para impedir que las actuales tecnologías reproduzcan y difundan los bienes culturales intangibles y susceptibles de reproducción están condenados al fracaso. Sólo por motivos pragmáticos, más convendría en mi opinión reconsiderar la obtención de los justos beneficios por la creación cultural vinculada a su reproducción. Para mí hay otros argumentos válidos de naturaleza más teórica, empezando por la discusión del alcance del derecho de propiedad intelectual (ya puestos, de cualquier derecho de propiedad). Pero sobre este asunto se ha discutido (y se sigue discutiendo) mucho.

Dicho lo anterior, estaría dispuesto a admitir el canon o similares como mal menor en una etapa de transición hasta que se consolide otro sistema (lo cual ocurrirá antes o después) para evitar situaciones personales como las que describes en el post. Ahora bien, también me preocupa y mucho, los abusos que bastantes parásitos interesadillos están haciendo en este asunto y, sobre todo, las consecuencias que estas presuntas protecciones pueden tener sobre la libertad en internet.

Y una última opinión. Por más que se repita hasta la saciedad, no puedo estar de acuerdo con tu frase de que "si no protegemos a nuestros creadores, a nuestros artistas, más temprano que tarde nos quedaremos sin ellos". De lo cual no se deduce que esté en contra de que se les proteja; simplemente creo que los creadores siempre existirán, porque es un afán primario de ciertos humanos.

el cacho de pan dijo...

mo: si la conocieras podrías derretirte, aunque ella, pese a esa fragilidad física que produce en todos una especie de ternura sobreprotectora, tiene una fiereza y unas ganas de vivir admirables.

3musas: lo contrario del canon no es la justicia, el reparto justo, la bienaventuranza total. Supongo, y no soy un experto en el tema, que habría soluciones mejores, pero son hipotéticas. Todo sube, todo tiene cánones e impuestos, ¿por qué precisamente se pone la mira sobre uno mínimo que, vaya casualidad, incide en lo cultural? No pretendo convencerlos de nada, sólo te les pido que lean por favor los otros links y formen una opinión personal sobre este asunto muy arteramente manipulado.

+ pan para los cachos dijo...

miroslav: te diría lo mismo que a 3musas, aunque agregando un comentario a tu frase final. Es probable que tengas razón y la creatividad siga existiendo siempre ya que sin ella muchos seres no podrían sobrevivir. Se trata de que además puedan hacerlo cubriendo algunos mínimos que inciden de forma más que evidente en su supervivencia.
Más de una vez he tenido que recordarle a un "contratista" mis necesidades básicas. Una gallina que no se alimenta difícilmente pueda dar huevos, sean esto de oro o simplemente comestibles.

Anónimo dijo...

¿Porqué no te vas a la mierda cacho dejilipollas?

eseeme dijo...

Si los enemigos del canon son estos:
¡Viva el canon!

Nobska dijo...

Por gente parecida a ese “anónimo dejilipollas”, es que suceden estos casos de abuso a los derechos de autor. Has demostrado una hermosa sensibilidad .

cacho de pan dijo...

eseeme: aunque sean otros, te lo aseguro.

nobska: sólo puedo mover la cabeza afirmativamente. un abrazo.

Anónimo dijo...

Muchas gracias querido.
Muchas gracias de corazón.
M.H.

una lectora dijo...

Gracias por colaborar con esta cruzada tan difícil.

cedro dijo...

Estimado Dante:
Muchas gracias por su contribución. Realmente ha conseguido transmitir de forma muy acertada una de las labores más importantes, pero callada, de nuestra Entidad, y que es posible gracias a la compensación por copia privada.
Desde CEDRO difundiremos entre distintas personas su artículo y los que escriban el resto de sus colegas, con el fin de concienciar a la sociedad de la necesidad de retribuir a los creadores por el uso de sus obras.
Le reitero nuestro agradecimiento,
Un cordial saludo.

JCP dijo...

No estoy al tanto, lo lamento. Esta anciana es encantadora.

vladimir maiakovski dijo...

ojalá por estos lares también nos empezáramos a preocupar por el tan relegado patrimonio intelectual.
me alegro que la labor de matilde sea reconocida y protegida (al igual que ella misma).

saludos!

cacho de pan dijo...

A TODOS: gracias por prestar atención a este post. NO SIEMPRE PUEDO CONTESTAR PUNTUALMENTE, pero
gracias por vuestras visitas. Un abrazo, o varios.

Melina dijo...

Conmovedor este post, Cacho. Es terriblemente cruel que la gente tenga que llegar a esa edad, habiendo trabajado toda la vida, sin ningún derecho ni mísero reconocimiento. Alegra que pasen cosas como esta, saber que todavía hay quienes se preocupan por cuidar a otros que lo merecen y no están en condiciones de reclamar nada. Alegra de verdad.
Abrazo grande

zbelnu dijo...

Lo has hecho muy bien, Cachodepan, yo lo tengo pendiente, pero tendré que poner un link al tuyo, porque no hay mejor argumentación que la que tú has ofrecido y con todos tus charmes de buen escritor. Yo lo haré por poner mi granito de arena, pero no podré estar a tu altura!!!

cacho de pan dijo...

Melina se alegra y Zbelnu me echa piropos...
¡qué buen día el día de hoy!

ava gardner dijo...

está a la vista de todos este tipo de situaciones, pero tu ojo se comprometió con esta causa y me parece que hay que destacarlo.

un beso!

Lucía dijo...

Me ha parecido muy acertado tu post. El canon es necesario pero ya se sabe siempre hay gente que tiene que polemizar.
Besos.

cacho de pan dijo...

ava, lucía: gracias.
a veces uno sólo hace lo necesario en la medida de sus posibles.
besos a pares

Anónimo dijo...

en las protestas que se argumentan contra ese canon, se dice: se va a conseguir que en este país los artistas vivan de sus obras... increíble.
saludos
impromptu.

cacho de pan dijo...

impromptu: si supieras cuantas más sandeces se dice a nivel de petit comité no podrías creerlo.
a veces me pregunto si las reuniones ministeriales van por el mismo camino.

el objeto a dijo...

yo sí que no logro ser ;-((regreso de la ciudad de las luces de nuevo)pero te agradezco tu post, esclarecedor y humano. Me ha gustado mucho eso que contestas en un comentario de por qué será que se cuestiona este aumento mínimo que se refiere a lo cultural y en cambio asumimos como necesarios los abusos de esta sociedad del quién-consume-más-y-más-grande.
bonita historia que merece ser contada,
bessos