jueves, abril 30, 2009

breathless memory

Apuntes de un cuaderno de viaje:
*Muchas veces la buena memoria es un obstáculo para un buen pensamiento. Nietzche


*Científicos holandeses investigan un fármaco que podría eliminar de nuestra memoria los recuerdos molestos. Leí la noticia en algún diario español durante mi semana leridana y enseguida pensé que a alguien como yo, tan dado a la melancolía, no le vendría nada mal tomar ese remedio del olvido. Hay días en que los recuerdos me asaltan de manera aviesa...y no siempre me encuentro con el ánimo predispuesto para fantasmales presencias. *Una manera de sonreír, el dibujo -que podríamos llamar apresurado- de una nariz extrañamente armónica, la sexualidad espontánea de un gesto, me golpean el pecho como balas, me dejan, como a ellos, sin aliento. Entonces ese tipo a quien todos queríamos imitar y esa muchacha a las que muchas querían parecerse, se asoman por la esquina neblinosa del recuerdo y me cuentan por enésima vez su corta, triste, fría y callejera historia en muy ahumados grises.

Ilustran: Jean Paul Belmondo, Jean Seberg, À bout de souffle (1960), de Jean Luc Godard.

32 comentarios:

zbelnu dijo...

Qué gracia, al llegar a casa del aeropuerto, se ha caído de un estante la postal de esa misma pareja andando por París. Qué belleza! También yo leí esa noticia y pensé en esa película genial, melancólica, donde te borraban los recuerdos mientras dormías (previo pago); no la viste? Salí triste de allí. La memoria pesa tanto, cada vez más, pero no hay escritura sin memoria!

dante b. dijo...

Isabel,
casualidades?
nos estaremos quedando sin aliento?
No ví esa película, o sí? Es la de
Jim Carrey?
sólo coqueteo, por supuesto...qué sería de mí sin recuerdos?
Es que Jean Paul en esta película...y ella...y París...

Daniel Rico dijo...

Muy bueno cacho.

¿No existe una version yanqui de SIN ALIENTO?, creo que es con richar geer y no es tan mal como podria sospecharse.

Saludos che.

Walter L. Doti dijo...

Hundido en la depresión por la enfermedad cardíaca de mi hijo, me desdibujé hace unos años con abundantes cantidades de fármacos legales. Y logré olvidar lo malo, claro. Pero ahora siento un hueco enorme, un vacío. Parece que lo malo que me pasó, también era yo.

Poli dijo...

qué sería de mí sin mis recuerdos?

Tanto los buenos recuerdos como los malos delimitan lo que somos, nos recuerdan a cada instante por qué lloramos o por qué reír.

Sin duda uno quisiera borrar los dolores pero ahí quedaría el hueco, como bien dice Walter.

Abrazo fuerte!
(y lenguetazos de mi can, que al rato parece que pasó un caracol por la ropa O_o ajaja)

Beatriz dijo...

No sé, y tal vez me equivoque, pero hoy al leerte, he encontrado la transparencia de ese Dante que yo creo adivinar en el trasfondo de todos tus otros post. ¡¡Aquí eres tú¡¡ y me gusta. No te quedes "sin aliento "- Buen fin de semana-Me voy a Sitges, necesito aires distintos, aunque sólo sean ráfagas pasajeras. Besitos

Antonio Tello dijo...

Un recuerdo: Sin aliento y Los cuatrocientos golpes de Truffaut me metieron de lleno en la nouvelle vague y en los cahiers du cinema y, por primera vez, ecribí para publicar. No, no creo que haga bien a nadie que le borren algunos recuerdos. Ellos son nuestra experiencia.
Pero al margen de esta consideración, hacía mucho que no te leía un post que te revelara tan sincero, vulnerable, entrañable. Vamos, sín máscaras satinadas.

Qualunque dijo...

Hace poco vi 'los 400 golpes' y me apunto esta sugerencia para revisitar la 'nouvelle vague'.

¿El mencionado medicamento? Sólo efecto placebo, seguro.

Dante B. dijo...

Daniel,
si existe esa película de la que hablas, la versión en colores de la de Godard con Valerie Káprisky y el guapito, predecible actor Richard Gere. Se llama Breathless, sin aliento en versión inglesa.


Walter:
lo siento. Perfecta y escueta crónica sobre lo que la memoria, y nosotros, somos.

Poli:
no sé si Federico, mi gato aceptaría los lengüetazos de tu cable a tierra. Yo muevo la cola como él, contento.

abrazos x tr3s

cacho de pan dijo...

Tello,
Beatriz:
no es casualidad que seáis una pareja tan duradera...sentís muy parecido, aunque lo digáis con palabras distintas. Por cierto: prefiero ser así, trasparente y sincero, pero no siempre se puede.

Antonio, las máscaras satinadas son tan necesarias -o ineludibles- como los malos recuerdos. Sin ellas yo sería un poco menos yo, mucho más careta.

Beatriz: Feliz Sitges! y buenos aires, aunque no sean rioplatenses.

el cacho de aquí dijo...

Qualunque,
yo no siempre me atrevo a las revisiones: hay ocasiones en que temo que un buen recuerdo se convierta en una deplorable realidad. Por allí he puesto un link con la "cola" original de la peli, picando sobre el nombre. Mola. Un abrazo
Yo también pienso que son placebos para los giles y muy buen dinero para los laboratorios.

Gise =) dijo...

Feliz dia del trabajador!!! Sin memoria??? umm no se yo si seria bueno aunque fuera para borrar malos recuerdos, todos ellos los buenos y los malos nos ayudaron a llegar a ser lo que somos, creo que hasta un muy mal recuerdo nos deja una muy buena enseñanza, al menos para no repetir la situación...
No uses ese remedio yo adoro tus recuerdos, y admiro tu memoria aunque a veces te juegue malas pasadas o te sorprendan donde no lo esperas...
Besukones amore!!!!!

Gise =) dijo...

Ahh me olvidaba...si tomaras esa medicación deberías no existiría "memorias de mi"...
Muakksss!!

zbelnu dijo...

Sí, es la de Jim Carrey, a mí me gustó mucho ese Gondry, aunque me dejó triste...
Es verdad que À bout de souffle arde, es como Bonny and Clyde pero sin impotencia, no hay con qué consolarse! La belleza en estado puro, esa sensación vitamínica y ardiente de ser joven. A veces veo jóvenes de esos y siento que yo también estuve allí y todo pasó...

Dante de aquí dijo...

Gise:
como ya dije antes, coqueteo con una posibilidad que me cae lejana.
No puedo imaginarme sin memoria; sería como un saco vacío, como una bolsa de supermercado sin productos dentro.
¿De qué escribiría, de qué hablaríamos con los amigos?
Espero que haya memorias de mi para rato. besosos

cacho de pan dijo...

Isabel,
de alguna forma u otra estuvimos allí, y todo, inclusive su juvenil y descarada belleza, ya pasó.
Yo no era consciente de lo que significaba ser joven, a pesar de que lo era mucho y lo aproveché bastante; en aquellas épocas, en nuestros países, daba la sensación de que estuviera penalizado. Por suerte apareció Ibiza en mi destino
y fui joven por segunda vez, más libremente todavía.

Anónimo dijo...

Ahora entiendo lo que me decías.
J.

Luc dijo...

Pese a que muchos de mis recuerdos no son gratos prefiero conservarlos para no cometer los mismos errores. Eternal Sunshine of Spotless Mind es una linda peli sobre el tema. Ahora me pondré en campaña para sumar a mis recuerdos esta de Belmondo.

Un abrazo

almanaque dijo...

Amigo Dante: bonitas fotos las de Belmondo y compañía.
Veo que sigues con tantos lectores como siempre. A veces veo tanta cola que prefiero no escribir, pero te leo. Mis "santos" ahí van, lentos pero seguros.
Saludos.

Luzdeana dijo...

Qué bellas fotos. Nunca vi esa película, dudo si la podré conseguir.
Como melancólica asumida, entiendo del dolor que a veces ahoga.. pero es tan dulce a la vez. NO! a esa pastilla que mutile mi alma...
Saludos.

Liliana dijo...

Han pasado casi 50 años y sigue tan atrapante como siempre.
Un abrazo.

阪戸美穂 Miho Sakato dijo...

dear Dante y Jorge y Federico!

thanks so much!
http://sakatodesign.blogspot.com/2009/05/spanish-kisses.html

have a happy weekend!

kisses

miho y toru:)

cacho de pan dijo...

Luc,
Luzdeana:

a no preocuparse, todavía no pienso tomar la famosa pastilla.
Qué sería de mí sin los recuerdos, tendría que empezar a construirme de nuevo.

Luc: se llamó Olvídate de mí, en España. Hablamos de ella con Isabel, que también la trajo a cuento. Gracias y cuéntame como te va con Godard (a veces puede resultar pesado)

Dante Bertini dijo...

Antonio Almanaque,
ni tanto ni tan poco: las visitas amigas siempre se agradecen.
tus santos van marchando, como los de la canción...y yo los sigo a paso lento y en silencio, para que no se asusten. Un abrazo

Liliana:
la película es como nosotros, verdad? ¡Aguantando el atractivo a través de los años! (no tengo abuela, no)

Alma dijo...

Para que no nos moleste nuestra memoria deberiamos tener en cuenta que todos los recuerdos son mentiras, agrandados o empequeñecidos, sobrevalorados o convertidos en nimiedad, el único recuerdo real es el del futuro.

Beso de futuro

Que hermosas instántaneas y sin embargo como dices la historia que cuentan no es tan real.

cacho de pan dijo...

Miho, Toru:
thanks to you!
and many kisses from Barcelona

el objeto a dijo...

la memoria hay que hacerla nuestra aliada, sino se convierte en una enemiga furiosa e intrusa,

ví esa película maravillosa tarde, y me pareció que hablaba al mismo tiempo del pasdo y el futuro, espléndodido Godard

cacho de pan dijo...

Vanessa:
como los amigos, la memoria hace descargas inesperadas sobre tu presente que no siempre son tranquilizantes, aunque no disgusten ni hieran demasiado.

Raúl dijo...

No renunciemos a la memoria, incluso a su lado oscuro. Sobrepongámonos, y la melancolía será el abono perfecto para un futuro con menos errores.
O eso quiero pensar.

entrenomadas dijo...

Vengo para decirte gracias. Gracias por este post lleno de fotos preciosas y gracias que la foto de Cocteau es de Irving.

Eres un sol!!!


Kisses,


Marta

dante b. dijo...

Raúl
de los pies desnudos...
Tus pisadas son siempre bienvenidas.
Los recuerdos también, buenos y malos: todos nos han convertido en lo que somos. Y no estoy nada disconforme, aunque a veces duela.

Dante dijo...

marta:
gracias a tí y a Godard, autor de las fotos...y también a la belleza de estos dos personajes.
Cocteau y Penn son dos de mis muchas debilidades.