martes, abril 07, 2009

después de la fiesta































La fiesta ha terminado. Se hace necesario guardar los bártulos, ordenar todo lo que ha quedado revuelto, volver cada cosa a sus sitio.Después de una semana de encuentros, presentaciones, charlas, comidas, abrazos, despedidas, pequeñas decepciones, gratificantes sorpresas y mucho, muchísimo cine, los invitados regresamos a nuestras casas y a nuestras familias, a nuestros trabajos habituales y a nuestra menos concurrida, y nada resguardada, vida cotidiana. Es muy fácil acostumbrarse a que otros se ocupen de los molestos detalles domésticos. Puedes dejar la cama sin hacer y desentenderte por completo del suelo del baño después de una ducha. No necesitas pensar en el desorden que dejas a tu paso y cada día al levantarte encuentras un buen desayuno esperándote junto a un puñado de gente agradable, todos ellos en tren de compartir cruasanes, cafés, zumos de naranjas y un parecido interés por el cine. Durante una semana entera te llevan y te traen en coche, abundan las comidas-banquete, y, como están siempre atentos a tus necesidades, hasta te compran un paraguas apenas se percatan de que no habías tenido en cuenta la posibilidad de tanta y tan sostenida lluvia. Es mi segundo año en el Festival de Lleida: no me importaría repetir la experiencia. Conocí a gente cálida, culta, sencilla, y volví a sentirme tranquilo, relajado, querido. ¿Y el cine, las películas? Hubo de todo tipo, por supuesto, y alrededor de ellas giró durante una semana entera mi habitualmente poco cinematográfica vida. Las estrellas suelen ser fugaces, ya lo dije, pero guardo buen recuerdo de las que pasaron por el festival -Mercedes Sampietro, Fele Martínez, Jorge Perugorría, Vladimir Cruz, Angela Molina, Eduardo Noriega, Jordi Dauder- y de varias que sólo se acercaron en imágenes: Leticia Bredice, Darío Grandinetti, Mariana Loureiro, Maya Zapata, Daniel Faraldo, Alberto Laiseca. Sin embargo, y como siempre, los más cercanos a mi corazón, los habituales vecinos de butaca y compañeros de mesa, fueron aquellos con los que de alguna forma compartí también trabajo: Rosa María Calaf, Rafael Maluenda, Jorge Meyer, Patxi Barco, Juan Millares, Lolita Lechner, Marta Belluscio, Sergio Cabrera. La película ganadora, Desierto adentro, dura, despiadada, sin concesiones fáciles a los tramposos espectáculos de masas, debería convertirse en un clásico del cine latinoamericano. Heredera de la lujosa sobriedad de Rulfo y de la descarnada, nunca accesoria ni complaciente visión del Buñuel mexicano, sabe mostrar de forma explícita, sin recurrir al avasallante mensaje de los púlpitos ni al palabrerío hueco de mitin y pancarta, los resortes de una cultura basada en culpas ancestrales y en su nunca suficiente, exhaustiva expiación.
Goloso que soy, terminado el banquete quise postre, y en vez de tomarme el AVE a Barcelona me fui a la Capital del Reino. Pero bueno, esa es otra película, y como estoy algo cansado de tanto traqueteo me patina el proyector, impidiéndome ofrecerles un programa doble.

Fotos: (1)Vendedora de muñecas en el mercadillo de los sábados, paseo central de Lleida. (2) El director Jorge Meyer, jurado de documentales, y Rosa María Calaf. (3) Nuestro jurado al completo: Sergio Cabrera, M.R. Calaf, yo, Marta Belluscio, Rafael Maluenda. (4) Alan Jonnson, director de Morenita. (5) María Victoria Menis, directora de La cámara oscura, en guerra fotográfica. Héctor Menis, sentado y riéndose. (6) Tres ángeles de Juan Ferrer, director de la Mostra: Nuria, Belén, Cristina. (7) Andrés Duprat, guionista de la premiada película argentina El artista, junto a su hijo.

20 comentarios:

Lena dijo...

Qué bien te lo pasaste, Cacho!

Así qe estuviste por estos lares?

Las fotos del festival bellísimas, me ha impresionado mucho la vendedora de muchacas, habría jurado que era un bebé...

Qué estampa!

Un beso muy grande!

Camille dijo...

Muy buen reportaje. Me alegro que disfrutaras
La muñeca me ha puesto los pelos como escarpias, da miedo lo real que es..brrrrr

Besos, guapo

cacho de pan dijo...

Lena,
anduve por Madrid, encantado, de exposición en exposición, de cafetería en cafetería...Un broche de oro a la semana leridana.
Besos; me gusta mucho esa ciudad, una pena los grafiteros salvajes.

cacho de pan dijo...

Camille:
no se notan algunas detalles de primer plano; lágrimitas y babas que parecían auténticas. Tampoco se notan demasiado nuestras caras de cansancio. Un beso

henohenomoheji dijo...

En buena compañía andas, amigo cacho. Me gusta esa despreocupación de la que hablas. La felicidad -la dicha, al menos- es un estado de abandono (transitorio). De la capital del Reino acabo de volver hace pocos días. allí siempre hay películas interesantes (y no me refiero a las salas de cine)

Un saludo

Gise =) dijo...

Que buen resumen de tu semana cienfila!!!! relamente volver a la rutina no es muy grato depues de que te estuvieron atendiendo a cuerpo de rey....pero claro Federico y J te hecharian de menos seguro!!!!!
Hermosas las fotos tienen un tono amarillento como de pelicula, super guapo!!!!
Me alegro que lo hayas disfrutado, y que se te viera tan feliz!!!!
Besotes cariño!!!!!!!!!

Dante B. dijo...

Heno,
tienes razón: hay mucha película, y a mí me tocaron coloridas y soleadas. Encontré que la ciudad está más pujante y bella que nunca...a pesar de la invasión de playas de estacionamiento subterráneo, estropeando calles y plazas. Un abrazo


Gise:
el color de las fotos lo dan los interiores, yo sólo pongo el ojo, la intención y el click.
Por allí explico sensaciones y sentimientos. Unos días plenos y muy gratificantes.
Fede y Jorge sobreviven muy bien sin mí...aunque maúllen un poquito.
Besotes!

Noemí Pastor dijo...

Ahora lo bueno sería que pudiéramos ver las películas premiadas. Besos, loco.

Mary Poppins dijo...

hola cachito
recien llego yo tambien
Que lindo tanta actividad cultural

Viste "Los abrazos rotos"?

beso

dante bertini dijo...

Mary P:
algunas, según me han dicho, ya tienen fecha de estreno -El frasco, Desierto adentro, La buena vida-, otras tal vez la logren con el empujoncito del premio.

Noemí:
todavía no la ví, aunque debo confesarte que no me atrae nada. Y después de ver tanto cine pobre pero lleno de ideas...

Debo visitas, pero estoy demasiado líado con "las cosas de casa"...
¡merde!

besos

Mary Poppins dijo...

"no contesta mi pregunta", diria Dante Caputo

siga , cuando pueda

cacho de pan dijo...

MaryP.
estoy agotado, me parece
te contesté haciéndolo a Noemí y ella tampoco entenderá nada...
Hay que cambiar el encabezamiento y todo se comprende mejor.

Noemí Pastor dijo...

Lasai, lasai (búscalo en tu diccionario de vasco).
Todo aclarado.

dante dijo...

Noemí,
gracias
me quedo tranquilo,
tranquilo...

Antígona dijo...

Hey, qué lujo! Yo también quiero que me traten así de bien alguna vez.

Me quedo con el título de la película ganadora. Será cuestión de verla. Tu descripción promete.

Descansa y un beso

Alma dijo...

Me alegra ver que has vuelto encantado de tu vivencia, pero en una cosa te llevo la contraria, tu vida, o mejor dicho, tu, tienes algo de cinematográfico y no es poco.

Besos de bienvenida a la cotidiana pero no por eso menos interesante vida (que rollo he soltado).

Fogel dijo...

...y después hablan del sufrido trabajo de ser jurado...(es chiste)

Abrazos y cuidate, que no se te haga costumbre Dante, esto de hacer lo que a uno le gusta y que además te lo agradezcan, es algo que no se da muy a menudo.
Más abrazos

cacho de pan dijo...

Antígona,
Alma,
Fogel:

estimados visitantes habituales, ¡qué suerte tengo de que estén allí!
En cuanto a lo de ser jurado...lo más difícil es recuperarse...y soportar el mono del regreso.
No me equivocaba cuando de niño pretendía ser artista. Me siento bien con ellos.
Prometo visitas cuando pueda moverme.

NoSurrender dijo...

qué envidia me das. Me encantaría romper esta rutina económico productiva por una semana de inmersión cinéfila. Me encantará ver Desierto Adentro (el título me recuerda demasiado a la de Amenabar, por cierto)

Salud!

cacho de pan dijo...

nosurrender:
no había caído en lo que me dices. Es cierto que el título se parece demasiado a Mar adentro, aunque es una idea tan diamentralmente opuesta que ni me había percatado. Y la peli no tiene absolutamente nada que ver, salvo en lo dramático de las situaciones.
Un abrazo