viernes, junio 19, 2009

100.000 visitas


En Argentina se han inventado un personaje televisivo al que llaman "El payaso mala onda". Me atrevería a asegurar que está inspirado en John "Pogo" Wayne, un asesino serial estadounidense de tan mediática como despreciable fama. Últimamente, entre varios amigos nos hemos apoderado del mote para definir a ciertos personajes aparentemente amistosos, aunque siempre dispuestos, cual siniestro personaje del Hamlet shakesperiano, a escanciar en los oídos de sus seres cercanos el/su amargo veneno de la mala leche.
Algunos de estos "payasitos mala onda" no son especialmente malvados, inclusive, si nos pusiéramos en perdonavidas, podríamos llamarlo "buena gente". El peligro mayor para nosotros, sus posibles e inocentes víctimas, es que están poseídos por un inconsciente algo hediondo. Es como si un adorable muñeco de ventrílocuo tuviera un amo de dudosa catadura moral; un tipo de instintos muy bajos, con inclinaciones asesinas. La Campanilla de Peter Pan dominada por la madrastra malvada de Blancanieves o el mismísimo Peter Pan movido por la mano sin gancho del vengativo capitán Garfio.
Lo del payaso mala onda y sus parientes cercanos viene a cuento porque durante estos días mi jovencísimo blog, con tan sólo dos años y medio de vida, estaba llegando a sus primeras cien mil visitas. Un hito sin mayor importancia para cualquier otro que no sea su creador-proveedor, o sea yo, sobre todo si tenemos en cuenta que la tercera parte de Millennium, ese libro más vendedor que la no menos sueca IKEA, acaba de liquidar en su primer día de venta 200.000 ejemplares de la recién aparecida versión castellana. Pero como todo es relativo y en nuestras vidas acosadas por el calor, las crisis, los taladores de árboles y los detonadores de vidas, uno no puede ni debe obviar las alegría por más ínfimas que sean, se me ocurrió dar publicidad al asunto, suponiendo que a alguno de mis lectores, encubierto o no, podía hacerle tanta gracia como a mí ser el número cien mil de algo. Muchos visitantes habituales, faceamigos bloggers, gozaron tanto o más que yo con el asunto, pero algunos payasitos mala onda, "siempre listos" -scouts pintarrajeados de la maldad para el sorpresivo ataque a la yugular-, lo tomaron como una demostración más de mi vanidoso egocentrismo. No voy a repetir las ironías nada encubiertas que me han caído encima, no me parece necesario. Sin embargo, dado que necesito una pequeña venganza para tranquilizarme, confieso a toda voz: ¡Nunca me gustaron los payasos! Siempre, hasta en la más lejana infancia, me han producido grima. Si hasta prefiero un domador de leones, un encantador de serpientes o una écuyère, y tampoco estos personajes circenses me gustan demasiado.
Ilustra: Denis Rodman como portada de la revista Rolling Stones.

22 comentarios:

frikosal dijo...

Felicidades!
No hace mucho que las celebré yo también, en la más reducida intimidad.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Enhorabuena, Dante.
Y lo mejor de todo es que, en este caso, además de cantidad, hay calidad.
¡100.001, y subiendo!

Dante Bertini dijo...

Frikosal:
pues entonces lo felicito yo a usted, pero íntimamente.



Javier M.Ll.:
Gracias. Casi no me atrevo a insistir con el tema.
Los payasitos acechan.

henohenomoheji dijo...

Enhorabuena!! No está nada mal ser autor de una estadística. Los números, como el algodón, no engañan, aunque tampoco conmueven. Lo que conmueve e interesa es la letra de esos números. Suyo es el mérito de este suma y sigue.

Dante B. dijo...

Henoheno:
ayer pasé por tu página y me encontré un interesantísimo post sobre la escritura y sus intríngulis. No dejé comentario porque necesitaba una relectura atenta.
Gracias por esta enhorabuena.

dondelohabredejado dijo...

Soy la 100.148!! Al final me dormí y llegué bastante tarde.
A mí me encantó que lo hayas publicado, significó un lindo juego que me enganchó para comentar en tu blog (y ahora no podrás echarme flit, je je)
Hay algo que me gusta mucho de vos, por lo que puedo llegar a percibir al leerte, y es que no te agrandás (cuando si lo hicieras, tendrías de sobra con qué agrandarte).
Yo creo que es lícito, justo, sano, celebrarse a uno mismo y valorarse. Y es honesto, además. Me da mucha bronca cuando encuentro humildades falsas.
A algunos seres les molesta cuando alguien es feliz con sus logros.
Los payasos mala leche, o como se llamen, son más peligrosos de lo que parecen. Yo hace rato que dejé de perdonarles la vida. Ven todo desde su inmundicia y ensucian todo con sus intenciones.
Brindemos por tus 100.000 visitas con alegría, chin chin !!!

Noemí Pastor dijo...

De niña tenía unos naipes con caras de payasos y he de confesar que me daban miedo. A mí y a Julio Cortázar, si mal no recuerdo.
Cien mil enhorabuenas, Cacho de Cielo.

mi nombre es Alma dijo...

Como dice un dicho muy conocido "La vanidad bien entendida empieza por uno mismo" o ¿no era así?.

Yo siempre he sido algo vanidosilla y como además soy chula añado, porque se puede.

Un beso Sr. 100.000 visitas y las que vendrán porque te lo mereces.

dante 100.000 dijo...

Marina,
mujer de poca fe, por qué has dudado?
Yo mismo pensé que tardaría más en llegar el cien mil...
Me alegran tus, vuestras palabras, lo más alejadas de la mala onda payasesca.
Chín-Chín!!!

Dante B. dijo...

Noemí,
todo un naipe?
demasiado pá mi póker!
Gracias a tí y a Cortázar, que nunca está de más dárselas...


Alma,
aunque sea un pecado de lesa caridad, quién nos quita lo bailado!
Gracias mil con nocturnidad y alevosía.

el objeto a dijo...

maestro Cacho! A mí tampoco me gustaron los payasos (sólo me gustaron aquellos Miki y Milikito, que eran de otro estilo menos listos y más tristes) Por la boca muere el pez, y a esos passive-agressive que describes, se les escapa la mala leche en su supuesta buena onda.
Tener en cuenta el inconsciente puede ser engorroso, porque es cierto que uno ac
aba viendo y escuchando más de lo que desearía para vivir en paz,
aún así yo lo prefiero...

muy bonito eso que dices de no obviar las pequeñas alegrías, y sí, yo creo que hablamos de lo mismo,
que tengas un bonito domingo, vessos

entrenomadas dijo...

FELICIDADES!!!

A mí me produce tristeza los payasos, de siempre y creo que así seguiré.

Kises,

Marta

Dante B. dijo...

Vanessa,
llamó mi atención que tú hablaras precisamente, desde otro ángulo más profesional y científico, de ese inconsciente que tanto nos atropella, perturba y descompone.
Yo también prefiero, siempre preferí, enterarme, aunque duela un poquito.


Marta:
Gracias!
De pequeño me lo pasaba peor, pensando que no tenía los sentimientos o la inteligencia necesarios para entenderlos.

Vessos y Kises para las dos.

Anónimo dijo...

¡Acabáramos, Dante! Es mi profesión y no doy miedo ni tristeza (al menos que yo sepa).
Albert, un payasso buena onda.

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Pues al payaso ese yo le hubiese dicho, que efectivamente, que del ego muy bien y que fenomenal un baño de masas, de visitas...en este caso. Normalmente a los payasos les molesta que les den la razón.

Dante B. dijo...

Fanma:
gracias, le(s) pasaré tu mensaje.
Abrazos.

39escalones dijo...

A mí tampoco me gustaron jamás los payasos, ni los voluntarios ni los involuntarios.
Enhorabuena por esas cien mil. Sólo es el principio.
Un abrazo.

Dante B. dijo...

Alfredo 39:
Gracias a tí por tomarte los trabajos que te tomas con el cine.
Y con nosotros, los bloggers amigos. Abrazos

Poli dijo...

Felicitaciones!!!
Llego un poco tarde para la salutación, pero prefiero creer/sentir que nunca es tarde para unos mimos; y menos para un mimo tan merecido.
Gracias Dante por enseñarme con cada publicación, por permitirme acercarme a vos.
Felices 100 mil visitas y por muchas más!
♥‼‼

Dante B. dijo...

Poli,
me repito: gracias a vos por tomarte el trabajo de pasar por aquí. Sin vuestras visitas y vuestros comentarios, sin vuestra presencia constante al otro lado de esta línea supuestamente virtual, esto sería un monólogo tonto, demencial.
+ Abrazos

Fernando dijo...

Me alegro de ser parte de los cien mil (de los hijos de San Luis no, de los de tu blog).
A mí sí me gustan los payasos. Pero los del circo, no los de la vida.
Un abrazo.

Dante B. dijo...

Fernando,
prefiero los piratas, con o sin parche en el ojo.
Abrazos y gracias.