sábado, enero 05, 2008

Todo pasa y todo queda

Pese a su escasa, casi nula entidad, en casa de mis padres producían interminables discusiones, repetitivos y enconados enfrentamientos. A tres de los cinco comensales más o menos habituales nos gustaba encontrar ese trocito de dulzura en medio de la carne sofrita especiada con comino. Eran parte de los tropezones que agregaban sabor al conjunto, como el huevo duro, las aceitunas y todos los otros ingredientes que mi madre solía agregar a la receta básica, casi me atrevo a llamarla fundacional, de la celebérrima doña Petrona, esa maestra culinaria de varias generaciones de argentinas. Mi padre las encontraba odiosas, pero no le molestaba demasiado topar con alguna en medio de una empanada. Sin embargo no podía soportarlas en ese pastel de carne a la inglesa que en Argentina llamábamos pastel de papa con la misma arbitrariedad conque podría llamarse lana a una oveja, ya que de papas, o patatas, sólo tenía una fina capa de ellas hecha puré, cubriendo el contundente amasijo de carne picada e ingredientes variados. Pero mientras mi hermano se ponía verde de rabia e insultaba a Dios, a mi madre y a María Santísima, mi padre simplemente iba dejando las pasas -que de ellas estoy hablando- a un costado del plato, para seguir comiendo el resto tan tranquilo. Hasta hace poco tiempo, unos años apenas, a nadie se le ocurría que las pasas pudieran ser algo diferente a esas uvas desecadas, con o sin semilla, que dividían tanto a mi familia. Ahora resulta que todo el mundo habla de pasas refiriéndose a otra cosa muy distinta. Tanto médicos como presuntos, pasados o futuros pacientes, se han acostumbrado a llamar "pasa" a esos desgraciados virus de supuestas gripes que nos atacan en cualquier momento sin que podamos hacer nada para detenerlos. O sea: todo este preámbulo gastronómico parental fue para para anunciar(les): "tengo una pasa desde el mismísimo primer día de este nuevo año". Los síntomas: dolor de cabeza, catarro, estornudos, tos, malestar general, mucho sueño y una mala uva que tal vez sea también ¡otra pasa!
Deseénme una pronta mejoría y sepan disculpar mis, más que posibles, seguramente malos, malísimos, terribles humores.
Photo : retrato de Gottfried Helnwein

20 comentarios:

mandarina azul dijo...

Si nos lo pides así... cómo no te vamos a desear que te recuperes pronto. Es más, hasta te deseo un muy feliz año nuevo.
¡Y todavía te quejarás!

Un abrazo. :)

karen dijo...

Seguro que no es algo más que un virus (si ya va para la semana).....?

Yo recomiendo algún anti-inflamatorio (acetaminofén, diclofenaco, etc) asociado a un antihistamínicoo (loratadina, por ejemplo).....

Aunque imagino que como todos has de tener mil recetas de remedios naturales caseros.....de esos que viajan de generación en generación.....

Que te mejores!!!

Margot dijo...

Sana, sana, culito de rana...

Y es que hay todo tipo de pasas y no todas se pueden apartar del plato, ays.

Besote con paracetamol y cuídate!

cacho de pan dijo...

margot: amorosas palabras maternas, siempre curan.

karen: siempre que puedo soy homeopático, pero ahora estoy sin... a aguantar un poco...

mandarina: no me quejo, agradezco y agradezco.

zbelnu dijo...

Oh qué retrato emplumado tan bonito y sutil...
Y tu crónica gastronómica-febril... cuídate, amigo Cacho

el objeto a dijo...

Querido Cacho te deseo te recuperes pronto y bien y se pase pronto el malestar que la pasa haya podido ocasionar. De todos modos, me ha sonado un poco liberador y "exorcisante" para entrar el año, parece una vieja receta chamánica mejicana, empiece el año sacando la mala uva, haciendo una buena limpieza interior y corporal y recuperando fuerzas... que el nuevo año ha llegado

cacho de pan dijo...

zbelnu y vanessa, vanessa y zbelnu:
yo también tengo esa secreta esperanza, verde pistacho tirando a amarilla, pero esperanza al fin.
Una buena limpieza para empezar los 300 días que quedan del 008 con renovadas fuerzas y portentosas energías.

Lucía dijo...

Pues a cuidarse se ha dicho.
Muchos calditos y miel con limón.
No te agobies.
Besos.

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Quedándome con el preambulo que ocupa todo el post, me imagino que ese plato es una variación del pastel de pastor que tanto abunda en Irlanda y UK. Que rico!! ñam ñam!!

Cuidate!!

Noemí Pastor dijo...

El pastel de papa me ha recordado a un pastelillo típico de Bilbao que se llama pastel de arroz y no lleva arroz.
Ponte bueno. Te mando un besito sanador.

cacho de pan dijo...

lucía, gracias; además me permito alguna que otra cosa un poquito más pesada, por eso de los caprichos.
fan: podría asegurar que vienen de allí; al menos por lo que sé. es riquíiiiisiiiiimo.
noemí: me encanta esa idea. revienta toda posibilidad de comprensión, verdad?
y gracias a todos, ya me siento mejor. (los mimos ayudan)

39escalones dijo...

Con tratamiento, siete días; sin tratamiento, una semana. Eso es lo que se dice.
Pronta recuperación.
Saludos

zbelnu dijo...

Y ya no estás picajoso ni febril? Se te pasó todo? Tienes un buen lunes, dentro de lo que cabe?

Las3Musas dijo...

En Catalunya se comen las uvas, una por campanada los últimos doce segundos del año; y se piden 3 deseos. Esto de la mala uva, Cacho, me sueña a resistencia al deseo. ¿Estoy equivocada? :)

Mi psicología barata está a la orden del día, pero insisto ¿Qué Pasa? ¿Pasan los deseos? ¿qué semillas de la infancia se atragantan en tu catarro?

Abrazos curativos
Tisanas amorosas
Semillas que contengan árboles

musa

cacho de pan dijo...

39e: con o sin tratamiento, mañana cumpliré la semana...¡que los dioses te escuchen!

cacho de panettone dijo...

3musas: no te creas que no tomo nota...lo encuentro interesante, aunque nunca hice lo de los 3 deseos; no me enteré hasta hoy.
Me quedo con los abrazos, las tisanas y las semillas arbóreas, gracias mil...

zbelnu: peor de lo que quisiera y mejor que los dos primeros días, así estoy.
a la tarde sabré si ha sido un buen lunes.

el nombre... dijo...

Mirá, Cacho, quizás, en estas fiestas te "pasaste" de la raya con la bebida y la comida, y esto no sea un virus, sino una simple consecuencia.
Como sea, entenderé tus cambios de humor: yo los tengo cuando no estoy bien físicamente, sea por enfermedad o cansancio....
Me pongo insoportable!

A vos, con más razón te lo perdono, que sos mi cachodepan!


Besos

Liliana dijo...

El pastel de papa debe ser la única comida que sé preparar. En Mendoza, donde nací, se reemplaza el puré de papas por el de batata (que allá le denominan "camote"), le espolvorean azúcar y canela por encima. De niña me encantaba. Ahora no sé cómo me las vería ante eso.
Un abrazo y que te mejores pronto.

ava gardner dijo...

esa foto! madre mía!

cacho de pan dijo...

el nombre: pues no, de pasarme nada, que estuve super sobrio; los médicos, que dicen saber, diagnosticaron ¡virus!

liliana: tal vez puedas hacer uno aquí, aunque sin canela por favor.

ava: este tipo anda así por la vida. es parte de su obra.

y gracias a todos. estoy bastante mejor.