jueves, mayo 26, 2011

Woody Allen: anclado en París.


Woody Allen no tiene más vergüenza. O quizás sería más preciso decir que a esta altura de su vida el brillante intelectual neoyorquino ya ha perdido todos los pudores.
Decenas de años cumplidos, un sinfín de experiencias, una enorme cantidad de películas realizadas y la compañía constante de Mia Farrow con todos sus hijos adoptivos durante una larga temporada de su vida, parecen haberlo inmunizado contra la siempre castradora, estéril, inoperante autocensura creativa. Lo digo porque pocos se atreverían a sacar adelante una idea tan ingenua, tan de primerizo como esta: "el sueño del pibe", que dirían los porteños, la fantasía de un chaval, como podríamos traducirla aquí para los no-porteños que me lean.
Midnight in Paris, su última invención, es, además de esto, un descarado homenaje a la ciudad y la cultura francesas y una leve, ligera elucubración sobre el paso del tiempo y sus avatares. Como si no quisiera dejar duda alguna sobre los porqués de su fascinación con la Ciudad Luz, la película comienza con un repertorio de postales vivas de los lugares más bellos de la capital francesa; algunos nada más, porque a esta vieja dama indigna, oronda depositaria de gran parte de la historia cultural de los últimos siglos, le sobran rincones deliciosos, paisajes impactantes y monumentos espectaculares.
Quizás el carisma de Woody Allen se deba a su cercanía sentimental, a que somos muchos los que pensamos, sentimos, deseamos como él.
En un buen día de ambos, y con más de un esfuerzo lingüístico, podríamos pasearnos juntos por esos paisajes urbanos que él fotografía tan bien; rememorando historias pasadas, asombrándonos de las bellezas presentes, imaginando el impredecible, aunque para nosotros fatalmente acotado, futuro.
¿Hay algo más que tiempo, acaso? ¿Todo lo demás no es sueño, ilusión, delirio fantasioso?
"Es que ustedes son surrealistas y yo soy una persona normal", dice con cara alelada el protagonista de Medianoche en París a las reencarnaciones de Buñuel, Dalí y Man Ray en la escena en que estos intentan ayudarlo con extravagantes consejos sobre el amor y sus desvelos, usando frases absurdas, incomprensibles, extraídas de la siempre esotérica poética Dadá.
Pero, ¿se puede considerar normal a este guionista estadounidense de mediado éxito decidido a devenir literato de culto en la deslumbradora París? Posiblemente sean mucho más normales su rubia futura esposa y los encorsetados padres de esta, empeñados en llevarse la ciudad - o al menos gran parte de sus iconos- en varias bolsas caras de boutiques de lujo.
Mientras transita el presente de una Ciudad Luz conservadora de sus antiguos fastos, acompañado de una cámara piadosa que evita mostrar los dolorosos, quizás necesarios, deterioros de tanta última mediocridad globalizada, el autor de la película se pregunta:
¿Todo tiempo pasado fue mejor?,
dispuesto a encontrar una respuesta válida a sus inquietudes en las andanzas de ese otro autor desconocido que sin ninguna duda lo representa.
Más joven sí, mucho, más alto y quizás también más guapo, ¿pero no se trata de hacer realidad esas fantasías que también son nuestras? Para lograr el encantamiento, Woody Allen nos envuelve además en músicas de Django Reinhardt, Josephine Baker o Cole Porter y, a medida que el filme avanza, nos da, y se da, supongo, variadas respuestas, todas ellas tan válidas como contradictorias.
Es que antes del húmedo final con puente y medianoche, el rubio guionista estadounidense enamorado de la bohemia parisina ha visitado la casa de Gertrude Stein y Alice B. Toklas, ha flirteado con una joven amante de Picasso y ha compartido charlas, charleston y saraos con los eternamente alcoholizados Ernest Hemingway y Scott Fitzgerald.
Fábula con moraleja, parábola con final feliz, Woody Allen parece aceptar para si mismo lo que la Stein aconseja al escritor protagonista de su película -debería iluminar sus textos, aligerarlos: la gente necesita distraerse- y ofrece al público su visión más ligera y conciliadora de la vida, muy alejada de la sordidez pesimista de Match Point o Delitos y faltas, dos obras maestras.


45 comentarios:

Menalcas dijo...

últimamente coincidimos en las entradas, aunque es lógico, un saludo

Vanina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dante Bertini dijo...

Menalcas:
visité tu blog sin encontrar tantas coincidencias, pero es cierto que por allí anda alguna vieja amiga como Grace Jones y este Woody que creo viste antes...
Un saludo, y dos



Vanina:
déjate llevar, al menos se ve muy bien París y hay algunas escenas encantadoras, también buena música...
No son días muy claros para mí, aunque la temperatura es veraniega.
Gracias por confiar
Un beso

Vanina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
39escalones dijo...

Como creo que ya te comenté, es una película correcta, incluso suavemente encantadora. Y sin embargo, creo que le falta explotar, desmelenarse. Mucho más ingenio en la elaboración del argumento y en el tema que en la trama y sus distintos episodios. Pero Woody siempre es Woody, hasta cuando no se da cuenta.
Abrazos.

Dante Bertini dijo...

Vanina:
como bien dice Alfredo aquí arriba, es una peli encantadora a la que quizá se le podría pedir mucho más, sin embargo, con Indignados al borde del desalojo violento, mi querida Ibiza envuelta en llamas y la Gran Crisis campando por doquier, opto por agradecer su liviana frescura. Besos


Alfredo:
de los tres que la vimos juntos, no fui el que se mostró más contento a la salida, pero casi sin pensarlo me encontré aplaudiéndola al final.
Las razones son las que escribo a Vanina y también el descaro de W.A. para acometer una historia que a muchos nos hubiera avergonzado imaginar.
Un abrazo, y 39

Mary Poppins dijo...

espero verla este fin de semana
Como juega Allen siempre con la importancia de "la ciudad" en el marco de la historia, no?
beso

Dante Bertini dijo...

Marypop:
que te divierta!
Los urbanitas somos insoportables; no podemos despegarnos de las calles, el tráfico de gente y de rodados, los malos olores y los desagradables ruidos...
Woody al menos fantasea con un pasado mejor.
Un beso

Ātman dijo...

¡Qué gracioso! cuando dices: “En un buen día de ambos (…) podríamos pasearnos juntos…” me hace imaginaros paseando en un mal día de ambos, y teniendo una discusión acalorada, al estilo de sus películas. Desde luego que vuestro gusto por las ciudades os dejaría felizmente emparentados, aunque a Woody Allen lo veo en exceso aburguesado (y es lógico, con la pasta que debe tener no me parece justo echárselo en cara), de tal forma que sus ciudades emblemáticas se convierten en maravillosos decorados llenos de lujo y banalidades (les faltan el sudor del metro y las cacas de perro en las aceras). En cuanto a la pregunta que se hace el autor: El pasado no es que sea mejor, sino que nuestros recuerdos mentirosos se encargan de filtrar todo lo desagradable y lo convierten en algo grato, como por otra parte lo son todas las películas de de Woody Allen (incluso las más oscuras).

Me encantan tus críticas cinematográficas.

Un abrazo.

Dante Bertini dijo...

ÁTMAN:
NI QUE ME CONOCIERAS DE CERCA!
Como Mae West, cuando soy bueno soy bueno, cuando soy malo soy mejor...
Un buen día con Woody sería un día comunicativo, con buen o mal humor, con o sin discusiones, pero con mucha charla.
Quizás más que burgués está mayor y sólo quiere transmitir lo imprescindible. En cuanto a las preguntas y respuestas del film, las últimas no difieren demasiado de las tuyas, no te creas.
Te mando un abrazo desde esta BCN convulsionada.

Vanina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
dondelohabredejado dijo...

Después de leerte me digo que tendré que verla!!
Besitos.

Dante Bertini dijo...

Vanina:
Scorpio Rising, sí señor!
No olvido mis "raíces"

Un abrazo

Dante Bertini dijo...

Marina:
quizás pueda cobrar unos mínimos intereses por hacerle publicidad a este señor tan rico y a sus no menos ricos productores catalanes.
De las última suyas, sigo prefiriendo Match Point...
Besitos para todos los de la casa.

Micaela dijo...

Hola Dante, ayer precisamente estuve viendo esta peli, que me encantó porque soy una fanática de Woody Allen. Un abrazo.

Vanina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vanina dijo...

Y eso me llevó tambien a un viejo video de Luis MIguel en You Tube (La incondicional) (ALGO ANTICUADO EN GENERAL EN ESTOS DIAS PARA LA MAYORIA DE LA GENTE)

Dante Bertini dijo...

Micaela:
bienvenida a este laberinto sin Ariadna.
A mí también me gusta Allen de forma especial, sobre todo desde que aprendí a aceptar sus horas bajas y sus obras menores.
Abrazos

Dante Bertini dijo...

Vanina por dos:
soy lo suficientemente antiguo, y también anticuado, como para gustar de Luis Miguel.
Me corro hasta youtube para ver de qué me estás hablando, ya que el título de la canción suena a cosa juzgada y no creo conocerla.

Vanina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vanina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luzdeana (Diana H.) dijo...

Junto a mi hija, que se está volviendo muy admiradora suya, he estado redescubriendo a Woody últimamente, viendo algunas de sus obras que no había visto antes. Esperaré por ésta.
Un abrazo siempre.

Dante Bertini dijo...

Vanina por dos again:
Ariadna, o su falta, andaba por aquí en alusión a un grupo/revista literaria al cual pertenece mi nueva visitante, Micaela.
No soy de meterme en laberintos, te lo aseguro. Derechito se llega más rápido y además no tengo alma de torero.
Te dejé un comentario en Paula donde te decía bastantes cosas, aunque lo básico era que nunca leí a la Allende.
Se borró, no me dejó colgarlo.
Besos

Dante Bertini dijo...

Diana:
hola! Buen gusto el de tu hija. Este hombre tiene grandes obras y muchas se merecen una revisión y son notablemente más redondas que esta, catalogable en su lista de divertimentos.
Te mando un beso luminoso

Caruano dijo...

Vi la peli cuando la estrenaron (creo que ya te lo comenté) y salí satisfecho. Casi siempre salgo satisfecho cuando voy a ver un Woody Allen, quien, con cualquier obra "menor", está por encima de la media de directores que, actualmente, logran estrenar. La música, estupenda.
Y, como yo también soy algo anticuado, me voy p'al Tubo a ver ese viejo vídeo del que habla Vanina (¿qué Luis Miguel será?).
Abrazos.

mi nombre es alma dijo...

Como dice Alfredo, Woody siempre es Woody, aunque el no quiera. Nosotros si queremos que lo sea.

Dante Bertini dijo...

Caruano,
estimado, en un todo de acuerdo contigo en lo que se refiere a Allen y todo lo demás. Creo que al margen de los logros técnicos y de algunos detalles de maquillaje y peinado, lo auténtico traspasa las fronteras del tiempo.
Ese Luis Miguel, ¿no canta boleros?
Abrazos para ti también


Alma,
ya me estabas faltando, gracias.
Qué alegría saber que te quieren por lo que eres y no por lo que puedes llegar a ser...

Vanina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dante Bertini dijo...

Vanina,
si es lo que pienso, basta con pulsar sobre el nombre del blog: Mi nombre es alma...
DE NADA

Vanina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dante Bertini dijo...

Vanina:
entré para ver qué pasaba y me encuentro que está de descanso...no puedo decirte mucho más, aunque espero que sea pasajero.
Por mi no te preocupes, gracias.
Estoy triste, por momentos mucho, sin embargo espero y deseo que la vida, como muchas tantas veces, gane la batalla.
Amorimenos, si.
Un abrazo

Lilian dijo...

Muero por ver este film. Woody esta entre mis favoritos, aunque casi todo la gente que conozco no comparta mi apreciacion por el. Creo que en este caso se aplica el dicho "nunca se es rey en la tierra propia..." o algo asi :-)

Dante Bertini dijo...

Lilian,
vuelves y te vas como las mareas; habrá que acostumbrarse a tu estructura acuática.
Mucha gente se enloquece con el helado y yo nunca terminé de aceptarlo. "Para gusto los colores", que dicen por aquí, y te contesto con otra frase hecha.

Anónimo dijo...

A mí me parece una película a la que el calificativo de correcta se le queda estrecho de mangas. Me pareció fresca, ágil, inteligente.. Buena, joder. Quizá hasta muy buena.

http://fmaesteban.blogspot.com/2011/05/despues-de-la-medianoche.html

Dante Bertini dijo...

Esteban:
¿yo dije correcto?
No tengo ganas de releerme, pero si lo dije hice muy mal...
Aunque no me parece uno de sus grandes filmes, lo reafirmo.

Belnu dijo...

Vaya, lo siento, yo iba a ir a verla. Aunque reconozco que la noticia de que se la produce jaume roures no me gustó nada, m preguntaba si sería otra estupidez estilo vickycristbcn... que no vi.

Dante Bertini dijo...

Belnu:
fuimos tres y a dos les pareció deliciosa. Yo me la pasé bien, como frente a un cuento infantil bien contado. Las vistas de París bien valen una entrada y a este señor productor habría que desearle otra profesión. Promotor hotelero, por ejemplo.

Lutsek dijo...

Me dan muchas ganas de verla, aunque las últimas de Allen no son ni la sombra de las primeras, pero bueno esta parece prometer más, por lo menos desde la imagen. Habrá que esperar que llegue a estas latitudes. Un abrazo.

Dante Bertini dijo...

Lutsek:
entre las últimas diez hay al menos dos obras maestras y varias películas notables, además de algún proyecto tonto, sin ningún valor y con mucha postal turística.
Es tan creativo y trabajador que tiene derecho a algunas (s)obritas menores, mayores cuando se las compara con algunos algunos productos de algunos países que prefiero no nombrar.
YA ME DIRÁS CUANDO LA VEAS.

Mary Poppins dijo...

la vi. 100% con tu opinion,
La vi con mi hija de 13 asi que al volver leimos sobre todos los personajes de la "Generacion Perdida" en wiki y fue muy enriquecedor.

PD: no es Max Esrnt es Man Ray

A Julia, mi hija le parecio su peli favorita

Dante Bertini dijo...

MaryPop:
discutiríamos supongo sobre el nombre del que, sin diálogo, aparece en el bar, contertulio de Buñuel, Picasso y Dalí. Ambos vivieron la época dorada de París, ambos murieron en 1976, una coincidencia más en sus vidas.
Traté de buscar el cásting completo sin encontrarlo.
Digamos que es uno de ellos hasta que no se demuestre lo contrario.
Bien por tu hija!

Dante Bertini dijo...

MaryPop:
un dato que avalaría mi idea es que en 1930, Ernst debutó como actor en el cine con La edad de oro (L' Age D' Or), segundo filme surrealista del director español Luis Buñuel...
Esa proximidad que tienen en el film no se si fue tanta con Man Ray, aunque también podría ser...

Mary Poppins dijo...

claro, solo que escuche cuando lo presenta como Man Ray y ademas hace referencia a la fotografia en un momento.
Cualquiera podria ser en realidad

beso

Dante Bertini dijo...

MaryPop:
convencido, lo cambio...no oí la mención o en el subtitulado lo borraron, así que supuse...
muchas gracias

Anónimo dijo...

wonderful [url=http://www.pascherlongchampsac.eu/sac-longchamp-pliage-bulles-c-10.html]Sac Longchamp Pliage Bulles[/url] submit, very informative. I ponder why the opposite experts of this sector do not understand this. Sac Longchamp Pliage Fleuri [url=http://www.pascherlongchampsac.eu/sac-longchamp-pliage-toureiffel-c-17.html]Sac Longchamp Pliage Tour-Eiffel[/url] , You must continue your writing. I'm confident, you have a huge readers' base already!
What??s Going down i'm new to this, I stumbled upon this I've discovered It positively useful and it has helped me out loads. Longchamp Pliage Grande Mura [url=http://www.pascherlongchampsac.eu/sac-%C3%A0-%C3%A9paule-longchamp-c-3.html]Sac à épaule Longchamp[/url] , I am hoping to give a contribution & help different users like its aided me. Good job.